Saltar al contenido

Efectiva oración a San Antonio de Padua para tener suerte en el amor

30 junio 2020
Efectiva oración a San Antonio de Padua para tener suerte en el amor

Tener suerte en el amor nunca ha sido fácil, el amar y ser correspondido no es una virtud que sea muy común. Pero la suerte suele ser algo relativo, porque depende de nuestros actos y acciones que nos vaya bien en el amor. Esta oración a San Antonio de Padua, alumbrará tu pensamiento para que puedas controlar tus acciones y recibir esa suerte en el amor que tanto andas buscando.

En el amor de Dios siempre habrá una solución para nuestros problemas más difíciles. Siempre y cuando estaremos dispuestos a entregar nuestra fe a las creencias como en San Antonio de Padua, un santo muy reconocido por ayudar a todos los que lo necesitan, quitando angustias y necesidades del corazón de las personas. Con una fuerza que no es terrenal, sino celestial.

Petición a San Antonio de Padua para conseguir la suerte en el amor

Una oración poderosa puede mover todas las energías que nos rodean, no solo invocar a San Antonio de Padua sino a Los Ángeles el amor para que siempre nos acompañan y no brinden esa suerte que necesitamos en el amor. Repitiendo estas hermosas plegarias cuantas veces sea necesario, todo en la vida y en nuestros sentimientos comiencen a funcionar de la manera correcta:

Oh glorioso San Antonio de Padua,

tú que alumbras pensamientos para encontrar,

todo lo que sea relacionado con el amor,

igualmente todo lo que se encuentre perdido.

 

Colocó en tus manos las súplicas,

para que la divina majestad que está en tu poder,

me probé a la suerte necesaria que

necesito en el amor.

 

Que no tenga más eventos desafortunados,

asimismo que conozcas personas,

que valgan la pena dedicarle,

mi tiempo y el clamor de mi alma.

 

Que alumbre es mi sabiduría,

para saber diferenciar,

las personas que merecen,

estar en mi vida y las que no.

 

Que me alejes de aquellas que

no traen nada bueno.

 

La suerte en el amor para mí es,

poder estar con una persona que me valore,

por lo que soy y no por lo que quiere que sea.

 

Siendo nuestros actos de amor,

para la gloria de Dios,

quien siempre en su misericordia,

nos acompaña en cada paso,

quedamos para acercarnos a nuestra felicidad.

 

Que la persona que consiga

de la misma manera,

sepa ser tolerante y soportar mis errores.

 

Asimismo quiero tener el entendimiento,

para soportar que la persona

con la que estoy.

 

Una persona no es perfecta,

  aunque se encuentre muy lejos de serlo,

amarla incondicionalmente.

San Antonio de Padua tú conoces,

el poder del monte, al que acudiste,

donde el Señor pudo guiar tus pasos,

para llegar al entendimiento.

 

Igualmente dandote la sabiduría necesaria,

para ayudar a los que más lo necesitan.

de ese mismo poder quiero

que llenes mi corazón.

 

De verdad en este momento,

falta la suerte en el amor.

no me siento conforme con

lo que he conseguido,

por lo tanto sigo solo.

 

Pero, no pierdo la fe,

en qué puedo encontrar a la persona correcta.

 

Que me corresponda, me ame y me valore,

asimismo puede estar conmigo,

en los momentos más difíciles.

 

De igual manera ambos

tengamos la misma visión,

de estar juntos para toda la vida,

formando un hogar y una hermosa familia.

 

Ayúdame a ser prudente en

cada paso que doy,

porque necesito elegir a la persona,

no perfecta pero sí adecuada.

 

Ha sido muchos los tropiezos de la vida,

y mis equivocaciones a elegir

la persona correcta,

sinceramente han sido demasiados.

 

Quiero elegir de una vez por todas,

algo que valga la pena.

 

Que el alma y el espíritu de esa persona,

sea puro, que no tenga orgullo,

ni se deje colmar por la

insensatez de los perjuicios.

 

De la misma forma igual que yo,

el busqué ayudar, para así poder regalar amor,

a los corazones que los necesitan.

 

Amén.

La existencia del amor perfecto

Si,  llamamos suerte en el amor, es conseguir una persona perfecta estamos equivocados. Aunque nuestros pecados han sido limpiados por nuestro señor Jesucristo entregando la vida en la cruz, aún somos pecadores. Está en nuestras manos hacer la diferencia, de que ese sacrificio haya válido la pena.

Aunque el amor perfecto no existe, existen las segundas oportunidades, siempre y cuando la persona quiera cambiar logrando ser alguien que pueda valer la pena. Por ello la efectiva oración que le rezamos a San Antonio de Padua, objetivo de tener suerte en el amor, también depende de lo que estemos dispuestos a lograr y luchar por lo que realmente deseamos.