Saltar al contenido

Oración poderosa a la Virgen María para niños ¡Cúbrelos con tu manto!

4 julio 2020
Oración poderosa a la Virgen María para niños ¡Cúbrelos con tu manto!

La Virgen María es la madre de Jesús, mujer que aun sin estar casada con José, quedó encinta por obra y gracia del Espíritu Santo. Esa fue la voluntad de Dios quien envío a su hijo al mundo y dejó su crianza y educación en manos de la Virgen María y de San José. Como toda madre amorosa y preocupada por sus hijos, María fue la mejor madre de todas. Te ofrecemos esta Oración Poderosa a la Virgen María para niños. ¡Cúbrelos con tu manto!

La infancia de Jesús estuvo bajo la supervisión de su madre María. Quien sin lugar a dudas le dio las mejores atenciones y la mayor protección. La Virgen María siempre derramó amor, ternura e infinita bondad a todos los niños de su pueblo y sin importar nada. Ayudaba a quien necesitara de ella.

Virgen María, protege a los niños con su Santo Manto

Que maravillosa fuerza de protección tiene la Virgen María. Que con su manto celestial arropa nuestras vidas para mantenernos libres de todo mal y peligro que pueda dañarnos. Su grandeza de alma y de espíritu, la hacen magnífica intercesora ante Dios para llevar nuestras peticiones y agradecimientos ante Él.

Permite que la misericordia de la virgen, te ayude en la protección y el cuidado de los niños de tu casa, de tu vecindario, de las escuelas y del mundo en general. Eleva esta Oración Poderosa a la Virgen María para niños. ¡Cúbrelos con tu manto!

Santísima Virgen María

¡Oh Virgen María sin pecado original!

Madre amable de mi vida,

 bondadosa de mi corazón,

madre de Jesús y madre de todos.

 

Digna mujer de valentía y admiración

pues la responsabilidad de proteger al Rey de Reyes

no era nada fácil ante los ataques del demonio.

 

Tu corazón sufrió en carne viva

el dolor de ver a Jesús, azotado, burlado, humillado,

 además lo viste morir en su último respiro

y ese cuerpo sin vida del hijo de Dios,

reposó luego en tus acogedores brazos.

 ¡Que fortaleza Madre mía!

 

Por eso te admiro tanto y confío en tu poder,

por eso se que tus manos protegen

a quien busca refugio en ellas.

Hoy imploro ante ti Bella Princesa,

para que tu santo manto resguarde

la vida de los niños del mundo.

 

Asimismo pido ante ti Reina de los Cielos,

para que los niños nazcan

sanos y fuertes en su debido momento.

Que nada impida que el desarrollo

en el vientre de su madre se dé con toda normalidad.

 

Por ello, pido ante ti Poderosa Reina,

para que los niños puedan gozar

de un hogar placentero

y cómodo en unión de sus padres.

 

Además que las enseñanzas de Dios

inicien sus pasos en el camino

hacia el cristianismo

y la fe en nuestro Padre Celestial.

 

También pido ante ti Majestuosa Virgen,

para que los niños crezcan

en un ambiente de paz y tranquilidad,

que puedan sonreír y jugar sanamente

sin peligro que pueda acechar sus vidas.

Pido ante ti Santísima Mujer,

para que los niños puedan

acceder a la educación y formación

para hacerse hombres buenos

y productivos al mundo.

 

Además para que puedan aprender

de las enseñanzas de la Biblia

y ser obedientes

a los mandatos de Dios.

 

Igualmente pido ante ti Honorable Dama,

para que alejes a los niños del mundo de la droga,

los vicios, los juegos de azar, el robo, la violencia

y la perdición que hoy consume el planeta.

 

Finalmente, bendita eres entre todas

las mujeres mi Virgen María,

y sé que nunca nos abandonas ni desamparas,

menos aún al futuro de la tierra que se encuentra

en manos de todos los niños del mundo.

 

Amén

La Virgen María es madre de todos

No hay dicha más grande que saber que la Virgen María es nuestra madre protectora y cuidadora. Que desde donde ella está al lado de Dios y de Jesucristo esta vigilante de nuestros pasos. Siempre atenta para escuchar a nuestro llamado, a nuestras plegarias y nuestras oraciones.

Como toda madre amorosa y tierna nos mira con sus dulces ojos y nos enseña el camino del bien. Nos abre sus brazos para que nunca sintamos que estamos solos, sino que ella está dispuesta a recibirnos en su seno protector. Por último, la Virgen María es una excelente intercesora ante Dios, maravillosa mensajera de nuestros anhelos.