Oración al Justo Juez para amansar y dominar a un hombre ¡Hoy mismo!

Oración al Justo Juez para amansar y dominar a un hombre ¡Hoy mismo!

El amor puede ser algo complicado, y más aún cuando el hombre que amamos pareciera no atender ninguno de nuestros intentos por ganar su amor. Y es justo en ese momento cuando una oración al Justo Juez para amansar y dominar a un hombre es todo lo que necesitamos. Porque solo nuestro amado juez bendito, es capaz de concedernos este milagro.

El Justo Juez bendice e ilumina tu vida, para que logres con su poderosa oración, amansar y dominar a ese hombre que quieres y anhelas. Recuerda que solo Él puede lograr, que ese hombre siempre te vea con ojos llenos de amor y dulzura.

Índice

    Invocamos al Justo Juez para amansar y dominar a un hombre

    El comienzo de buscar la ayuda a través de la oración al Justo Juez para amansar y dominar a un hombre. Se forja desde hace mucho tiempo atrás y lo podemos hacer en cualquier momento. Solo recuerda tener fe y nunca perder la esperanza en nuestro bondadoso y justo juez.

    Hoy querido Justo Juez,  mi señor Jesucristo,

    te hago esta sublime oración

    para que me ayudes y me conduzcas en esta vida,

    con toda la fe de mi alma cristiana, te pido en esta santa hora

    y en este santo momento que ayudes a amansar y dominar

    a (Mencionar los nombres y apellidos de la persona en cuestión).

     

    Para que a través de tu santa presencia

    y de tu luz divina me acompañes

    para que se cumplan mis deseos.

     

    ¡Oh¡ Queridísimo y amadísimo Justo Juez,

    te rogamos que nos separes de los enemigos

    en cualquier lugar y en cualquier momento,

    que nuestro cuerpo de ningún modo sea preso, ni mal visto,

    ni mi sangre sea derramada, y todo tipo de armas sean vencidas.

     

    Justo juez por medio de tu intersección piadosa,

    que siempre la recibimos, con solo mencionarte

    te ruego que por favor siempre tengas piedad de mí,

    elimina todos los pensamientos de soberbia y orgullo

    que tenga sobre mi (nombre y apellido) amánsalo y domínalo.

     

    Asimismo amadísimo Justo Juez te suplico con toda la fe

    de mi alma me auxilies, por medio de esta eficaz oración,

     bendíceme en este momento, dame la certeza

    y tranquilidad de concederme este gran favor

    de manera que este hombre siempre este dócil y rendido hacia mí

     y se cumplan mis deseos, te lo ruego.

    Te ruego mi amadísimo Justo Juez

    que es tan natural tu compasión de Santo,

    que al contemplarte con el infinito amor que Dios

    mostró a los hombres, me puedas seguir ayudando

    en tan desesperado aprieto y que siempre

    me ilumines con el amor más grande.

     

    Y también con las buenas virtudes

    para mantener a mi lado a este hombre

    y vivir bajo el gran poder de Dios

    en paz con tu bendición por siempre.

     

    Mientras tanto Justo Juez, por la honra y gloria de Dios,

    da una mirada a todos los fieles del mundo entero

    e inspírales una sólida piedad y una devoción sincera.

     

    Para que siempre

    en el momento de solicitar tú ayuda

    recibas rápidamente esta oración

    con el más profundo amor de nuestra alma y nuestro corazón.

     

    Por favor Justo Juez no me abandones,

    ante Dios padre Todopoderoso te ruego

    que me ayudes y atiendas mis súplicas, de este corazón triste,

    afligido y lleno de amor a ti,

    porque eres mi único padre y protector.

     

    Además te damos gracias Dios Padre Todopoderoso

    por darnos la oportunidad de poder invocar al Justo Juez

    en nuestras necesidades tanto físicas

    como espirituales y especialmente,

    en este momento en el que te pido la ayuda

    de poder amansar y dominar a este hombre.

     

    Amén

    Otórganos este favor de amansar y dominar a un hombre

    El justo juez es un brazo fuerte y poderoso, es nuestro protector y jamás nos abandonará en momentos de apuro y desesperación. Por ello no temas, Él amparará tu alma abatida por amor, y traerá a tu lado a ese hombre amado.

    Siempre recuerda, que la oración es nuestro medio de comunicación directa con la santidad y con Dios. Razón por la cual, nunca debemos poner en duda la fuerza y el poder milagroso de elevar una plegaria a nuestros santos cada día de nuestras vidas. Sé fuerte y siempre conserva tu fe.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más