Saltar al contenido

Oración de protección “Oh Dios, tú eres grande” ¡Protégeme!

22 septiembre 2020
Oración de protección “Oh Dios, tú eres grande” ¡Protégeme!

Sin duda, todos los seres humanos se encuentran comprometidos en agradecer al señor por sus bendiciones. En efecto, una oración de protección “Oh Dios, tú eres grande”, es vital para fortalecer la conexión espiritual con el Santo Padre.

Asimismo, se debe tener constancia en la práctica de este tipo de plegarias, ya que el señor intercede por aquellos que demuestran una profunda fe. Además, el pedir por los demás es un canto que llena de mucha esperanza y espiritualidad.

Por otro lado, todos los servidores de Dios deben practicar la cristiandad desde la iglesia, que es el hogar del Santo Padre. Del mismo modo, las buenas acciones enaltecen la grandeza de Dios, que es el jefe supremo de la humanidad. En este sentido, es sumamente importante tener presente que la sintonía con Dios todopoderoso debe ser total, auténtica y celestial.

Oración de protección “Oh Dios, tú eres grande”

Sin duda, la protección espiritual concedida por Dios es primordial para afrontar de la mejor forma todas las situaciones que se presenten. En efecto, elevar una oración de protección dirigida al Señor fortalece significativamente el alma, garantizando así la creencia y la fe.

Mi amado padre,

te pido que me protejas

bajo el poder de tu

misericordia.

 

Para seguir transitando

por el camino de la vida

como lo he hecho

hasta ahora.

 

Asimismo, te agradezco

Por regalarme este

nuevo amanecer.

 

Cada día vivido es una

bendición y es posible

gracias a tu poder divino,

puro y celestial.

 

Sin duda, mi amado Dios,

que sin tu apoyo

infinito e incondicional.

 

Sería imposible afrontar

todos los retos que

se me presentan.

 

Por eso, alabo tu

grandeza suprema.

 

Además, te pido

mi amado Señor que

protejas a mis

padres, hijos, hermanos.

 

Primos, sobrinos, amigos,

compañeros de trabajo

y, también, de la iglesia.

 

Para que siempre

se encuentren

bien y en paz.

 

La luz que irradias

Desde tu poderoso y

hermoso reino.

 

Es tan celestial que

ilumina mi camino

en todo momento.

 

No obstante, esto permite

sacar fuerzas para

salir adelante

con constancia y

mucha fe.

 

Te pido mi Dios que

me protejas incondicionalmente

de todo mal que

pueda o intente

acecharme.

 

Ya que

eso causaría un gran dolor

en mi alma y, también, en

mi corazón.

 

Sin duda, tu grandeza

es indiscutible mi

venerado Señor.

En realidad, desde que

tengo uso de razón

he seguido tus pasos y

he tratado de cumplir.

 

Al pie de la letra con

lo establecido

en tu mensaje.

 

Estoy consciente de que he

cometido muchos errores

a lo largo de mi vida.

 

No obstante, todo lo he

efectuado amparado

en la fe, la constancia,

la justicia y, también el respeto

que me has enseñado.

 

Asimismo, debo reconocer que

siempre he contado con tu

protección.

 

Ya que

siempre has estado

allí para mí,

de manera constante y

fiel.

 

Con todo, eso llena

mi corazón de mucha

esperanza y libertad.

 

Por otra parte, te pido

que intercedas

en estos momentos.

 

En los cuales la humanidad

atraviesa por uno de

sus momentos más

difíciles y dolorosos.

 

Necesitamos tu

celestial luz.

 

Estoy completamente

seguro que no abandonarás

a ninguno de tus hijos,

ya que tu eres el

compañero más leal

que existe.

 

Por eso, te amo y

deposito toda mi

confianza en ti

mi Dios.

 

Tu grandeza es indiscutible,

todo lo bueno y hermoso

que nos rodea

es gracias a ti y.

 

También, a tu obra,

que es lo más perfecto

que puede existir.

 

Sin duda, bajo tu protección

todo será posible, por

cuanto tu lema se sustenta

en la verdad y

el amor.

 

Por supuesto, me siento

Seguro a tu lado.

 

Te amo

mi Dios.

 

Amén.

La protección incondicional de Dios

Sin duda, todo hijo de Dios al elevar una oración solicitando protección al señor fortalece profundamente su espiritualidad. En efecto, el sentir el apoyo incondicional de Dios garantiza la confianza, la esperanza, la creencia y la fe.

El jefe supremo de la humanidad en ningún momento abandona a ninguno de sus protegidos en este plano de la existencia. Al mismo tiempo, desde su hermoso reino los guía espiritualmente a los fines de que transiten por el camino de la paz.

Finalmente, se debe tener presente que una oración de protección dirigida a Dios siempre será escuchada por el santo padre. Además, esa oración debe efectuarse con espiritualidad, lo que redundará en bienestar y tranquilidad.