Saltar al contenido

3 Oraciones para bendecir los alimentos de los niños ¡Acción de Gracias!

23 septiembre 2020
3 Oraciones para bendecir los alimentos de los niños ¡Acción de Gracias!

Los adultos tienen como responsabilidad la educación y formación de los niños, por ello no solo deben enfocarse en la parte académica y social. Si no también en la espiritual. Por tal razón es deber inculcar el amor, el respeto y la obediencia a Dios, así como también agradecer y bendecir. Te ofrecemos estas 3 oraciones para bendecir los alimentos de los niños ¡Acción de Gracias!

Orar a Dios por tener alimentos que consumir todos los días es muestra de agradecimiento. Es una bendición poder comer cuando en el mundo hay muchas personas que están muriendo de hambre sabiendo que entre ellos algunos son niños.

3 Oraciones para que los niños bendigan los alimentos

Existen niños que no les gusta mucho comer, por ello como adultos debemos enseñarles a valorar los alimentos, a respetaros y a bendecirlos ante Dios. Utiliza estas 3 oraciones para bendecir los alimentos de los niños ¡Acción de Gracias!

Bendice mis alimentos

Oh Mi Querido Dios, ante todo

quiero decirte que agradezco

lo mucho que haces por mí.

 

Desde que me despierto

cada mañana hasta que

me acuesto a dormir.

 

Gracias a ti Dios Mío,

por darle a mis padres

y a mis abuelos la dicha

de estar sanos y fuertes.

 

Para así poder cuidar de mi vida

 porque estoy pequeño aún.

 

Gracias por los alimentos

que día a día pones en mi mesa,

mi desayuno, almuerzo

y además la cena.

 

También por las ricas meriendas

que me dejas disfrutar.

Bendice todos los alimentos

que consumo, que me alimenten

y me hacen grande y fuerte.

 

Para poder aprender

mucho y ser muy inteligente.

 

Además para que no me hagan

daño ni me causen dolor en la pancita,

Que sean sanos y deliciosos y

pueda comerlos todos.

 

Por favor bendice

las manos que los han elaborado.

 

Amén.

 

Por favor no más hambre

mi Diosito Lindo, permite que

en el mundo no haya nadie

padeciendo de hambre.

 

Igualmente que todos los

hombres, mujeres y niños

siempre tengan alimento que comer.

 

También que exista en cada

hogar una mesa llena de

amor a Dios y de rica comida.

 

Para que compartan

en familia como la última cena

de Jesús y que seas tú, un invitado

más a ese rico banquete.

 

Permite por favor que en mi

hogar nunca falte el alimento

de todos los días, es decir,

las tres comidas más la merienda

que me hace crecer fuerte.

 

Asimismo que mi familia

comparta unida bajo tu bendición

cada uno de los alimentos

que tú nos provees.

 

Que alcance para todos

y hasta para cualquier

visita que pueda llegar.

 

No permitas que las personas

mueran de hambre ni de frío,

ni desamparadas en la calle.

 

Bríndales la oportunidad

de que tengan una casa

donde comer y dormir, así

como me la haz dado a mí.

Multiplica los panes Señor.

 

Amén.

Benditas las manos que alimentan

Dios mío Adorado, gracias infinitas

por el pan de cada día y por permitir

que en mi mesa siempre haya

comida y en mi casa amor de ti.

 

Por favor bendice las manos

que permiten que ese alimento

llegue hasta mi boca, a los que

siembran la cosecha.

 

También a los que toman

las frutas y verduras, los que

las trasladan, las envasan

y también a los que las clasifican.

 

Y a todos los que hacen

posible que llegue hasta

la cocina de mi casa

donde son preparados.

 

Bendice Señor a quienes dan

alimento a mi vida, a mis padres

que luchan por conseguir cada uno

de los rubros que consumo.

 

Además a los cocineros de

comedores y restaurantes, a los

que en asilos y hospitales

preparan el alimento

para ancianos y enfermos.

 

Bendice a todos los que

alimentan al mundo.

 

Amén.

Alimento para el cuerpo y para el alma

Los niños deben aprender a valorar cada una de las ofrendas que Dios nos da, entre ellas el alimento que podemos degustar cada día. Y la salud que nos regala para poder ver, oler, saborear y llevar hasta la boca los ricos alimentos que sustentan nuestro cuerpo.

Estas oraciones son solo unos ejemplos de cómo podemos enseñarles a los niños a orar. Para bendecir los alimentos y todo lo que implica poder recibirlos cada día en sus hogares. El alimento del cuerpo es la comida y la oración a Dios es el alimento del alma, que no falte jamás ninguno en tu hogar.