Oración a la Sangre de Cristo para expulsar todos los problemas ¡Efectiva!

oracion sangre de cristo para expulsar problemas

Los problemas forman parte de la vida, es algo que no podemos evitar y que sin importar la etapa en la que nos encontremos debemos enfrentarlos. Son muchos los factores que pueden influir en la forma en la que se enfrentan los problemas. Pero siempre es una bendición tener la fe y la esperanza en Dios para resolverlos. Te ofrecemos la Oración a la Sangre de Cristo para expulsar todos los problemas. ¡Efectiva!

Jesucristo murió por nosotros en la Cruz y la sangre que derramó en este doloroso suceso fue con la intensión de limpiar los pecados del mundo. Sacrificio que demostró el gran amor que Dios nos profesa al entregar a su único hijo a la crucifixión para luego restaurar su imagen en la resurrección.

Índice

    Deja tus problemas en manos de Dios

    Cuando los problemas nos invaden a veces perdemos la visión de cómo encontrarles solución. Lo mejor es mantener la calma y sobre todo la fe en que Dios nos ayudará siempre a cargar nuestra pesada cruz. Así como dio la fortaleza a Jesús para llevar su cruz por nosotros.

    Con calma y paciencia, entrégate en Oración a la Sangre de Cristo para expulsar todos los problemas. ¡Efectiva! mantente fiel a la confianza que Él se ha ganado. Y permite que te colme de tranquilidad para esperar que su poder actúe y expulse los problemas de tu vida.

    Poderosa Sangre de Cristo.

    Oh Señor Jesucristo,

    que por mis pecados moriste en la cruz.

     

    Además soportaste las burlas y las humillaciones

    de soldados que no sabían lo que hacían,

    llevaste una corona de espinas

    que te causaron dolorosas heridas.

     

    Te crucificaron a una cruz con clavos

    y con una lanza en tu corazón se le dio fin a tu vida.

    Pero luego Dios te resucitó y te hizo eterno

    en los corazones de los cristianos

    que ahora son fieles seguidores de tu palabra.

     

    Por eso hoy rendimos honor

    a la Sangre Derramada en la cruz,

    pues su derrame permitió

    limpiar nuestros pecados

    y hacernos puros de espíritu.

     

    En momentos de adversidad

    consigo refugio en la oración,

    y es allí cuando siento que lo mejor

    que puede sucederle al hombre

    es sentir la gracia divina en su vida.

     

    Pues se llena el espíritu

    de cosas maravillosas que engrandecen

    las ganas de vivir en Cristo Jesús.

     

    A veces siento no poder más,

    porque el peso de la cruz sobre mi espalda

    se hace tan pesado que de rodillas ante ti

    imploro piedad y compasión para que aligeres mi carga.

     

     Limpia mi vida, mi alma, mi espíritu

    y mi existir de los problemas que me persiguen.

    Padre Santo, tu que me bendices y me proteges,

    hoy imploro a través de la Sangre de Cristo

    derramada en la cruz del calvario.

    pero dios demuestra su amor

    Para que me redimas y me perdones

    por los actos pecadores que he cometido.

    Recuerda que soy humano

    y que intento ser tan perfecto como tú.

     

    Mi Jesucristo de paz y amor,

    tú como mismo Hijo de Dios,

    libranos de los problemas del mundo,

    con tu manto sagrado protege mi casa,

    mi hogar, mi trabajo, mis bienes, mi existir.

     

    Por favor ilumíname en el camino

    del bien y de la bienaventuranza.

    Asimismo te pido Señor Jesucristo,

    cúbreme con tu sangre,

    aléjame de todos los malos pensamientos

    y los problemas de la vida.

     

     Porque todo lo ves, todo lo puedes

    y con tu infinito amor puedes sacar

    a los que creemos en ti, de la tristeza interior

    que aflige nuestras almas.

     

    Amén

    La Sangre de Cristo se lleva nuestros problemas

    No hay problema que la Sangre de Cristo no pueda resolver, su poder es infinito y eternamente bondadoso. Permite que Dios te ayude a cargar la cruz de tus problemas. A veces perdemos el rumbo de nuestra vida porque los problemas nos ciegan. La oración permite iluminar tu mente y abrirte el entendimiento para conseguir la mejor solución.

    No hay imposibles ante la gracia de Dios, somos sus hijos y siempre va a querer lo mejor para nosotros. De los problemas también se aprende, son lecciones de vida que nos ayudan a crecer como seres humanos. Nos fortalecen en la fe de Cristo y en la confianza de saber que estamos protegidos bajo su misericordia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más