Oración milagrosa a la Sangre de Cristo por la salud ¡Que nunca nos falte!

oracion milagrosa para salud

Mantener un cuerpo libre de enfermedades es uno de los deseos de toda persona. Muchos dedican su vida a mantenerse sanos y libres de dolencias. El deporte, una buena alimentación, el descanso adecuado y el llevar un estilo de vida lejos de vicios. Son algunas de las cosas que nos pueden mantener alejados de enfermedades. La oración y la fe en Dios es el arma espiritual para gozar de salud. Dedica cada día la Oración Milagrosa a la Sangre de Cristo por la Salud. ¡Que nunca nos falte!

🙏 Oración Milagrosa a la Sangre de Cristo por la Salud ¡QUE NUNCA NOS FALTE! 🙇

Cuidar tu cuerpo es una manera de demostrar que nos importamos a nosotros mismos y que de igual forma nos amamos. Pero en oportunidades las enfermedades llegan a nuestra vida por cualquier razón. No permitas que esto te aleje de Dios. Siempre es momento para fortalecer la fe y creer en el poder milagroso de la Sangre de Cristo.

Índice

    Sangre de Cristo protégeme de enfermedades

    La Sangre de Cristo es como una capa protectora que envuelve nuestra humanidad. Si nuestra fe es sincera y somos fieles a las leyes de Dios. La oración nos mantendrá en contacto superior con nuestro ser supremo para recibir sus bendiciones y sus milagros. Dar gracias a Dios también es muestra de amor y de fe.

    Estar en cuerpo, mente y espíritu sanos, es gozar de la misericordia de Dios. Y si nuestra fe y la Oración Milagrosa a la Sangre de Cristo por la Salud. ¡Que nunca nos falte! va dirigida a la su Sangre. Pues a ella démosle las gracias por la salud que nos regala.

    Divina Sangre de Cristo

    Misericordioso Padre Celestial, Señor Mío,

    tuya es mi vida y mi corazón.

     

    Tu hijo Jesús me ha enseñado

    a amarte a ti en primer lugar

    para que todo lo demás llegue por añadidura.

     

    También he aprendido de Jesús

    que el poder de su Sangre derramada en la Cruz,

    me hizo salvo y eterno

    pues me absuelve de mis pecados.

     

    Que su sacrificio fue en mi nombre

    y que el significado de esa sangre derramada

    tiene un inmenso valor espiritual.

     

    Por esta razón le extiendo mi honor

    a la Poderosa Sangre de Cristo,

    pues redimió mis pecados,

    limpió mis faltas y purifico mi alma.

     

    Las gracias que he venido a presentarte

    no tienen espacio en mi corazón,

    porque son tantas las bendiciones

    que no logro enumerarlas.

    porque la ira de dios se revela desde el cielo

    Mi plegaria hoy la dedico

    a esa Sangre que me baña todos los días,

    ni siquiera cuando duermo se aleja de mí,

    porque el baño de la santa Sangre de Cristo

    arropa mi existir todas las noches.

     

    Que no me falte jamás la salud, que mi cuerpo

    siga gozando de vitalidad y fortaleza,

    que mi mente se mantenga intacta

    ante recuerdos y memorizaciones.

     

    Y que jamás se enferme

    ni mi cuerpo ni mi corazón.

    Pues si voy de la mano de Cristo Jesús

    no hay nada que pueda contra mí.

     

    Soy ser humano y me equivoco,

    pero es de sabios reconocer

    y rectificar ante los errores cometidos.

     

    Me arrepiento enormemente

    por las faltas mi Dios y aquí inclinado delante de ti

    imploro piedad y perdón por mis pecados.

     

    Jesús Misericordioso,

     limpia mi vida con tu sangre purificadora,

    desaparece mis pecados

    y hazme digno de tu gracia.

     

    Confío en el poder

    de tu Santa Sangre liberadora de almas.

    Y reconozco que las tentaciones

    me han hecho pecar.

     

    Pero hoy estoy sano,

    y eso es gracias a la protección

    de la Divina Sangre de Cristo que se ha convertido

    en mi escudo, mi cubierta y mi abrigo.

     

     Estoy sano y es gracias

    a la Sangre de Jesús.

    Mantenme siempre sano y fuerte,

    tengo mucho que hablar de ti al mundo.

     

    Amén

    Bendiciones de sanidad

    La Sanidad es gozar de salud y si Dios nos cubre con la Sangre de Cristo no hay enfermedad que pueda tocarnos. No hay maldad que pueda vencernos, no hay problema que no podamos resolver, no hay batalla que no podamos ganar. Bendita la sangre que Jesús derramó, que ahora está entre nosotros como sombrilla bajo el sol.

    Implora en oración que la sanidad no sé aparte de ti, que la enfermedad no te toque ni a ti ni a tu familia. Y pide por el mundo, la sangre de cristo nos protege a todos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más