Saltar al contenido

Oración urgente a San alejo para separar a una pareja definitivamente

1 junio 2020
Oración urgente a San alejo para separar a una pareja definitivamente

La oración para separar definitivamente a una pareja, te ayudará a colaborar con aquellas personas que se encuentran en una pareja conflictiva, en la que no han notado que están siendo abusadas, en aquellas en donde no reina el amor sino la manipulación.

Ayudar a las personas que vemos atravesando por un problema como este, es posible que no resulte ser tan sencillo, pues no siempre sabemos cuáles son las palabras correctas que debemos tener con ellas. Por eso aquí encontrarás una poderosa oración para separar definitivamente a una pareja, la cual está dirigida a San Alejo. Haz cada petición con devoción y amor, y ve como tus plegarias serán atendidas prontamente por San Alejo y por Dios.

Oración a San Alejo para separar a una pareja definitivamente

Con esta oración para separar a una pareja definitivamente, conseguirás la ayuda que necesitas para poder librar a alguien que conoces de una relación tormentosa y llena de abusos.

Hoy vengo ante ti grandioso San Alejo,

para suplicarte que separes de una vez

por todas a (di el nombre de ambas personas de la pareja).

 

Conozco de primera mano lo tormentosa

que ha resultado esta relación,

y cada una de las veces que ella/él,

a deseado separarse para

parar con el abuso y la manipulación.

 

Pero ella/él, siempre encuentra la manera de

manipularlo de nuevo y hacerlo regresar

a los terribles maltratos.

 

Querido San Alejo, cada día son más

los abusos y maltratos que toleran ambos,

y siento que esto debe parar antes de

que se convierta en algo complicado.

 

A mí me preocupa la manera en que muchas

veces han llegado a tratarse, pues si en

una pareja ya no existe tolerancia y amor

no es posible que continúen juntos.

 

Te suplico que me escuches y atiendas

a esta súplica, y que separes

definitivamente a esta pareja, que cada

uno pueda encontrar a

la persona correcta con la que debe

compartir su vida.

 

Es momento de que entiendan que

ya su relación no funciona,

y sé que necesitan de ayuda celestial

para que puedan entender

y tomar la mejor decisión para ambos.

 

Son muchas las veces que han intentado 

arreglar su situación, pero cada una de las veces

ha sido sin éxito alguno,

al pasar los días vuelve a convertirse

en una relación tormentosa.

 

Ven a ellos, intercede ante Dios por ellos

y pídele que venga a guiarlos al camino

correcto, que ambos conozcan su

poder para que puedan entender

que necesitan de ayuda celestial.

No hay nada en este mundo que pueda

ayudarlos ya, y necesitan comprender que su

relación ya no tiene un buen futuro.

 

Enséñales San Alejo que cada uno tiene un

destino diferente que este destino no es juntos.

 

Cada día mi preocupación aumenta por ellas,

pues no sé qué pueda suceder en cualquier

momento, me preocupa la manera en que se

tratan y la manera en que su

amor se convirtió en rencor.

 

Que puedan dejar de culparse el uno al otro

por la situación que atraviesan y puedan

entender que fue responsabilidad de ambos,

te pido San Alejo que me atiendas.

 

Por favor, ve a sus hogares y muéstrales la

manera en que deben separarse

definitivamente por la paz y bienestar de ambos.

 

Ninguno de los dos es feliz, sus vidas

se han tornado tristes y estresantes,

y ya ninguno de los dos saben cómo

 continuar en una relación que ya

no pueden sostener.

 

Ayúdalos San Alejo, guía sus vidas

por el camino correcto, muéstrales

el camino hacia Dios para que

no vuelvan a una relación así.

 

En el nombre de Dios hoy te rezo

para que atiendas mis súplicas.

 

Amén.

Mereces un amor como el de Dios en la tierra

Cuando pienses que la relación en la que te encuentras es la que mereces, piensa si de esa misma manera es que te ama Dios. Porque si nuestro padre celestial nos ha demostrado que nos ama con cada uno de nuestros pecados, no podemos permitir que una persona en la tierra nos ame menos que él por nuestros defectos.

Esperemos a la persona que Dios ha creado para que venga a compartir su vida junto a nosotros.