Saltar al contenido

Oración de protección del Arcángel Zadquiel ¡Obra por mi seguridad!

22 septiembre 2020
Oración de protección del Arcángel Zadquiel ¡Obra por mi seguridad!

La oración de protección del Arcángel Zadquiel, nos ayuda con su benevolencia infinita a confiar en nuestro padre celestial. Sobre todo, por el bien de nuestras almas y por la paz de todos nuestros hermanos.

Los creyentes imploramos al Arcángel Zadquiel, le rogamos su amparo, que con su sabiduría nos ayuda a superar las dificultades. Sin duda, es un protector bondadoso que reconforta nuestra alma y el espíritu.

Además, confiamos en su misericordia, en su mente positiva y en todo lo que encierra la paz y el sosiego. Ya que, el Arcángel Zadquiel con sus energías nos ayuda a aceptar el perdón de los pecados y la redención.

Por lo tanto, contamos con su sacrificio para transmitir a sus hijos todo lo puro y lo sagrado de la mano de Dios. También es compasivo y piadoso, actúa con justicia divina a través de sus dones.

Oración de protección del Arcángel Zadquiel

En efecto, en el reino de los cielos, la sana tolerancia y la erradicación del pesimismo son elementos fundamentales para fortalecer la fe. Por eso, el Arcángel Zadquiel, con sus cualidades misericordiosas y espirituales, ayuda a sus hijos a ser más solidarios y más unidos en la fe.

Arcángel San Zadquiel,

te pido que nos

alejes del mal. 

 

Te pido que nos ayudes

 a fortalecer nuestro espíritu y

nuestras esperanzas

 por el camino del bien y

en consecuencia, la justicia.

 

Amado Arcángel

 además, que tu protección

 se perpetúe hasta

el infinito mientras me

ayudas a erradicar lo negativo.

 

 Asimismo, arrópame con tu

color violeta

aparte de darme

tu bendición para

generar confianza.

 

 también en mis tareas

durante mis pasos

hacia lo espiritual.

 

 Sin duda, eres mi protector.

Sobre todo, límpiame

del pecado y

acompáñame a

pregonar la paz.

 

 mi amor hacia

el Todopoderoso

valorando mi sacrificio

 Conviértete en mi guardián.

 

 Lléname de

energía positiva.

 

De la misma forma,  ayúdame

a cumplir mis deberes

 socorriendo a

los desamparados.

 

 Arcángel Zadquiel

sobre todo, rodéame de tus

ángeles violetas

utiliza su color divino

para promover

mi libertad espiritual.

 

El saneamiento

de mi alma y

la unión de las naciones.

Envíame las vibraciones

angelicales

 para borrar tantos

recuerdos innobles

llenos de dolor

 y de desesperanza.

 

También, intercede

por mi ante Dios,

para lograr

la vida eterna.

 

Ahora, con tu misericordia

así como me bendices

limpia mi aura.

 

Para entrar en el

reino de los cielos

para disfrutar

la vida eterna.

 

También, ayuda a los míos

por una parte, con bondad

aparte de profesarte amor.

 

Para que los motives

 a liberar sus cargas

 siendo más cercanos

 con gratitud y tolerancia.

 

 Protege mi hogar

de preocupaciones

 desvanece la incertidumbre

 con energías positivas

 recrudeciendo nuestra fe.

 

Alabando al Señor

 alejándonos del abismo

 y la fatalidad.

 

 Arcángel Zadquiel

 como guardián

del Karma.

 

 Protégenos a todos

 los que

creemos en ti.

 

Sobre todo, eres un precursor

de la paz

 y del entendimiento.

 

Además, que la justicia y

la igualdad

 activen tu corazón

 para resolver los conflictos

 dentro de la mayor

sobriedad.

 

Con el mayor acuerdo,

 que tu oración llegue

hasta todas

esas almas.

 

Del mismo modo, acuérdate

de tus fieles y

brinda tu protección

a los hijos del bien.

 

Asimismo, que descienda

tu aura

con amor infinito

Mientras nos das amparo,

 protégenos

desinteresadamente.

 

Ayúdanos a sanar

alejándonos del pecado

y de la crucifixión.

 

Finalmente, que tu sencillez,

cordura y tu máximo

poder divino,

nos enseñe a respetar

tu bendición fraternal

 y tu saber.

 

Amén.

La bendición del Arcángel Zadquiel

En resumen, la oración al Arcángel Zadquiel contrae una gran apoyo espiritual y divino. Por lo tanto, su bendición nos llena de benevolencia y confianza infinita, él ilumina nuestros pasos y nuestra alma.

También, nos protege y nos ayuda en las dificultades. Ya que alivia nuestros dolores. Además, guía nuestras actuaciones, nos distancia de lo pagano y nos permite transitar para alcanzar la bendición del nuestro Señor.

Sin duda, es el arcángel de la esperanza, así como la promesa cumplida. Además, es quien llena nuestro corazón de fe y de gloria, a través de su misericordia infinita. Igualmente, es el promotor de la alquimia divina.

Es decir, él nos ampara y nos acompaña a través de toda nuestra existencia y nos brinda su amor desinteresado. Así como su vibración espiritual, cuando dirige actos ceremoniales que propagan un aura violeta, que nos llena de energía. Por lo tanto, alabado sea el arcángel Zadquiel, por su compasión, misericordia y su pura bondad.