Saltar al contenido

Oración a San Antonio de Padua ¡Oh admirable y esclarecido, sé mi luz!

1 julio 2020
Oración a San Antonio de Padua ¡Oh admirable y esclarecido, sé mi luz!

No se llamaba Antonio, ni nació en Padua mucho menos era italiano, su nombre de cuna era Fernando, nacido en Lisboa, adoptó el nombre de Antonio cuando se hizo franciscano. Dispuesto a morir por el amor a Cristo, gran predicador con voz clara, con una memoria prodigiosa y de un profundo conocimiento. San Antonio de Padua hombre admirable que irradiaba luz como gran admiración por sus grandes dones de ayudar a quien más lo necesite por medio de la oración.

Su milagro más famoso fue el de permitir que un hombre muy humilde que cortó su pie por patear a su madre diciéndole el pie que patea a su propia madre merece ser cortado, pero tomo el pie y milagrosamente lo unió a su cuerpo. De ahí sus devotos le colocaron el nombre como el Santo más milagroso.

Oración a San Antonio de Padua hombre admirable que siempre seas nuestra luz

Hombre sencillo, humilde siendo su gran don de servir a los hombres humildes como necesitados que más necesitan de su presencia para que todos sus favores sean concedidos. Pedir con fe para que lo pedido sea concedido en el menor de los tiempos.

Bendito y alabado seas,

San Antonio de Padua,

tú que eres el más admirable,

como gentil de los Santos.

 

Tu caridad por sus criaturas como tu afán,

para poder auxiliar a todos.

haciéndote merecedor,

cuando estabas en la tierra.

 

Del don de los poderes milagrosos,

dándote grandes gracias,

que te concedió el Señor.

 

Que las cosas perdidas fueran aparecidas,

las olvidadas recordadas,

como las propuestas aceptadas.

 

Miles de devotos llegan a Ti diariamente,

a pedirte algún milagro en especial,

sabiendo que tú jamás te niegas,

a concederlos.

 

Igualmente llegue hoy a Ti este tan difícil deseo,

que tan necesitado pongo ante tus pies,

siendo siempre tu humilde devoto.

 

¡Oh Bendito San Antonio de Padua!

los milagros esperaban,

 tu palabra estando siempre dispuesto a pedir:

 

Por todos aquellos que acuden a Ti,

con grandes dificultades,

como ansiedades.

 

Confío en tu milagrosa ayuda,

rogándote que lleves,

 al cielo mi petición.

 

Para que mi Dios misericordioso,

 por medio de tu intersección,

me pueda otorgar,

 la bendición que te pido para poder ver,

 realizado lo que con fe solicito.

 

La respuesta a mi petición,

en tus benditas manos te dejo,

pues sé qué siendo el Santo de los milagros,

me concederás lo que con tanto anhelo,

pueda ver lo que con tanta fe te solicito.

 

San Antonio de Padua,

siempre lleno de compasión y ternura,

ante tus fieles te pido no me dejes sin respuesta,

para así poder clamarte y pedirte,

con mucho fervor.

 

¡Oh bendito Santo!

tú que sanaste a los enfermos,

predicando la palabra.

 

 De Dios bondadoso para que al final,

de tus días te hicieran Santo.

San Antonio de Padua Bendito,

intercede para que el milagro.

 

Que preciso sea tomado en cuenta,

ya que por difícil que parezca,

te lo pido de corazón.

Te ruego te suplico como también te imploro,

¡Oh San Antonio de Padua! que me ayudes,

en mis aflicciones problemas,

como ansiedades para que,

 puedas concedérmelas.

 

San Antonio de Padua,

deja que tu corazón se conmueva,

para que así puedas interceder por mí,

de la forma que así puedas escuchar,

como responderme.

 

¡Oh San Antonio de Padua!

amado como recordado entono tu nombre,

 en un susurro de alabanza,

que todos en el mundo conozca.

 

Que tu gran misericordia,

es eterna y qué en nombre,

 de Dios nos concedes nuestros ruegos,

frágil y desorientado me has podido observar.

 

Grande amado mío digno eres de nuestro Padre,

generoso por eso con todo mi corazón,

te imploro me respondas,

la respuesta de mi rezo,

en tus manos la dejo.

 

Sabiendo que Tú eres el

Santo de los milagros,

confiando en Ti como esperando,

este gran favor que espero.

 

Querido San Antonio de Padua cuyo corazón,

siempre lo tienes lleno de compasión,

como de ternura humana,

susurra mi petición a nuestro Padre.

 

Bendito San Antonio de Padua no me dejes,

sin respuesta para poder alabarte glorificarte,

y seguir dándote la gratitud de mi corazón.

 

Porque grande es tu bondad

como tu misericordia,

sabiendo que no me abandonarás,

que siempre estarás conmigo.

 

Más aún en estos momentos,

que necesito más de tú,

hermosa presencia.

 

Amén.

¿Debemos pedirle a San Antonio de Padua que nos ilumine?

San Antonio de Padua, grande es su misericordia. Nunca abandona a sus fieles sabiendo que son los más necesitados y desamparados los que necesitan ser iluminados por su gran poder. Pidamos con fe y con ese gran amor que en su corto camino nos enseñó el verdadero amor que debemos tener a nuestros semejantes.