¿Cómo perdonarme a mí mismo? – Oración poderosa y efectiva. ¡Funciona!

como perdonarme?

Todos conocemos lo que es el perdón y sabemos que se trata de algo bueno, porque este nos libera de la terrible amargura y rencor que nos hacen sentir mal, pero ¿nos hemos perdonado a nosotros mismos? Con esta poderosa oración para perdonarme a mí mismo lo harás.

🙏 ¿Cómo PERDONARME A MÍ MISMO? – Oración Poderosa y Efectiva. ¡Funciona! 🙇

Perdonarnos a nosotros mismos nos ayudará a quitarnos de encima un terrible peso que puede que no nos permita continuar y siempre vivamos recordando aquello que hicimos en el pasado y sabemos que no estuvo bien. Ya pedimos perdón a Dios por ello, ahora pide perdón a ti mismo.

Como hijos de Dios no solo debemos enfocarnos en perdonar a los demás, sino que también en perdonar aquellos errores que hemos cometidos en el pasado y que por diferentes razones no han sanado en nosotros. Con esta poderosa oración para perdonarme a mí mismo lograrás liberarte de esa carga que llevas contigo.

Índice

    Poderosa y efectiva oración para perdonarme a mí mismo

    Acércate a ti mismo, a veces nos encontramos tan atentos a los demás, y a perdonar y mantener una buena relación con otros que nos olvidamos que es necesario que tengamos una buena relación también con nosotros mismos, por eso aquí te mostramos esta poderosa oración sobre como perdonarse a sí mismo:

    Grandioso Dios

    hoy vengo ante ti

    porque conozco que

    la ayuda que necesito ahora

    solo tú puedes dármela.

     

    Quiero pedir perdón

    una vez más por mis pecados,

    pero esta vez vengo

    a pedirte perdón a ti y a mí.

     

    Por las veces que

    me he humillado ante otros sin razón,

    por cada una de las veces

    que no me valore a mí mismo

    y permití que pasaran

    por encima de mí.

     

    Hoy me pido perdón a mí mismo

    por los momentos en que

    me dije que no podría hacerlo,

    cada vez que me autosaboteé

    creyendo que no sería suficiente

    para algo o para alguien.

     

     Me pido perdón por cada vez

    que pensé que mi amor

    no era digno de alguien,

    pensé que era poco

    para una persona por lo que tenía.

     

    Me pido perdón

    por cada una de las veces

    que me descuide por querer

    mantener bien a otros.

    el que insiste en la ofensa divide a los amigos

    Por las veces que dije

    que me encontraba bien

    cuando no era cierto,

    por las veces que sentí

    que mis sentimientos eran tontos

    y por esto no debía contarlos,

    me pido perdón por eso.

     

    Porque cada una de estas

    situaciones las he venido cargando

    conmigo durante un largo tiempo

     

    Porque no me he dado cuenta

    que me he enfermado

    a causa de que no había sido capaz

    de perdonarme a mí mismo.

     

    Por eso hoy vengo ante ti Señor,

    en busca de tu ayuda,

    para que me muestres cada una

    de las veces en que debo parar

    y pedirme perdón.

     

    Porque he fallado

    en muchas ocasiones,

    pero somos humanos

    y en ti tendremos siempre el perdón,

    siempre y cuando

    nos arrepintamos

    de lo que hemos hecho.

     

    Por eso, señor

    te pido que me perdones

    por poner siempre a otras

    personas antes que a mí

    y no ver que me estaba

    haciendo daño a mí mismo,

    que estaba dañando

    mi templo buscando agradar a otros.

     

    En el nombre de tu hijo

    hoy te rezo y te alabo.

     

    Amén.

    Cuando conocemos el perdón, también conocemos la gloria del Señor

    Bien es cierto que Dios nos insta a pedir perdón por nuestros pecados, pero también nos dice que debemos vivir de acuerdo a las cosas que nos llenen de gozo y felicidad. Por esto, si no somos capaces de perdonarnos a nosotros mismos no nos encontramos felices.

    Por eso, cada día debemos perdonarnos a nosotros por las cosas que hemos hecho y que nos ha dañado a nosotros mismos, por cada una de las veces que permitimos que otros pasen por encima de nosotros y no decimos nada.

    Cuando somos capaces de perdonarnos a nosotros mismo, en ese instante podremos admirar la grandeza y nobleza del Señor, porque si él es capaz de perdonar nuestras fallas porque nosotros no podríamos, él nos perdona y cada día nos regala un nuevo día para ser mejores, sin rencores ni odio. Nos brinda su amor y compasión para que seamos felices.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más