Saltar al contenido

Oración de protección a Dios y tener su compañía divina

9 marzo 2020

Dejarnos de sentir solos, cada día es un desafío más grande. Es por eso, que nuestra salud espiritual toma un papel fundamental en nuestras emociones. La oración de protección a Dios y tener su compañía divina, consigue paz en nosotros mismos.

La compañía divina siempre se encuentra con nosotros, pero muchas veces necesitamos fortalecer la fe por medio de oraciones. Reforzar nuestra creencia religiosa, es importante para nuestra vida diaria.

No consiste en ir todos los días a la iglesia si no, en ver más allá de lo que no se puede tocar. Te dejare en este contenido, algunas oración de protección a Dios y tener su compañía divina que te hagan sentir la compañía divina que estas buscando.

Esta oración indaga el amparo a donde quiera que partamos como una guía espiritual. Por tanto, imploraremos luz y compañía divina en cualquiera de nuestros  pasos o bien sea decisiones importantes que necesitamos tomar.

Oración de protección  a Dios y compañía divina siempre

Esta oración recomiendo hacerla cada mañana, antes de salir de casa para que nuestro Señor siempre nos acompañe, al empezar el día. Asimismo, podemos bendecir a la hora de consumir alimentos, dar gracias por todo lo que se nos está dando.

Volver a ver el Sol ya debe ser una bendición que nuestro Señor envía como muestra de bondad y misericordia. Nuestro Señor es grande y majestuoso. Escucha cuando le hablamos desde el corazón y cuando oramos por algo que deseamos.

“Gracias Jesús, por un día más de vida.

Mi adorado y hermoso Jesús me arrepiento de todos mis pecados.

Perdóname y acepta mi arrepentimiento de corazón.

 

Mil gracias por todo lo hermoso que colocas en mi vida y por este lindo amanecer.

Te pido Jesús,

Que me acompañes en este día, que tomes mi mano en todo lo que decida emprender.

Todo se haga de acuerdo a tu voluntad.

 

Resguárdame de la envidia y la maldad de las personas que no tienen amor para dar en su corazón.

A ellos también ayúdales Señor, entrégale un poco de tu sabiduría.

Cuida a mi familia, cúbrelos siempre con tu sangre preciosa.

Permíteme ayudar a cualquier persona, ayúdame Jesús de Nazaret.

 

En este nuevo día, quiero ser mejor que ayer y dejar el negativismo a un lado.

Quiero darte gracias siempre Señor,

Por lo que tengo y por la presencia de mi buen pastor.

Señor,

Tú eres mi refugio y salvación

El que todo lo puede y el que lucha por las causas imposibles.

 

Eres grande Señor,

Te encargas siempre de renovar mis fuerzas

Mi vida te pertenece, por eso coloco las cargas en tus manos.

Quiero adorarte y amarte en oración siempre

Conseguir que mi alma y mi mente, estén alabándote.

 

Eres el único que sabe sostenerme y sacarme del sendero oscuro.

Me enseñas a ser mejor y mucho más afectivo con mi familia e hijos.

Quita de mi cualquier sentimiento de maldad y envidia.

 

Ayúdame a perdonar a mis enemigos, no quiero guardarles rencor ni odiarlos.

Orare por ellos y porque tu siempre los bendigas.

Padre Santísimo, eres el creador de todo lo que existe.

Confió  plenamente en que tienes el control de todo lo que nos rodea.

Por eso te pido y encargo mi vida a ti Señor”

 

Amén

Oración de protección contra el mal

Si tenemos arrepentimiento sincero en nuestro corazón, funciona como oración que te protege de todo mal. Las envidias y las personas que quieren vernos mal pueden causarnos daño, pero Dios que todo lo puede, siempre estaremos al salvo y resguardados en su amor en la oración de protección a Dios y tener su compañía divina.

¿Qué lograremos con esta oración de protección y compañía divina?

Esencialmente podemos sentirnos seguros, porque jamás estaremos solos. Agradecer, arrepentirse y pedirle a nuestro Dios debe ser todo lo que hagamos cada vez que despertemos. Para el Señor es importante que le hablemos y nos encomendemos a el.

Igualmente existe tanta importancia, como la oración al terminar el día por toda la lluvia de bendiciones, que nos proporciono durante el día. Orar nos hace esperar pacientemente en el tiempo del Señor nuestro Dios.