Saltar al contenido

Oración poderosa a San Expedito para mejorar la salud y el bienestar

17 mayo 2020
Oración poderosa a San Expedito para mejorar la salud y el bienestar

En caso de ser azotados por una enfermedad, es recomendable hacer uso de la oración poderosa a San Expedito para mejorar la salud y el bienestar. Te sentirás realmente bien, después de que la pronuncies con mucha Fe, porque hasta los medicamentos ya dejaran de hacerte falta, recibiendo una cura milagrosa y prolongada ante la rogativa urgente que haces.

Recuerda que también, este es un buen momento, para orar por las personas que necesiten sanar del sufrimiento por el que están pasando, ante esta situación mundial que hoy en día acontece. A la que todos nosotros estamos expuestos. Por ello, te invito a que digas esta hermosa letanía.

Oración milagrosa a San Expedito para conseguir salud

En esta oración poderosa a San Expedito para mejorar la salud y el bienestar, pediremos especialmente por la población del mundo entero; porque cada dolor se alivie hasta desaparecer completamente. Esta dice de la siguiente manera:

Estoy ante ti, oh Santo,

para suplicarte tu apremiante auxilio,

ya no soporto este dolor que me agobia.

 

De los dolores y enfermedad,

te suplico me sanes,

apartando de mi todo mal,

ayúdame a que mi salud sea

enteramente restablecida.

 

Lo imploro,

es grande mi angustia, mi desesperanza;

dame las fuerzas que necesito,

para continuar.

Proporcióname la fe

que necesito restaurar.

 

Así como yo, hay personas,

con padecimientos incurables,

en sus zapatos he de ponerme,

reclamándote también

para ellos sanación,

porque si mi hermano sufre,

también lo hago con él.

 

Especialmente he de pedirte mi Patrono,

por la cura

de esta terrible enfermedad.

 

Una enfermedad se encuentra

azotando al mundo,

acabando con la salud de

personas mayores,

y de jóvenes también,

terminando lentamente con sus alientos.

 

Por y para ellos pido,

completa sanación.

 

Concede Señor la bendición,

a cada uno de los órganos del cuerpo.

 

Para que sea tu sangre

la que recorra sus venas,

restaurándose,

porque poderoso eres Dios,

sanador por excelencia.

 

Sea cual fuere el flagelo

que aqueja a cualquier individuo

de este mundo,

te pido por estos, para ellos fortaleza,

mental, corporal y espiritual.

 

Porque muchas veces

las enfermedades del cuerpo,

 hablan de la tristeza que hay en el corazón,

o del desasosiego de la mente.

 

Te agradezco Padre amado,

 porque cada vez que pido tu apoyo,

tu alivio se hace presente en mi cuerpo.

También devela la mejoría

en quien así lo necesita.

 

Ha de mantenerse en el tiempo este milagro,

así te lo estoy requiriendo.

 

Permite que mi corazón siga latiendo,

para que seas tu Padre mío,

quien habite dentro de él,

a través de tus enseñanzas.

 

Consérvame en este camino cristiano,

en el de la creencia,

diseñado para la vida eterna,

para estar junto a ti siempre.

 

Espero que tu luz ilumine,

mis momentos de oscuridad,

Padre si es tu voluntad

que deba partir de este mundo.

 

He de pedirte que

me ayudes a entender

que mi propósito en este mundo se cumplió.

 

Concede a mi amada

familia la resignación para entender,

que obra tu voluntad.

 

En estos momentos me pongo

en tus benditas manos,

acepto tu voluntad amorosa

para conmigo tu hijo,

gracias por siempre acompañarme.

 

Finalmente, San Expedito,

es urgente lo que aquí te pido.

Estoy seguro de que así será tu intercesión.

 

Ante nuestro Padre Celestial

también de que permitirás,

que este sufrimiento

por fin desaparezca.

 

Eres la luz que sirve de faro a mi Fe,

a mi amor a Dios.

 

La voluntad del Padre es la que acepto,

es la que me da resignación

y la que obra su milagro,

es por eso que de rodillas vengo ante ti.

 

Amén.

¿Qué pasa si no hay cura?

Los tiempos de Dios son perfectos, como así de perfecta es su voluntad. Es por ello que, en la oración poderosa a San Expedito para mejorar la salud y el bienestar, clamas no solo por sanidad, sino por el entendimiento, de lo que es la Divina voluntad de nuestro Dios Padre Creador.

Son muchas las personas que, ante este flagelo a la salud en el mundo, se han ido antes de tiempo; por lo que, imploramos mejoría o el hecho de que tengamos resignación si el designio Divino es que se marchen ante Él.