Saltar al contenido

Oración de protección para mi hogar y para los que viven en él

10 marzo 2020

Tener una familia feliz, un hogar sin problemas y con mucho amor al pasar los años cada día es más complicado mantener familias unidas. Esto solo sucede cuando no tenemos a Dios en nuestro hogar, por eso vamos a utilizar una oración de protección para mi hogar.

Dios siempre está buscando bendecirnos, con una familia feliz y proteger nuestro hogar. Lo que une dios no lo separa el hombre, eso dice la biblia. Cuando formamos un hogar siempre en principio es lleno de amor, paz y cordialidad. Pero nos olvidamos que en nuestro hogar siempre hay una guerra de seres espirituales, y gana a quien le demos más privilegio.

Si oramos en familia, leemos la biblia y lo tomamos en cuenta en nuestra vida entonces les estaremos dando las armas a nuestros ángeles. Quienes enfrentaran el mal, logrando la unión la paz y el amor en nuestro hogar.

Oración para proteger y sellar la casa con la Sangre de Cristo

La Sangre de Cristo que derramo cuando fue crucificado en la cruz, quien limpio todos nuestros pecados y todo el mal que reinaba en el mundo, para luego resucitar y subir a la diestra de nuestro Señor.

Su sangre es capaz de proteger nuestro hogar de todos los males y malas energías proveniente de seres malos espirituales, que quieren causarnos daño. Por ello repite conmigo y acompáñame a realizar esta oración de protección para mi hogar:

Majestuoso Jesús, hoy vengo a ti,

para postrarme ante ti y alabarte,

para que tú, Jesús de Nazaret,

selles mi casa, mi hogar, mis pertenecías

y también mi familia, con la bendita Sangre de Cristo

que derramaste un día por nosotros.

 

Señor Jesús te imploro,

que derrames tu sangre en los cimientos

de este hogar donde vivo,

para que este lugar sea de plena dicha

y el gozo de vivir conforme a tu palabra.

 

Sello con tu Sangre querido Jesús mi hogar,

desde el aire que respiramos en este hogar

así como todo lo que entre y salga,

consiguiendo viento de paz y amor

para los que habitan este hogar.

 

Doy gracias a ti por darme la oportunidad,

de conocerte y por la fe en ti.

Aleja todo mal de este hogar

y conviértelo en felicidad.

 

Todas mis acciones serán conforme a tu voluntad

para respetarte y valorarte

todo lo que mereces.

 

 

Gracias Señor Jesús,

por guiar a mi familia,

sobre todo a mis hijos por el camino del bien.

tú nos haces llegar todos los días con bien a casa

y por regalarnos la dicha de la vida.

 

Eres el único que puede protegernos

de la envidia y de las tinieblas,

que cada vez son menos poderosas

porque estamos con tu presencia.

Jesús de Nazaret te suplico

que perdones nuestros pecados

y nos ayude a ser una mejor familia.

con tu bondad que invade nuestra alma

y espíritu ayudemos a los necesitados.

 

Llevemos tu nombre y tu palabra en alto

para así darte gracias por dar tu vida por nosotros.

Gracias padre por bendecir nuestro hogar.

Por protegerlo de las artimañas del Diablo

y por siempre estar en nuestros corazones

 

   Infinitas Gracias Señor Jesús,

por cada aliento de vida.

Siempre estaré dispuesto,

abrirte las puertas de mi casa

para que te quedes y nos acompañes.

 

Amén.

Oración de protección para mi hogar y mi familia

Esta oración de protección para mi hogar, no solo buscan proteger tus pertenencias, si no darle la paz espiritual que nos reconforta el alma incluyendo a nuestra familia. Cuando tenemos paz en nuestros corazones, encontramos solución a los problemas y sentido a cada aliento de vida. La familia, en nuestra vida debe significarlo todo mucho más que lo material, que gocen de salud y éxito en cada proyecto lo vale todo.

Podemos repetir esta oración cuantas veces creamos necesario. Dios nos dará una respuesta, el está siempre escuchando las suplicas de sus hijos. Dios nos inculca desde la Biblia que la familia siempre debe estar acompañada de amor, para poder tener la capacidad espiritual para comunicarnos con él. Siempre aplaudirá a la familia cristiana, quienes lo involucren en su día a día y siempre estén dispuestos a ayudar a los demás.