Saltar al contenido

Oración a San Antonio de Padua para que me paguen una deuda rápidamente

11 abril 2020
Oración a San Antonio de Padua para que me paguen una deuda rápidamente

Las deudas se pueden suscitar de distintas maneras, pero la más común es a través de un préstamo. Cuando un conocido, amigo o familiar viene con alguna necesidad, se nos hace un poco difícil el negarle un préstamo, sobre todo si Dios nos manda a compartir. Pero cuando se llega a un acuerdo de pago, es de mera obligación de la otra parte el pagar al tiempo estipulado. Sin embargo, cuando aquella persona excede el tiempo de pago, a veces se nos hace difícil realizar el cobro, por lo que tenemos que recurrir una oración para que me paguen una deuda.

Si aún no nos pagan una deuda, no podemos afirmar que hemos perdido ese dinero, todavía hay grandes posibilidades de recuperarlo, sobre todo si existe una obligación moral. No obstante, San Antonio de Padua, como Patrono de los objetos extraviados, puede ayudarnos, ya que milagrosamente nos permite recuperar cosas, así que a él hagamos esta plegaria.

Oración para que me paguen una deuda y recuperar mi dinero

Primeramente, tenemos que calmarnos, respirar y tranquilizarnos, puede que la otra persona siga en una mala situación y aún no tenga la posibilidad para pagarnos. Más allá de que deba hacerlo, hay que entender que el mundo es muy difícil y no todos tienen facilidades. Así que aprovechemos esta oración para que me paguen una deuda y pidamos por esa persona, para que jamás tenga que volver a pedir prestado.

San Antonio de Padua,

ayúdame con este gran problema.

He dado parte de mis bienes a una persona para ayudarle

y necesito recuperarlos. Había convenido una devolución,

pero ya ha pasado el tiempo acordado.

 

No pido esto con intenciones egoístas,

todo lo contrario,

me desprendí de algo propio

para darlo a alguien necesitado,

pero cuando se establece un pacto,

no se puede vulnerar.

 

Tal vez la otra persona no tiene como pagarme,

puede que aún tenga problemas financieros.

De ser así, te pido que le bendigas,

no le desampares.

 

Yo estaré pacientemente esperando,

hasta que pueda devolverme lo mío.

Intercede ante el Todopoderoso,

para que cree las circunstancias adecuadas,

así será más fácil que todo ocurra,

elimina toda barrera

que se imponga ante su prosperidad

Permítele conseguir abundancia,

 estabilidad económica

para que no tenga que pedir prestado de nuevo.

Guíalo y acércalo al señor,

puede que sea lo que necesita,

consuelo del Padre.

Si en caso contrario,

esa persona simplemente no quiere pagarme,

intercede y ablanda su corazón,

hazle recapacitar,

ya que humildemente le apoyé,

debe retribuirme pagándome,

sobre todo, si llegamos a un convenio.

 

No pienso darle más importancia al dinero

que mi bienestar mental y espiritual,

sin embargo, es innegable

la importancia del bien monetario actualmente,

por lo que perder dinero

no es algo que puede dejarse pasar.

 

Si debo intervenir, házmelo saber.

No obstante, espero que en mí

pongas las palabras apropiadas para esta situación,

quiero resolver todo

de la manera más pacífica posible,

 sin tener problemas con esa persona.

 

También dame mi Santo,

la posibilidad de,

después de haber prestado ayuda monetaria,

 apoyar con consejos,

puesto que no sé

por qué problemas pueda estar pasando.

 

Espero se pueda solucionar todo,

tanto para mí,

como para esa persona.

 

Amén.

Demos nuestro apoyo no solo con bienes materiales

Cuando una persona se encuentre en alguna crisis económica y recurra a nosotros en busca de un préstamo, es muy probable que nuestra ayuda no resuelva todos los problemas. Así que demos todo nuestro apoyo mostrando a esa persona esta oración a San Judas Tadeo para traer prosperidad. Este apóstol es Patrono de los desesperados y las personas en situaciones difíciles o imposibles de resolver, con una plegaria a él, estaremos aportando muchísimo más que con solo dar dinero.