Saltar al contenido

Oración para conseguir milagros ¡Mira la plegaria a San Antonio de Padua!

1 junio 2020
Oración para conseguir milagros ¡Mira la plegaria a San Antonio de Padua!

La gente que se enfrenta a circunstancias extremas a menudo reza a Dios por milagros. Por ello te enseñaré la oración a San Antonio de Padua para conseguir milagros. Los pacientes de los hospitales, junto con sus familias y seres queridos, frecuentemente ofrecen esas oraciones. Cuando se usa en un contexto cristiano, la palabra «milagro» normalmente significa una maravillosa obra de Dios que puede o no ser realizada a través de un intermediario, un ángel o un santo por ejemplo.

En nuestra tradición occidental, la palabra «milagro» también ha tomado un significado más restrictivo. Un milagro, en este sentido más limitado, es una maravillosa obra de Dios que desafía la explicación científica. Sigue leyendo para que aprendas la oración para conseguir milagros.

Oración a San Antonio de Padua para conseguir milagros

Cuando necesites algún tipo de milagro en tu vida o en la vida de alguna persona que conozcas, realiza la oración a San Antonio de Padua para conseguir milagros.

San Antonio de Padua, me presento hoy

ante ti como tu humilde servidor.

 

 Impotente y frágil en comparación

con tu inmensa excelencia.

 

En este mundo y en el siguiente

tú gobiernas sobre todo,

incluyendo mi vida y yo estoy dispuesto

a alcanzar todo en mi adoración a tu nombre.

 

Dios Todopoderoso,

rezo por milagros instantáneos que detengan

las supuestas desventajas de mi vida

y las conviertan en ventajas.

 

 Tus milagros bañarán todas las partes

de mi vida y los testimonios no estarán lejos

de mis labios a través de mi larga vida Padre.

 

Rezo para que no permitas las amenazas

de mis enemigos, sino que me hagas un testamento

viviente que predique tus bendiciones

todos los días de mi existencia.

 

Te agradezco por tus respuestas y

en el nombre de Jesús te ruego.

 

Jesucristo, me presento ante ti sin

esconder nada, te pido perdón por

mis pecados,te pido que me perdones,

estoy arrepentido por mis malos actos.

 

Por tus méritos, perdono toda la maldad

que me han hecho los demás.

 

 Coloco bajo mis pies a los

espíritus malignos y a satanás.

 Te entrego todo mi ser, Señor Jesús,

ahora y siempre.

 

Te invito a mi vida, Jesús, eres aceptado

en mi vida como mi Señor,

como mi Salvador y mi Dios

cámbiame y  fortaléceme mi espíritu,

mi alma y mi cuerpo.

Padre que creaste todas las cosas,

tú que con solo una orden

separaste la luz de las tinieblas.

 

Te pido en este momento que envíes

tu poder milagroso a cada

aspecto de mi existencia.

 

Para tener una salud total y

perfecta, con fuerza, con alineación,

con armonía y con equilibrio.

 

Padre, es a través de ti que puedo vivir,

moverme y tener mi existencia.

 

 Con cada respiración que tomo,

sobrevivo bajo tu poder de sustento de vida.

te pido en este momento que con

tu poder milagroso me bañes

de la misma manera que lo hiciste

cuando me encontraba en el vientre de mi madre.

 

Señor, tan seguro como que me has creado

a tu imagen y semejanza, también puedes

reformarme ahora y restaurar mi salud.

 

Por favor, San Antonio de Padua,

lléname con tu poder de curación.

 

Echa fuera todo lo que no

debería residir en mi interior.

 

Te pido de corazón que me ayude

a solucionar todas las cosas que se

encuentran mal, quita todas las enfermedades,

elimina de mi vida todos los aspectos

que me pueden causar algún problema.

 

 Restáurame de los problemas personales

que puede presentar y ayuda a

mi familia a estabilizar su vida,

eliminando de sus caminos todas las

cosas que puedan causarle problemas.

 

Permite que todo tu calor y tu amor

pueda permanecer en mí ser.

 

Para que mi vida tome sentido

bajo tu mando, porque tú me guías

y eres tú quien realiza los milagros en mi vida.

 

Te pido que nunca me abandones,

no dejes de escuchar mis plegarias.

 

Amén.

Pídele a Dios por los milagros

Cuando rezamos por milagros, recemos para que Dios actúe maravillosamente en nuestras vidas o en las de nuestros seres queridos, haciendo uso de sus criaturas de la forma que Dios considere conveniente.  A menudo, rezamos para que Dios lo haga en circunstancias que parecen desesperadas.

Cuando rezamos por milagros busca hacerlo con la fe y la confianza de Jesús. Creemos que Dios es real y poderoso y que puede hacer lo que le pedimos. También creemos que Dios sabe mejor que nosotros y quiere lo que es mejor que lo que queremos.