Saltar al contenido

3 Hermosas oraciones para que los niños aprendan a dar gracias correctamente

23 septiembre 2020
3 Hermosas oraciones para que los niños aprendan a dar gracias correctamente

Veamos ahora 3 hermosas oraciones para que los niños aprendan a dar gracias correctamente. Hay que educar a los niños desde muy pequeños para que sean agradecidos con las personas que les brindan cuidados. O con cualquiera que le dispense un favor.

Más aún deben agradecer al Creador y aprender que a Dios le debemos todo cuanto somos y todo cuanto tenemos en esta vida. Es muy bonito cuando un niño se dirige a Dios en una oración. O a la Virgen María para darle las gracias por todo lo que día a día se recibe de la Divina Providencia.

3 Hermosas oraciones a los niños para que aprendan a dar gracias a Dios

Claro, la buena costumbre de dar gracias hay que inculcárselas desde muy temprana edad para que se habitúen. A dar gracias con Dios y con la Virgen. Mediante estas 3 hermosas oraciones para que los niños aprendan a dar gracias correctamente.

Amoroso Padre Celestial,

Hoy en este día y en este

preciso momento, me dirijo a ti

para darte las gracias.

 

Porque siempre me haz

servido de amparo y haz sido

mi guardador en todo momento.

 

Padre amoroso y dulce

guardián de los niños,

quiero agradecerte todos

tus cuidados que hasta ahora

siempre me haz dispensado.

 

Yo sé que algunas veces

me porto mal, pero por favor

perdóname y gracias por ser

tan bueno conmigo.

 

Padre Celestial, yo soy

un niño indefenso y si no fuera

por tu valiosa ayuda estaría

sumamente perdido en este

conflictivo mundo.

 

Donde solo las personas

con mucho criterio pueden

sortear todas la terribles amenazas

que nos asechan en todas partes.

 

Espero mi amoroso Padre,

que tú me tomes como un hijo más

de tu larga lista de siervos

y que no me abandones

en brazos del enemigo.

 

Antes bien protégeme

en todo momento y no me

desampares, guía mis pasos

hacia la vida eterna.

 

Y no permitas que me desvíe

en ningún momento duro de mi vida.

 

Amén

 

Oh Virgen Santísima,

te doy gracias porque

me haz hecho un niño creyente

en ti y en Dios.

 

Porque hasta el día de hoy

gozo de salud plena y cuento

con unos padres terrenales.

 

Que se encargan de mi crianza

y velan en todo momento

por todas mis necesidades.

 

Virgencita te ruego

que cuides también de mis

papacitos y que no permitas

que ellos dejen de venerarte

en ningún momento.

 

Oh Virgencita, gracias

por todas las necesidades

que tú nos cubres.

 

Porque en mi casa

se te reconoce como a la Madre

de Dios y porque mis padres

me enseñaron a respetarte

y a ser agradecido contigo.

 

Bendíceme madre del cielo

y no olvides que solo quiero

ser tu hijo ahora y siempre.

 

Amén

Ángel de mi Guarda,

dulce compañero de todos

los niños del mundo.

 

Gracias por estar siempre

a mi lado y por guiar mis pasos

hacia los senderos que conducen

a la vida eterna.

 

Tú fuiste elegido por Dios

para que te hicieras cargo de mí

y para que me llevaras siempre

de la mano por los buenos caminos.

 

Y para que no permitas

que me desvíe en ningún momento

de las obras del Señor.

 

Oh Ángel bendito,

gracias por cuidarme,

gracias por estar pendiente de mí

en todo momento y gracias por ser

mi mejor amigo y defensor.

 

También te doy las gracias

por velar por mi salud,

por mi sueño y por mi

integridad física.

 

Te envío en este momento

y en esta hora unas palabras lindas

para que susurren en tus oídos

y decirte que te amo tanto

como tú a mí.

 

Y que estoy muy contento

de todas tus alabanzas a Dios

y de que le hagas llegar las mías.

 

Amén.

A los niños hay que enseñarles a ser agradecidos con Dios desde muy temprana edad

Las cosas que se inculcan desde muy temprana edad son las que perduran para toda la vida. Es por esta razón que se les debe enseñar a orar para dar gracias por todos los cuidados y bendiciones que se reciben del cielo. Y a pedirle a Dios perdón por las ofensas que a diario cometemos contra Él y contra nuestros semejantes.

Si criamos a nuestros hijos apegados a las buenas costumbres. Podremos disfrutar el día de mañana de contar con hombres y mujeres de bien y nos evitaremos muchos sufrimientos y decepciones.