Saltar al contenido

3 Oraciones para niños en el día de bautizados ¡Muy especiales!

23 septiembre 2020
3 Oraciones para niños en el día de bautizados ¡Muy especiales!

El bautismo es uno de los sacramentos de Dios, cuya finalidad es librar a los niños del pecado con el que cargan desde el momento de nacer. A través del bautismo se nace a la vida espiritual. Por medio del agua, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo aceptamos espiritualmente como creyentes la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Conoce 3 oraciones para niños en el día de bautizados ¡Muy Especiales!

La fe cristiana nos enseña que el santo bautismo es el fundamento en el camino de Dios. Es la puerta a la vida espiritual que abre el acceso a los demás sacramentos y nos renace como hijos de Dios.

3 Oraciones para celebrar el bautizados de los niños

Celebremos con alegría la iniciación en el camino de Dios de los niños. Compartamos este momento dando gracias a Dios por tan maravilloso acto. Y elevemos estas 3 oraciones para niños en el día de bautizados ¡Muy Especiales! como muestra de regocijo ante nuestro Señor.

En tus manos Señor

Oh Mi Padre Eterno, hoy venimos todos

reunidos ante ti con alegría

y mucho amor, para entregar

en tus manos este bello ser.

 

Colocamos a tus pies,

este indefenso cuerpo

que es tu hijo Señor.

 

Por favor recibe a este

pequeño niño en tu seno

acobíjalo con tu manto.

 

También purifícalo con tu amor

y además líbralo de todo

pecado que traiga consigo.

 

Congregados en tu casa Señor,

todos juntos como hermanos,

venimos humildemente ante ti,

a presentarte a esta criatura

y dejar que tu baño poderoso

recaiga sobre ella.

 

Finalmente alegres en esta

fiesta de Dios, lo entregamos a ti Señor.

 

Amén.

 

Bautizado en tu Nombre Jesús

Señor Mío, Padre Mío,

hoy estamos todos aquí

reunidos, con alegría y gozo

en tu casa Señor.

 

Con la más firme intención

de presentarte a este niño

que ha nacido del fruto

de nuestro vientre y que

hemos decidido camine junto a ti.

 

Recibe a esta pequeña e inocente

criatura que lleva consigo

el pecado del mundo.

 

Para que con tu agua bendita,

purifique y absuelva sus pecados,

en el nombre del Padre, del Hijo y

del Espíritu Santo.

 

Por favor entrégale en el bautizo

el baño espiritual de tu gloria Señor.

 Además bendícelo y hazlo tu hijo.

 

Amén.

Recibe a este nuevo ser

Mi Padre Dios Todopoderoso,

y bendito sea tu Santo

nombre Señor.

 

Por el que hoy reunidos

en tu casa aclamamos con amor.

 

Recibe en el Sacramento del

Bautismo a este pequeño ser,

para que inicie su vida en el plano

espiritual que la enseñanza

que nos profesas.

 

Como seres de fe, de amor cristiano,

también de alegría en el Evangelio,

de esperanza y además

confianza en ti Dios.

 

Por favor convierte a este niño

en un siervo de tu rebaño.

En tu nombre nos congregamos

aquí, para que derrames

a través de tu agua bendita.

 

Las bendiciones de purificación

y también de bondad que

este niño necesita

para iniciarse en la conversión

de un fiel y verdadero cristiano.

 

Permite que descubra

el sentido de pertenencia

de la vida que le has otorgado.

 

Y que comprenda que el gozo

de vivirla es apegado a ti

y obediente a tus leyes.

 

Asimismo que conozca la libertad,

pero que reconozca los límites

entre el bien y el mal.

 

Señor mi Dios, en tus manos

encomiendo esta vida que aún

empieza a caminar en el mundo.

 

Por favor recíbela con amor

y con la bendición de purificar

su corazón para que sea un

hombre de buena voluntad

al servicio del

prójimo y también de su comunidad.

 

Finalmente bendice su cuerpo,

su alma y también su espíritu

de los ataques del maligno.

 

Para que nada pueda tocar

su indefenso existir y para que en tu

nombre siempre ande por los

senderos del camino sin apartarse de ti.

 

Amén.

 Los Sacramentos de Dios

Para ser verdaderos cristianos no basta con creer en Dios, debemos cumplir sus mandamientos. Y permitir recibir los sacramentos que en su nombre la iglesia nos ofrece. El primero de ellos es el Bautizo. Cuando a través de la colocación del agua bendita el sacerdote absuelve de pecados a los niños y se les inicia en la vida católica.

Es una alegría para familiares y amigos, que un pequeño niño reciba este sacramento. Es la muestra de que Dios ya entra en su corazón y que purifica su alma para hacerlo merecedor de su misericordia.