Saltar al contenido

Oración para que una persona se arrepienta y pida perdón

27 abril 2020

Amigo lector, hoy en día la maldad de muchos ha aumentado, las maquinaciones de maldades, es ya casi normal en los que conocemos y aceptamos a Jesús; reconocemos, que él en nuestras vidas es necesario; para ser mejor cada día. Por ello te pido, realizar esta oración para que una persona se arrepienta y pida perdón; por lo que se haya hecho, para que encuentre misericordia y la paz a su alma.

Oración para que una persona se arrepienta y pida perdón

Oh exaltado seas tú Rey, tu que gobiernas sobre justos e injustos; que eres el único con el poder de juzgar e imponer castigo. También eres un rey, lleno de misericordia y perdonador; solo a ti clamo. Porqué los que te buscan encuentran misericordia y perdón de toda maldad. Bienaventurado es el hombre que tú corriges; pues, tú los haces volver de su iniquidad y tus juicios vueltos a la justicia.

Mi Dios, te pido en este momento,

que llenes la tierra de tu infinita misericordia;

pues, ante ti postro mi corazón;

para que una persona se arrepienta de su mal proceder.

Y que seas tú quien intercedas por él.

 

Oh Gran Soberano,

si esa persona no ha reconocido sus pecados;

por estar cegado en sus deseos vanos.

Te ruego, que por medio del Espíritu Santo;

sean abiertos sus ojos a la verdad.

 

Jesucristo, tu conocedor de corazones de hombres

y de lo que en ellos abunda;

escudriña en el fondo de esa persona, por el cual pedimos en tu favor;

hazle conocer que tú eres quien pude ofrecerle lo que necesita,

para alcanzar la absoluta paz; el sincero arrepentimiento del corazón.

 

Jesús de Nazaret, muestra el camino verdadero a la salvación;

y no permitas que se aparte de él

que no existas desviaciones en su rumbo;

que siempre anhele buscar tu luz;

luz de amor, de justicia y verdad.

 

Bendito Jesús, has venido al mundo sin juzgar;

sino a traer el perdón de los pecados.

Te imploro, invita al arrepentimiento a esa persona;

y clame tu perdón.

 

Maestro de Galilea, nuestro deber como mortales

es pedir perdón por nuestros fallos;

por minúscula o grande que sean nuestras acciones;

si existe un arrepentimiento genuino,

el perdón será verdadero.

 

Padre Santísimo, eres omnisciente, omnipotente y omnipresente;

sabes lo que piensa el hombre

antes de que las ideas lleguen a su mente.

El orgullo es el freno de un arrepentimiento verdadero;

más aún es necesario perdonar y ceder ante este,

para obtener tu inmensa misericordia.

 

Dios de Israel, te ruego por el corazón

de quienes no hayan el perdón;

doblega el de las personas que se niegan a perdonar;

si su prójimo falla ante él,

todo mal causado deberá ser perdonado de corazón

y sin resentimientos.

 

Jehová de los ejércitos, todos somos pecadores

y ninguno está exento de estos; por ellos te imploro

que la persona se arrepienta, pida el perdón sinceramente

en Espíritu y Verdad; para que en el día a día

sea guía para otros.

 

Mi Señor, quita todo obstáculo en su camino

que impida a mi hermano hacer lo correcto;

aparta todo mal de su entorno y bríndale tu sabiduría;

invítalo a tu casa, que muchos más le sigan;

y motiven a ser buen ejemplo.

 

Príncipe de paz, colma a mi prójimo de tu paz,

puesto que la paz mundana es efímera

y corrompe el alma a un alto precio;

Ya que tú profesas la verdadera,

y nos acercas y nos llenas de gozo; con nuestro Creador.

 

Rey de Reyes, tu que has perdonado las ofensas

de quienes han dejado tu nombre; por el mal camino,

de quienes han blasfemado contra los suyos;

de quienes has desviado su senda, y que solo han dejado

en su vida penas y mentiras; te pido Padre mío,

enseña a mi hermano a ser como tú; enséñalo a perdonar,

que no tenga odio y que sus palabras sean sinceras en tu nombre.

Ora y tu prójimo sanará

Oración para que una persona se arrepienta y pida perdón. Amigo lector, me complace anunciarte que la oración “para que una persona se arrepienta y pida perdón”, cumplimos fielmente lo que demanda Santiago 5:16Confiesen sus ofensas unos a otros, y oren unos a otros, para que sean sanados”. Si oramos por nuestro prójimo; nuestro Dios, fiel y justo, lo sanará y lo ayudará a limpiarse de su maldad por nuestra fe.