Saltar al contenido

Oración poderosa para que los niños secuestrados regresen a salvo a casa

19 septiembre 2020
Oración poderosa para que los niños secuestrados regresen a salvo a casa

En la actualidad la tasa de los crímenes llevados a cabo por personas deshonestas y peligrosas han tenido un alza importante. Entre esos crímenes se observa mucho el caso de los secuestros a infantes. Para esos casos te presentamos la Oración poderosa para que los niños secuestrados regresen a salvo a casa. Para que a través de la comunicación con Dios Nuestro Señor y Redentor puedas tener entre tus brazos sano y salvo a tu niño.

Así que, si en algún momento esta triste y lamentable situación se te presenta. Solo debes tener fe y confianza en que el Señor te ayudará, así pues, entrega todo a las manos y ojos misericordiosos de Nuestro Padre y creador.

Oración poderosa ante el secuestro de los niños para que regresen a salvo

Esta importantísima Oración poderosa para que los niños secuestrados regresen a salvo a casa, debe realizarse dado el momento del secuestro. Con una firme e inquebrantable fe en que Dios nuestro Señor resolverá dicha situación.

¡Oh Padre y Creador!

Tú, que todo lo ves y que

todo lo sabes,

te suplico nos auxilies.

 

Salva y devuélveme con vida

y bienestar a mi pequeño hijo.

 

Auxílianos en este momento

de dolor y angustias, te ruego

que por favor no permitas que le

suceda nada malo, y devuélvemelo

sano y salvo a casa.

 

Asimismo guíanos por el camino

correcto a seguir, y no permitas

una situación que lamentar.

 

Igualmente oye nuestros ruegos

como padres, y haz que nos

devuelvan a nuestro pequeño.

 

Concédele a mi niño calma

y serenidad, para que sus nervios

no le causen algún inconveniente.

 

Por favor dale fuerza

para soportar

el terror que debe

estar viviendo.

 

Te ruego señor que lo blindes

con tu sangre, te encomiendo

su cuidado y también

su protección.

 

Confió en que en este momento

de penurias no me abandonarás,

también invoco a sus Ángeles

de la guarda para que lo protejan.

 

Te suplico señor amanses

a los secuestradores,

para que así pueda mi niño

volver con su familia.

 

Pido para que la policía

haga su trabajo con

responsabilidad.

 

Y ruego para que les brindes

las herramientas y pistas

que los lleven al camino correcto

y me devuelvan a mi pequeño hijo

con mucho bienestar.

 

¡Señor!

te imploro para que me concedas

la dicha de volver a ver a mi hijo,

que regrese a mi sin un rasguño.

 

Por favor sálvalo de ese

peligro inmenso que está corriendo,

y sácanos de esta angustia

trayéndole sano y salvó a nosotros.

 

Además voltea hacia nosotros

tus ojos misericordiosos,

y líbranos de todo mal

que nos pueda ocurrir.

 

Te suplico que en este caso

reine la justicia,

y que mi hijo regrese a casa.

 

Ayúdanos y danos fuerzas

para luchar, y muéstranos el camino

de la paz y felicidad.

 

¡Padre! en este momento

de angustia te imploro,

oigas mis súplicas, oye mis ruegos

y además siente mi necesidad.

 

Solo pido que me devuelvan

a mi hijo y que su integridad física,

emocional y también espiritual

no se vea afectada.

 

Te imploro, no me abandones

en este momento de necesidad;

ayúdame a salvar a mi pequeño

y que este secuestro quede atrás.

Que su mente logre olvidar

y su corazón sanar, solo

te ruego lo protejas y auxilies.

 

También ruego,

para que sus Ángeles de la guarda

hagan que su regreso

se dé rápido y además sin riesgos.

 

En mi angustia y asimismo dolor

recurro a ti, con fe Señor.

 

Sé que me oyes, y confío

en que actuarás en beneficio

de mi pequeño hijo y de todos

los niños secuestrados en el mundo.

 

¡Amén!

Libera a tu hijo a través de la oración a Dios nuestro Creador

Ante una situación de tragedia o peligro que pueda estar viviendo tu hijo, solo ora al Señor, Él es el único que sabe y conoce de tu dolor y angustia. A la hora de un secuestro es de suma importancia contar con mucha calma y apoyo por parte de las autoridades. Pero mucho más del mejor defensor y protector que tenemos, Dios.

Por eso recurre al Padre de todos con fe, confianza y convicción. Y verás que a través de un milagro recibirás toda esa gloria y dicha que quieres para que tu hijo regrese a casa.