Saltar al contenido

Poderosa oración de protección contra el mal y la envidia ¡Órala ya!

22 septiembre 2020
Poderosa oración de protección contra el mal y la envidia ¡Órala ya!

Todas las personas deben pregonar y pedir por la paz, ya que en ella se sustenta la palabra de Dios. En efecto, se debe practicar de manera constante una poderosa oración de protección contra el mal y la envidia, que aleja lo impuro.

Asimismo, todos los servidores del jefe supremo de la humanidad deben alimentar su espíritu de energías positivas a cada instante. Sin duda, esto permite transitar el camino de la existencia de forma correcta, ya que se cuenta con un alma libre.

De la misma forma, al estar en sintonía con el mensaje de Dios, no existirá mal que pueda atacar. Además, el poder de la oración permite estructurar una barrera espiritual que impide el paso de elementos malignos. En efecto, la cristiandad es la fuerza que mueve al mundo, por ello, se debe pregonar la palabra de Dios.

Poderosa oración de protección contra el mal y la envidia

Resulta que todos los fieles y creyentes alrededor del mundo deben orar constantemente con el propósito de pedir protección contra el mal y la envidia. Sin duda, estos sentimientos negativos tienen como objetivo desestabilizar al espíritu, por ello, se debe orar incansablemente. Con todo, repite esta oración de protección contra el mal y la envidia:

Mi amado señor,

te pido que me protejas

bajo el poder de

tu misericordia. 

 

Ahora, protégeme en

todo momento

de la maldad

y la envidia.

 

Tú más que nadie

sabes que toda mi vida

he actuado amparado.

 

bajo los principios que

me has transmitido

desde tu hermoso y

sagrado reino.

 

Por ello, te ruego que

intercedas con tu poder

divino e impidas que el

mal.

 

La injusticia y

la envidia repercuta

en mi bienestar

espiritual y emocional.

 

Sin duda, tú has sido

testigo presencial de

todos mis actos

en la vida.

 

Claro que no soy un

ser humano perfecto. 

 

Sin embargo, mis acciones

siempre han estado

sustentadas en el bien y

en el deber ser.

 

Por supuesto, gracias a

ti y a la formación que

recibí de mis padres,

he transitado el camino

de la existencia con

tranquilidad y felicidad.

 

Sobre todo, en ningún

momento le he

causado un mal a nadie

y, tampoco, jamás

me ha pasado

por la cabeza hacerlo.

Por lo tanto, no entiendo

porqué existen

personas que practican

la maldad, la injusticia y

la crueldad.

 

Sin duda, tienen el

corazón y el alma

completamente

enfermos y manchados.

 

Por ello, te pido que

intercedas por estos

seres humanos que.

 

A pesar de que han tomado

el camino equivocado,

también son tus hijos y

merecen el perdón.

 

Aunque no soy quien,

para juzgarlos,

solo tú lo sabes.

 

Lo único que pienso

es que, como seres

imperfectos.

 

Merecen el

derecho de tener

una segunda

oportunidad en la vida.

 

Además, que les

permita limpiar

todos sus pecados

en este plano existencial.

 

Estoy agradecido

contigo mi señor.

 

Ya que nunca me has

faltado y tu respaldo ha

sido constante

e incondicional.

 

Por eso, te amo y

te amaré siempre.

 

Asimismo, en estos momentos

En que el mal y la

envidia pretenden

atacarme.

 

Te pido

que incondicionalmente

me ilumines

con tu poderosa

e infinita luz.

 

A los fines de

salir nuevamente

ileso de todos

estos ataques.

 

Desde el poder de tu

reino recibo toda tu luz,

que me llena el alma

de esperanza.

 

Solidaridad,

constancia, tolerancia,

amor y también fe.

 

Asimismo, coloco en tus

manos mi espíritu amado señor.

 

Cuento contigo

a cada instante.

 

Finalmente, líbrame de

todo mal y que tu

sagrada voluntad esté

siempre presente.

 

Te amo

Mi Dios.

 

Amén.

El respaldo incondicional de Dios Padre

Sin duda, todo servidor de Dios padre, en este plano existencial, posee el respaldo infinito del señor. Por otro lado, el jefe supremo desaprueba en todo momento los actos que se encuentren cargados de maldad y envidia.

Por eso, desde la iglesia, que es el hogar de Dios, se debe orar de manera consecuente con la finalidad de alejar todas esas energías negativas. Además, se debe prestar apoyo a aquellos hermanos que sean víctimas de la maldad.

Asimismo, como comisionados del señor, todos los seres humanos deben purificar su alma y su espíritu sustentados en la verdad. Sin duda, si Dios escucha una oración que salga del corazón intercederá a los fines de alejar lo negativo.

Finalmente, se debe tener presente que la práctica constante de una oración a Dios genera paz y esperanza, lo cual agrada profundamente al señor. En efecto, Dios desea lo mejor para sus hijos.