Oración de la Sangre de Cristo para derramar bendiciones ¡En abundancia!

pracion sangre de cristo para derramar bendiciones

Oración a la sangre de Cristo para derramar bendiciones. Conocerás de la oración de la sangre de Cristo para derramar bendiciones en abundancia, además, aprenderás cómo acercarte al Señor y elevar peticiones que estén en tu corazón, delante de su presencia, asimismo te deleitarás en las maravillas que el Todopoderoso ha hecho para con toda la humanidad; por medio de su sangre derramada en la cruz.

Sean dadas gracias a Dios Padre, en el nombre de Jesús, porque lo envió a la tierra a anunciar de su evangelio. Como lo declara la santa biblia en El apocalipsis 1:5 diciendo: Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.

Índice

    Oración para derramar bendiciones en abundancia

    Señor, en primer lugar te doy gracias, porque tú eres bueno; además para siempre es tu misericordia, te ruego que por tu sangre derramada que sanes todas las heridas que hay en mi corazón. Ya que me enseña tu palabra, que tu sangre me limpia; y me lava de toda maldad.

    Jehová, Dios mío,

    delante de tu presencia estoy; 

    te doy gracias por tu amor.

     

    Asimismo por tu gracia para conmigo;

    y con toda la humanidad,

    ya que escrito está que has cambiado,

    mi lamento en baile.

     

    Por lo tanto a ti cantaré gloria mía,

    te ruego en el nombre de Jesús

    que me fortalezcas,

    y me limpies con tu sangre;

    de todos mis pecados.

     

    Padre, en el nombre de Jesús te doy gracias,

    gloria y honra; te ruego que me guardes,

    de todo peligro, de todo mal también a mi familia

    sobre todo ayúdanos a creer y confiar en ti.

    en todo tiempo.

     

    Ya que tu sangre derramada por la humanidad,

    no fue en vano sino que nos haz bendecido

    con toda bendición, en los lugares celestiales.

     

    Jehová mi Dios te doy gracias,

    en el nombre de Jesús

    porque en cada amanecer puedo

    ver que eres tan real,

    que aún en nuestras debilidades

    nos haces fuertes.

     

    Gracias por morir en la cruz

    por nuestros pecados,

    te ruego que me ayudes a

    caminar en santidad.

     

    Me colmes de tus beneficios

    y pueda serte agradable;

    obediente y fiel en todo tiempo.

     

    Mientras tanto seguiré adorándote;

    y alabándote, porque eres

    digno por todos los siglos.

     

    Gracias Señor, por hacerme acepto

    delante de tu presencia,

    por esta razón te adoro y te bendigo.

     

    Te ruego que así como me has permitido,

    formar parte de tu cuerpo.

     

    Que es la iglesia también

    ayudes a mis hermanos,

    a mi familia; y a todos los que

    vagan por el mundo sin ti,

    a que te busquen conozcan.

     

    Y entiendan que solo tú eres Dios;

    además vivo y verdadero

    ya que vives y reinas

    por todos los siglos.

    porque estoy convencido de que ni muerte

    Precioso Jesús, cordero

    inmolado, cordero Santo;

    ven y toma tu lugar en mi corazón,

    sana mis heridas ayúdame,

    a caminar en integridad.

     

    Amándote sobre todo;

    y amando a mi prójimo como a mi mismo;

    asimismo ayúdame a despojarme,

     de mi humanidad.

     

    y ayúdame a serte agradable,

    obediente y fiel en todo tiempo.

    Jehová, Dios mío, amado Salvador;

    mi alto Refugio ante tu gloriosa presencia.

     

    Perdona todos mis pecados;

    y líbrame de los que te son ocultos,

    en el nombre de Jesús.

     

    Padre, en el nombre de Jesús te ruego,

    escucha mi oración; reconozco que soy pecador;

    y que además tu santa sangre derramada,

    en la cruz; me limpia de todo pecado.

     

    Amén.

    Bendiciones por la sangre de Cristo

    Hemos aprendido, por consiguiente, que solo la sangre de Cristo; el Hijo de Dios fue derramada en una cruz, para perdón de los pecados a todo aquel que crea en su corazón y confiese con su boca, que Jesucristo es el Señor y el Salvador del mundo, además nos limpia y nos lava de toda inmundicia; también nos hace aceptos delante de la presencia de Dios, ya que es necesario que nos presentemos ante él, pueda oír y responder a nuestras oraciones.

    Con corazón sincero, contrito y humillado; entendiendo que, el Todopoderoso nos ha bendecido con toda bendición, en los lugares celestiales, como lo educa su santa palabra. con corazón sincero, contrito y humillado; entendiendo que el Todopoderoso, nos ha bendecido con toda bendición, en los lugares celestiales, como lo educa su santa palabra.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más