Milagrosa oración de la Sangre de Cristo para mi esposo ¡Bendícelo!

milagrosa oracion sangre de cristo para esposo

La mejor manera de demostrar amor dentro de un matrimonio, es orando por tu pareja. La Biblia es clara cuando dice que la mujer sabia edifica su casa. Esto quiere decir que es una buena esposa que siempre tiene presente a Dios en todo y entrega a su marido a la presencia de Dios, por eso aquí tenemos una milagrosa oración de la sangre de Cristo para que tu esposo sea bendecido.

Las bendiciones de Dios son muchas, y así como Dios bendice cuando una madre ora por su hijo, también lo hace cuando una esposa entendida en el poder de la sangre de Jesús ora por su esposo. Es una forma de protegerlo contra las asechanzas del enemigo

Índice

    Milagrosa oración de la Sangre de Cristo para mi esposo

    Dios bendice a quienes le bendicen. En primer lugar, debemos adorar a Dios, servirle y tener un corazón dispuesto a escuchar su voz. De esta forma Dios podrá oír nuestros ruegos y suplicas y bendecirá a nuestro esposo con agrado:

    Amado Dios,

    tu que tienes el amor más puro

    y sincero por todos nosotros, vengo ante ti,

    como una sierva que desea

    que escuches su clamor.

     

    Señor, vengo a pedirte por mi esposo,

    ese que prometió amarme delante de ti y

    respetarme hasta que la muerte nos separe,

    quiero que lo bendigas en todo.

     

    Declaro la sangre preciosa

    de Jesús sobre mi esposo,

    que lo cubra de la cabeza a los pies.

     

    Que todo lo que haga o emprenda

    sea cubierto por ti Dios,

    desde que se levanta hasta que se acuesta

    tú lo dirijas en su caminar.

     

    Permite que vuelvas a ser su primer amor,

    porque sé que, si te ama a ti,

    también me amará a mí que soy su esposa.

     

    Dios mío, te pido que mi esposo

    sea el mejor hombre,

    padre, trabajador, hijo, marido.

     

    Que cada cosa que haga

    sea de bendición, que sea feliz,

    un hombre sano, que por la sangre de Cristo

    la enfermedad no toque su vida.

     

    Clamo tu protección Dios, que

    mi esposo sea fiel a tu palabra.

     

    Sea lumbrera a sus pies

    durante el camino de la vida,

    que se deje guiar por tus enseñanzas,

    lea la Biblia y atesore en su

    corazón todo lo que has dicho para él.

     

    Que sea cabeza de hogar y

    proteja a nuestra familia

    con la sangre de Cristo.

     

    Señor, conoces mi corazón y

    como esposa deseo lo mejor para mi esposo.

     

    Te pido que lo acompañes

    en cada paso que dé,

    que todo le salga bien, que seas su pastor,

    su ayudador, su fortaleza en el día de malo.

    y hare de ti una nacion grande

    Asimismo, que pueda experimentar

    el amor ágape que eres tú, Dios,

    y que ese amor eros entre

    nosotros dos nunca se acabe.

     

    Todo esto te lo pido en el nombre de Jesús,

    creyendo que tu sangre preciosa

    hace estas cosas posibles.

     

    Creo fielmente que tú, Dios,

    cuidas de los que te aman,

    y que vas a cuidar de mi esposo,

    porque él y yo somos tu iglesia amada.

     

    Que tu sangre lo cubra y cumpla

    su propósito acá en la tierra,

    que siempre sea un instrumento de

    bendición donde quiera que se encuentre y

    sea cada vez más como tú, Jesús.

     

    Sé que mi esposo ha cometido errores

    como todo humano,

    pero tú Dios eres fiel y justo para

    perdonarlo, redimirlo y limpiarlo.

     

    Gracias a que fue comprado a precio de sangre y

    mi esposo te pertenece.

    Espero sea de bendición siempre

    en tu nombre Jesucristo.

     

    Amén.

    Al clamar por tu pareja, descienden bendiciones

    Sin duda, tener a Dios presente en tu matrimonio es la clave de la prosperidad, felicidad, fidelidad y amor entre ambos. Si eres una mujer que está en constante comunión y habitas en la presencia de Dios, entonces Dios escucha tus ruegos y te concede bendiciones, tanto para ti como para tu esposo. Por supuesto, un esposo bendecido implica una familia bendecida.

    Como Dios prospera nadie más lo hace, así que ten confianza en la misericordia de Dios y sigue clamando por tu hogar y por tu esposo. Que la sangre de Cristo pueda traer esa bendición a su vida.

    En la Biblia hay historias de muchas mujeres que han sido guerreras, así que este es el tiempo para que las mujeres se levanten a orar y a clamar por su familia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más