Oración poderosa a la Virgen María para pedir un milagro ¡Concédemelo!

oracion para pedir milgaro

Nuestra honorable Virgen María tiene un poder muy especial y milagroso. Es la consentida de Jesús y lo que ella le pide, Él se lo otorga. La Virgen María es la única mujer en el mundo que ha concebido la creación de la vida sin el pecado original. Es decir, por obra y gracia del Espíritu Santo. Su infinita bondad la ha convertido en la mujer más noble del mundo y son muchos los creyentes que entregan su fe a ella. Por eso toma esta oración Poderosa a la Virgen María para pedir un milagro.

Los milagros son aquellas cosas que anhelamos o necesitamos tener y se vuelven imposibles en el plano terrenal. Pero para Dios nada es imposible, y la Virgen María como una buena intercesora de nosotros. Ya que le hará llegar nuestra petición para que Dios nos haga el gran favor de concedernos el milagro.

Índice

    Concédeme lo que pido, adorada Virgen María

    Las peticiones o solicitudes que supliquemos ante Dios o a la Virgen. Son necesidades que no conseguimos resolver o que van en un ritmo muy lento y queremos acelerar. Un milagro es importante para conseguir salud ante una enfermedad. También librarnos de aquel tormento que aflige nuestras vidas u obtener algún logro en especial, en fin.

    El milagro que Dios nos otorgue a través de la Virgen María ha de ser beneficioso para ti y no perjudicará a nadie. Eleva la siguiente Oración Poderosa a la Virgen María para pedir un milagro.

    Santísima Virgen María. Poderosísima mujer,

    bendito es tu santo manto que protege al 

    mundo, bendito tu vientre que resguardaba a 

    Jesús, benditas tus manos que limpiaron sus 

    heridas y bendita tu sangre que le dio la vida.

     

    Además tu magnífica existencia es parte de mi sentir,

    pues no puedo imaginar nada más hermoso 

    que contar con la presencia de tu misericordia 

    en mi vida.

     

    Porque eres la luz de mis ojos con los que observo 

    cada día y no consigo momento alguno en el 

    que no invoque a tu presencia.

     

    Por ello permite recibir humildemente mi más sincera 

    petición de atención, sé que no he sido la 

    mejor persona de todas, pero sé que tu 

    bondad ampara a todos los que llaman a ti.

     

    Por favor intercede dulce madre mía, ante Dios 

    Todopoderoso, para que me conceda el 

    milagro que tanto necesito.

    y todo lo que pidas en mi nombre

    Porque es mi llanto el que escuchas en las noches,

    es mi ruego el que llega en oración, es mi 

    dolor el que aclama tu piedad y es mi amor el 

    que implora consideración.

     

    También aclamo dulcemente a tu noble corazón,

    porque necesito de ti, necesito de tu gracia, necesito 

    del poder divino de Dios para solventar mi 

    terrible situación.

     

    Asimismo concédeme lo que te pido, imploro tu piedad, 

    tu compasión, escucha mi ruego que nace 

    desde mis entrañas, desde lo más profundo 

    de mi corazón.

     

    Igualmente apiádate de este pobre cristiano que no 

    consigue ya que hacer. 

    Prometo encarecidamente corregir todas mis 

    faltas y ser cada día una mejor persona

    para aprender de tus enseñanzas y alabar a 

    Dios ante todas las cosas.

     

    Piedad Adorada Madre, tu fuerza milagrosa 

    no tiene limitación, no ignores mi llamado, te 

    amo y te venero y sabes que mi vida está en 

    tus manos.

     

    Finalmente que la voluntad de Dios se haga presencia y 

    que el milagro que espero llegue sin retraso ni 

    inconvenientes.

    Amo a la Virgen María, Amo a Jesús, Amo a Dios.

     

    Amén.

    Pedir un milagro a la Virgen María con esta oración

    La oración es poderosa, entrégale con verdadera fe, aclama de las bondades de la Virgen María y confía en su maravillosa caridad. Siempre ha ayudado a los más necesitados y hoy es tiempo de ayudarte a ti. Ten paciencia y mucha devoción. Ora cada día sin falta.

    Lee la biblia, práctica sus alabanzas, ayuda al prójimo, se honesto y humilde. Aléjate del pecado y agradece cada día las bendiciones que recibes así creas que son insignificantes. Porque la grandeza de Dios es poderosa ante lo terrenal. Lo espiritual mueve al mundo y entonces permite que Dios sea el mundo para ti.

    Promete algo especial a la Virgen, dedica rosarios o novenas, fortalece tu fe en la iglesia, predica sus enseñanzas y sé obediente a sus mandamientos. Así Él atenderá a las plegarias que la virgen le llevará en tu nombre.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más