Saltar al contenido

Oración a San Cipriano para que perdone todos mis pecados

19 marzo 2020

Para ganar la indulgencia ante las deshonras al mandato divino, es propicio hacer una oración a San Cipriano para que perdone todos mis pecados. Es precisamente lo que se busca a través del Santo, que se dispensen todas y cada una de las ofensas que hemos cometido.

Con esta plegaria, estamos pidiendo perdón por lo pecados cometidos, ante nuestras fallas a los mandamientos de Dios. Por eso es tan importante que la hagamos. La vida de San Cipriano da fe de la conversión de un pecador, porque fue después que conoció a Santa Justina que conoció al Señor, sin apartarse de su camino hasta el día de su muerte.

Entonces, te pregunto: ¿Quién mejor que él para interceder por nosotros?

Oración a San Cipriano para la indulgencia de los pecadores.

Eleva esta oración con Fe, que él te ayudara a cambiar de camino y a buscar el perdón que tú necesitas para estar en paz contigo mismo y con Dios. Te recomiendo buscar el espacio adecuado para rezar, un espacio en el que se respire paz. Donde puedas pronunciar en voz alta la plegaria, para que llegue a los oídos de Dios en tu nombre. La oración dice así:

Oh Santo que conoces sobre la conversión de un hombre,

pues desde tu nacimiento caminaste sobre los pasajes

que no eran los de nuestro Señor Padre,

pero te reivindicaste al conocer el amor,

ese que te enseño que Dios es misericordioso

y que perdona nuestras culpas.

 

Te pido por mí,

porque reconozco que

tristemente soy un pecador.

 

San Cipriano, ayúdame a cambiar mi espíritu

para no volver a pecar, ilumina mi entendimiento

con la misma sabiduría que llego a ti,

para convencerte de que nadie

es más grande que Dios nuestro Señor,

para estar de rodillas frente a él.

 

Requiero intercedas para a través de ti

recibir clemencia como ser humano que ha fallado.

Te ruego me permitas el entendimiento de perdonar

a quienes me fallan porque

en la misma medida yo seré perdonado.

Porque esta prometido que, si oro,

llevo el nombre de Dios, me humillo y oro,

seré perdonado en mi mala conducta,

esta petición que aquí elevo será escuchada,

mis pecados serán perdonados y la tierra se restaurara.

 

También porque no puedo juzgar ni condenar,

para yo no serlo, porque perdonando seré perdonado.

Por eso vengo a ti cargado de arrepentimiento verdadero.

 

De rodillas te imploro que mis fallas sean perdonadas,

que intervengas porque así sea.

Además de rodillas también prometo que no volveré a pecar,

porque seguiré el camino divino del justo. 

 

Te cuento que estas son los pecados

que pido sean perdonados (Decir cuales son)

Gracias por escuchar mi rezo, por sostenerme

y guiarme como hijo de Dios.

 

Amén.

Del perdón de los pecados y la promesa de no pecar

La suplica trae consigo la responsabilidad de la promesa de no volver a pecar, sobre esa base es la indulgencia que tanto clamamos para nosotros. Por eso esta oración a San Cipriano para que perdone todos mis pecados es verdaderamente hermosa.

Es prácticamente el acto personalísimo de conversión. Pues, hemos decido que en nuestra vida se manifieste el gran amor y poder de nuestro Creador. Es por ello que, esta noche al acostarte te recomiendo hacerla, para que Dios acompañe cada paso de tu vida y perdone las fallas que pudiste haber cometido en el día.

Recuerda que, son dos actos que van de la mano el ruego y la promesa, porque la convicción de no volver a faltar parte de ti mismo, de tu ofrenda.