Saltar al contenido

10 oraciones hermosas a la Virgen María ¡Las más oradas!

12 julio 2020
10 oraciones hermosas a la Virgen María ¡Las más oradas!

Una de las ventajas de la oración es conseguir alguna petición en particular, algún milagro o agradecer por tantas bendiciones. Asimismo, podemos conseguir refugiar nuestras penas y compartir nuestras emociones. Porque es la forma de comunicarnos con Dios, la Virgen y todos sus santos. Por eso conoce las 10 oraciones más hermosas a la Virgen María.

Además dedicarle palabras hermosas a nuestra siempre Virgen María. Enaltecerá su nombre y recibirá nuestra devoción y nuestra fe. Al saberse amada y adorada de una forma muy excepcional a través de la oración.

10 oraciones a la Virgen María

Como poemas cargados de amor son las 10 oraciones más hermosas a la Virgen María. Además es cuestión de permitir que el amor fluya a través de las palabras y se conviertan en oración.

Dulce Virgen María. Bendita eres mi Virgen 

María, la flor más bella del jardín de los cielos.

También eres la rosa más pura sin ningún tipo 

de espinas, la brisa tibia que mueve las hojas 

de los frutales árboles que alimentan mi fe.

Igualmente cúbreme, protégeme, guíame

y jamás me dejes solo. 

Amén.

 

Purísima Virgen María. Que tu pureza sin 

igual me convierta en tu reflejo y que tu bondad 

infinita me haga calmar el hambre del 

desamparado.

 

Por favor haz que tu gracia divina

me colme de bendiciones,

y además que tu amor sin medida me haga 

digno de alcanzar la gracia de Dios

y la vida eterna.

 Amén

 

Poderosa Reina de los Cielos. Oh poderosa 

Reina, por favor que tu fuerza voluntariosa socorra mi 

alma y libres batallas en nombre de Dios.

 

Para que luches incansables guerras de 

espíritu y fe, y además para que tu poder guerrero 

disuelva toda maldad que quiera perturbar mi  existir.

 Amén

 

Protectora Santa, Virgen María Santísima 

Virgen María, protege con tu santo manto mi 

completa humanidad.

 

Y que ninguna enfermedad me toque,

igualmente que ningún dolor me invada,

que ninguna pena me hiera.

 

Además que ninguna lanza me toque

y que todo mal 

del cuerpo y la mente se cancele ante mí.

 Amén

 

Milagrosa Santa Madre. Virgen Milagrosa,

 por favor concédeme la dicha de gozar de tus 

bendiciones.

 

Asimismo que el milagro que hoy imploro 

ante ti, llegue a Dios para que se convierta en 

realidad y bendiga mi vida.

Milagrosa Santa has que Dios derrame sobre 

ti el poder del Milagro y tú lo lleves a mi vida.

 

Amén

Madre Santa. Oh Virgen María. No hay 

belleza  que se compare, pues más 

que tus ojos lindos y tu suave risa, es tu 

corazón y tu alma quienes te hacen de 

belleza sin igual.

 

Por favor bendice mi vida,

ilumina mi andar, perdona mis pecados

y también hazme digno de gozar las 

bienaventuranzas de Dios.

 

Amén

 

Bendita Virgen María Honorable mujer, santa 

de mi devoción, perdóname, absuélveme, 

libérame, y también protégeme.

 

Asimismo bendíceme y ámame

por sobre todas las 

cosas, como yo te amo a ti.

 Amén

 

Grandiosa Virgen. Mi Virgen María,

agradecida esta mi vida y me inclino ante ti,

gracias por las bendiciones que me invaden 

cada día.

 

Por mi vida, mi trabajo, mi hogar, mi salud,

además por mi entendimiento y mi andar en cada día.

 Amén

 

Mi Virgen María. Magnífica Virgen María,

que tu manto sagrado proteja mi vida

para que me defiendas de los ataques del 

maligno.

 

Y para que alejes toda magia y encanto que 

quiera dañarme y también para que me hagas libre y 

eterno.

 Amén. 

 

Santa Madre de Dios. La mujer más bella y 

admirada de toda la eternidad, el ejemplo 

verdadero de honorable mujer, que tu dulce 

sonrisa alegue mi existir.

 

Que despierte cada mañana feliz y que al final 

del día refugie mi cansancio en ti para 

alcanzar la felicidad a tu lado.

 

Amén.

Hermosas palabras a la Virgen María

Pedir en oración es una necesidad del alma de todo ser creyente que profesa la fe cristiana. Qué bonito es saber que alguien escucha cuando le hablamos, que nos presta la debida atención y nos responde cuando pedimos ante ellos.

Estas oraciones son ejemplo de dar agradecimiento y pedir algún milagro o simplemente protección. Solo permite que esa espiritualidad recaiga sobre ti en profunda oración, es solo permitir que la gracia de Dios invada tu cuerpo de paz y tranquilidad.