Saltar al contenido

Oración milagrosa a San Pancracio para peticiones urgentes

16 marzo 2020

Cuando algo apremia es importante hacerlo, por ello cualquiera que sea tu clamor, puedes elevar esta oración milagrosa a San Pancracio para peticiones urgentes. Como anécdota, te invito a que recuerdes aquella vez en la que, estabas muy necesitado; seguramente si hubieras pedido con Fe al San Patrono habrías resuelto rápido, en lugar de esperar por resolver.

Este es un venerable que ayuda a las personas que, por ejemplo, caen en penuria o desventura de manera repentina. Situaciones excepcionales en las que debes suplicar su favor y compañía de los Santos o discípulos para culminar esos episodios prontamente.  Es maravilloso como estas soluciones que solo el poder de la oracion puede facilitarte, consigues que tu entorno cambie. Aunque parezca imposible por estar razón existen estas oraciones maravillosas para poder lograr lo que creemos imposible.

Oración a San Pancracio para pedir peticiones urgentes

La siguiente es una oración a San Pancracio para peticiones urgentes; pues todas las peticiones urgidas que tu hagas a cualquier Santo, en lo especial a este, serán escuchadas si las enalteces con la suficiente Fe de que te serán respondidas. Por eso, esta plegaria al Patrono hará que su intercesión sea efectiva y tus ruegos sean respondidos por Dios Padre, de modo expedito.

Te repito, el ruego aplica para cualquier evento sobrevenido; sea porque económicamente precises algo; porque tengas un examen sorpresa que aprobar; tal vez porque se te presento una gran oportunidad, para cambiar tu realidad. La rogativa es la siguiente:

“Oh Santo Patrono de las causas apremiantes,

vengo abatido a solicitar tu auxilio,

pues me ha surgido este imprevisto,

que no he tenido manera ni forma de prever.

Ruego e insto por tu magnifica ayuda.

 

San Pancracio refuerzo de los desesperados como yo,

sabes que este minuto de desgracia me desconcierta,

que no poseo la sapiencia que necesito,

por eso concédeme la luz divina y la guía espiritual,

que como faro me permita salir de esta oscuridad,

y así ver la pronta salida a esta circunstancia.

 

De modo perentorio pido tu omnipotente auxilio,

porque realmente así me urge tenerlo,

es pues esta una petición inaplazable que te muestro. 

Dios Padre Celestial,

por favor escucha la intercesión que a mi favor hace mi Santo,

preciso de tu asistencia, de tu ayuda y fortaleza,

sé que no soy digno de que me oigas,

por eso le imploro, suplico, oro, a mi Santo,

para que a través de él se me conceda el milagro.

 

Ocurro para requerir de tu apoyo presente y futuro,

para que en momentos como este que hoy estoy viviendo,

se me dé el milagro y la benevolencia que suplican mis peticiones.

 

Gracias Señor, porque mi Santo me escucha,

en esta petición urgente que mi rezo le cuenta,

por la pronta solución así te imploro,

desde mi corazón y mi alma,

y que la bendición de nuestro Señor llegue.

Amén.”

 

¿De qué manera son respondidas las suplicas urgentes?

Algunas personas piensan que todo lo tienen en sus manos, bajo su dominio y control. Realmente, eso no es para nada cierto ni real. Hay un dicho que dice: “Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes.” Y esto es tan irrefutable. Son muchas los momentos donde tienes un plan maravilloso, que harás pero todo te sale al contrario. Porque el propósito de Dios es mucho mejor de lo que tu mismo puedes planificar para ti.

Demasiadas veces, pecamos en la soberbia, de no reconocer cuál es su designio y descansar en este. Por eso cuando eleves esta oración milagrosa a San Pancracio para peticiones urgentes, reconoces la voluntad de nuestro Señor por encima de cualquier otra cosa. Por entender que esta prevalece sobre la nuestra, aunque no alcances a entender inmediatamente los motivos. Espera que el tiempo de Dios te dará las respuesta, se paciente aunque eso aveces a merite demasiada sabiduría.

Las glorificaciones son respondidas con la sabiduría que proviene del mismo cielo; a través de la intercesión del Patrono, para que en el entendimiento humano se halle paz al desasosiego que sobreviene de la premura.