Oraciones de buenos días para niños ¡Ora por un nuevo día!

Oraciones de buenos dias para niños

Hoy en esta oportunidad te queremos hacer un artículo dedicado a los niños, con el objetivo de que oremos por ellos, a fin, de darle gracias a Dios, por haberle permitido otorgarle otro día más de vida, así que si quieres conocer este rezo te invito a seguir leyendo.

Índice()
  1. Oración de la mañana para niños
  2. ¿Cómo fomentar la oración en los niños?

Oración de la mañana para niños

Cuando los infantes empiezan a tener conciencia, hay que enseñarles el poder de adoración, pues mediante de esta pueden recibir las dichas de Dios. Es por esto, que te vamos a dejar estas hermosas oraciones de buenos días para los niños, a fin de que ellos pidan por la bendición de Cristo.

Gloria al Padre, al Hijo y al espíritu santo.

Amado Dios, en este momento de soledad contigo,

quiero darte las gracias por haberme permitido

despertar y tener a mis padres a mi lado, pues

ellos son mi más grande tesoro. 

 

Te quiero pedir que, por favor, bendigas cada uno

de los alimentos que hoy se consumen en mi

hogar, pues sé que con mucho esfuerzo, mis padres

trabajan con el objetivo de que yo pueda crecer

feliz y en armonía. 

 

Ya que, mi gran deseo es que mi familia

siga así de unida por siempre, mi Señor. Así

que, gracias, querido Jehová, por el nuevo amanecer. 

 

 Amén. 

 

Mi amado Cristo, en este instante de adoración,

quiero que tu nombre se mantenga dentro de mi

boquita y me permitas decir siempre la verdad. Ante todo,

porque sabes que la mentira tiene las patas cortas. 

 

Por lo que, en algún momento, se descubrirá, y

quedaré mal ante mi familia. De igual forma,

te pido que estés en mis oídos con el fin de

que me permitas escuchar solo palabras buenas

que tienen las personas para mí. 

 

Y si alguna vez la gente llega a contarme

cosas malas, por favor, haz que no las pueda

percibir con el fin de no atormenten nunca.

 

Por otra parte, también deseo que estés dentro de

mis ojos, con el fin de poder observar aquellas

obras que Tú has hecho. Señor, que mis manos

sean instrumento para ti y así me ayuden a

crear cosas buenas, Cristo.

 

Gracias, por escuchar

mis súplicas, te adoro, Jesús. 

 

Amén.

quiero que tu nombre se mantenga dentro de mi boquita y me permitas decir siempre la verdad

Padre celestial, Tú que estás en los cielos, sabes

los problemas que tiene esta pequeñita alma. Pues cada

que miro arriba, sonrío, porque sé que todas las

mañana, al abrir los ojos, Tú estarás a mi lado

dándome los buenos días.

 

Así mismo, proveerme de los alimentos que consumo en

cada despertar. Sin embargo, querido Dios, también te quiero

pedir por esos niños que no tienen el privilegio de tener

una camita y conseguir un alimento diario como el mío. 

 

Pues, sé que son pobres y no pueden obtener

estos privilegios, te pido que, por favor, compadécete de

estas familias, con el objetivo de que les ayudes

a conseguir el pan de cada día y nunca

se acuesten sin comer.

 

Ya que, para mí sería muy triste verlos llorar porque

no tienen que comer. La oración te la hago

en el nombre de Jesús.

 

 Amén. 

 

Jesús, en esta mañana me dirijo a ti, pues

estoy feliz porque pude amanecer con vida y salud

y así mismo poder contemplar el canto de las

aves que me encantan demasiado.

 

Ya que al despertar ella me reciben con su cántico

hermoso, el cual me llena de mucho orgullo.

que Tú, Padre mío, eres el que está detrás

de ese pajarito diciéndome los buenos días. 

 

No obstante, mi amadísimo Jesús, te pido que,

por favor, ilumines mi mente para yo ser el

mejor niño del mundo, a su vez, poder tener

mis calificaciones altas.

 

Con el objetivo de qué mis padres se sientan

orgullosos de mis logros e inteligencia, edificados por ti.

Mi amado Señor, estas súplicas te las hago en el

nombre del todopoderoso, Dios.

 

Amén. 

¿Cómo fomentar la oración en los niños?

Para enseñar a los pequeños el poder de elevar sus propias plegarias, debemos comenzar por nosotros, es decir, si estos ven que sus padres oran, ellos también lo harán. Sin embargo, hay que mostrarles, la forma correcta de hablar con Dios, para que este se vuelva un amigo del infante.

Subir