Efectiva oración de sello y protección con la Sangre de Cristo ¡Ora con fe!

efectiva oracion de sello y proteccion

Jesucristo ha dejado en nuestros corazones la semilla de la fe y del amor que debemos cultivar y hacer florecer. Su misión fue una dura batalla en contra de satanás que intentó de millones de formas perturbar el cometido que Dios le asignó como su preciado hijo. Su mayor muestra de amor fue morir por nosotros clavado en la cruz con una corona de espinas. Implora esta Efectiva oración de sello y protección con la Sangre de Cristo. ¡Ora con fe!

La Sangre de Cristo tiene un significado especial dentro de la fe católica. Pues con su derramamiento permitió al mundo purificar todos sus pecados como sacrificio ante Dios para el perdón. El inmenso dolor y la humillación que Jesucristo vivió antes de su muerte fue la prueba más ferviente del amor que por nosotros sintió.

Índice

    Sello y protección a través de la Sangre de Cristo

    Con la oración que te presentamos, podrás pedir a Jesucristo y al poder de su Santa Sangre que selle todo mal contra ti. Que te proteja de los ataques del enemigo y que te libere de los pecados y te haga un siervo de Dios.

    Recita la siguiente Efectiva oración de sello y protección con la Sangre de Cristo. ¡Ora con fe! Que sea sincera desde tu corazón, muestra de la confianza que tienes a Dios y a Cristo. Como seres universales reyes del cielo y de la tierra. Somos todos hijos de Dios, su amor no tiene comparación y su poder milagroso nos arropa cuando aclamamos a él.

    Bendita Sangre de Cristo

    Oh mi Divino Jesucristo,

    hijo de Dios Todopoderoso,

    rey de reyes y príncipe de los cielos.

     

    Por nosotros moriste en la cruz

    para demostrarnos que el único sacrificio

    que necesitábamos para ser libres

    fue derramar tu sangre.

     

    Tu valiente espíritu de lucha

    te hizo un guerrero de Dios,

    porque soportaste grande burlas y humillaciones

    al llamarte Rey de los judíos,

    y con fuertes latigazos llevaste el peso

    de la misma cruz donde serías crucificado.

     

    Igualmente derramaste sangre

    purificadora de pecados

    y nos hiciste libres y salvos.

     

    Hoy quiero ser digno de tu amor, de tu protección,

    que a donde quiera que vaya tu manto

    pueda cubrirme y convertirse en mi coraza de hierro

    que no permite que nada me toque ni pueda perturbarme.

     

    Por favor aleja todo peligro de mí,

    que Satanás y sus enviados no encuentren mi vida,

    porque tú me fortaleces en amor, en esperanza,

    en fe, en lucha, en entrega y en defensa de un espíritu

    que se baña de tu gracia divina.

     

    Por eso con esta oración imploro

    y bajo tu Sangre Poderosa de Cristo,

    sello y cancelo toda maldad que puede acercarse,

    todo odio que quiera tocarme, toda envidia, todo rencor,

    además todo celo, todo acto impuro que desee perturbarme

    y llevarme a los terrenos del infierno.

    entonces pedro habriendo la boca dijo

    También cancelo toda magia, todo hechizo,

    todo deseo, toda perversión, todo pensamiento y deseo

    que venga del enemigo,

    cuya finalidad es verme derrotado

    y rendido ante el mundo.

     

    Tu amor es mi fortaleza y mi razón de vivir,

    soy Hijo de Dios y con piedad y socorro

    suplico que tu bondadoso existir

    jamás me deje solo.

     

    Y es que en oportunidades siento temor, miedo,

    angustia, duda, pena y derrota,

    pero mi fuerza me la das tú

    cuando en oración siento que estas junto a mí,

    cuando el poder de la Sangre de Cristo

    recorre mi cuerpo en señal de tu presencia.

     

    Finalmente sello todo lo malo,

    cancelo todo lo perturbador y bajo tu Sangre

    me arrodillo para que cubras mi vida

    de tu maravillosa protección.

    Divino Cristo, poderosa Sangre.

    Te amo y confío en Ti.

     

    Amén

    La Sangre de Cristo cubre tu vida si le pides con devoción

    La oración es una fuente de poder y de conexión con nuestro divino creador, es una herramienta que acerca nuestros deseos y pensamientos a oídos del Señor. Cuantos milagros se han podido dar cuando en profunda fe se piden hasta cosas que vemos imposibles, para Dios nada es imposible.

    Cristo derramó su valiosa sangre como muestra de su amor. Esa misma sangre que recorrió su cuerpo causado por maltratos y agresiones. Hoy viene a nosotros en forma de manto, de abrigo y de coraza protectora. Entrega tu fe a la Divina y Poderosa Sangre de Cristo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más