Saltar al contenido

Oración a la Virgen María para protección y consuelo ¡Bendiceme!

4 julio 2020
Oración a la Virgen María para protección y consuelo ¡Bendiceme!

Es difícil sobrellevar muchas situaciones en la vida, momentos de dificultad y adversidad, circunstancias de peligro tanto física como espiritual. Escenarios donde no conseguimos la solución o la salida a los problemas que nos aquejan. La mejor forma de conseguir refugio ante todos estos escenarios es sumergirnos en la oración. Recita la oración a la Virgen María para protección y consuelo.

Es la Virgen María, la madre de Dios, quien puede brindarnos una efectiva protección y el más tierno consuelo a todas nuestras penas. La Virgen está sentada junto al mismo Dios. Es una honorable mujer que se ha ganado la admiración de Dios y por eso nos puede ayudar a que nuestro Padre Celestial. Nos conceda lo que necesitamos.

Oración para la protección y el consuelo

Dedicar nuestras oraciones a la Virgen María y entregar toda nuestra devoción a ella es la mejor forma de hacerle saber que creemos en ella. Que adoramos su existir y que su presencia en nuestras vidas es una luz latente que nos ilumina el camino.

La Virgen María siempre atiende al llamado de los cristianos. Su corazón se conmueve ante nuestras penas y nos muestra lo noble y misericordioso que es su poder. Si tu deseo es invocar a su autoridad divina puedes dedicarle la siguiente Oración a la Virgen María para protección y consuelo.

Honorable Virgen María.

Oh Madre Santa, pura y casta,

 tu que trajiste al mundo al hijo de Dios, a 

Jesús de Nazaret, el Rey de Reyes y Señor 

nuestro.

 

Bendita tu gracia divina que

por obra y gracia del Espíritu Santo

te hiciste madre de Jesús.

 

Tu misericordia ante el mundo no tiene 

límites, por ello hoy recurro ante tu poder 

celestial para que intercedas ante Dios y 

concedas protección y consuelo a mi cuerpo y 

a mi alma.

 

Tú que reinas en los cielos,

trae a la tierra la magia de tu adoración,

porque eres la virgen del mundo y por ello tu 

bondad alcanza para calmar las penas de 

todos los corazones.

 

Por favor hoy clamo a tu misericordia

para que cubras mi vida con tu manto 

sagrado.

 

Además protege mi existir de todo aquello

que quiera hacerme mal, de todo peligro 

terrenal, de los ataques del enemigo y de la 

perversión maligna que está consumiendo al 

mundo.

También protege las almas de aquellos que 

están vulnerables a alejarse de la voluntad de 

Dios.

 

Igualmente consuela mis penas, mis pesares, 

mis dolencias, mis malestares, arrópame con 

tus brazos y abriga mi corazón para que 

ningún frío endurezca mis sentimientos

porque persiguen ser parecidos a los que tu 

profesas para mí.

 

Soy humano e imperfecto, a veces caigo en 

las tentaciones y me convierto en pecador,

por eso intento constantemente mantenerme 

en oración apegada a tu misericordia.

 

Para que fortalezcas las enseñanzas

que has sembrado en mí y me conviertan en 

un ser duro ante los ataques de Satanás.

 

Porque te amo tanto mi santa madre,

clamo a ti siempre, para demostrarte mi 

amor, mi lealtad y mi fidelidad, quiero ser 

obediente a los mandatos de Dios y 

demostrar ante el mundo que la grandeza de 

Dios es infinita y su poder milagroso.

 

Por favor Santa Madre de Dios, que tu 

divinidad arrope a todos los seres que 

habitamos el mundo.

 

Finalmente que tus bondades toquen todos los 

corazones del mundo, y que tu Santo Manto 

proteja las mentes del mundo, para que tu 

poder milagroso bañe a todos los hombres y 

las mujeres del mundo.

 

Amén.

Los milagros llegan a tu vida cuando aclamas en oración a la Virgen María

La Santísima Virgen María ha dejado a través de los tiempos millones de corazones sanados por milagros de su poder. Dios la tiene como un preciado tesoro allá en los cielos y eso la hace una perfecta intercesora ante las peticiones que aclamamos a ella.

La oración constante y sincera. Verdadera desde tu corazón nos permite conectarnos en armonía con la divinidad que rodea a la Virgen María. También su santidad la ha convertido en una milagrosa santa que alberga a miles de seguidores y devotos que profesan su fe y devoción.

Permite que la Virgen aplaque las tormentas que te rodean, que ayude con sus fortalezas a soportar el peso que debemos cargar a cuestas. Profesar tu fe y conviértete en un buen hombre hijo de Dios.