5 Versículos poderosos de bendición en la Biblia cristiana

cinco versiculos poderosos biblia cristiana

Buscar los versículos poderosos de bendición en la Biblia cristiana, ayudan a los fieles creyentes de Dios a fortalecer su espíritu, hallar protección, sanación y una guía espiritual para vivir la vida terrenal.

Las bendiciones, son palabras de buenos sentimientos hacia las personas; también son el reconocimiento de la bondad, del amor, o el agradecimiento sincero por algo que nos han dado.

Nosotros podemos bendecir a nuestros hijos y familiares; a nuestros alimentos y todo lo que nos rodea, pues es obra de Dios. De igual forma, pedir que nos bendigan cuando lo necesitamos. En ambos casos, está la palabra de Dios invocada a través de los versículos bíblicos.

Índice

    5 Versículos de bendición en la Biblia ¡Poderosos!

    Entonces, acudamos al texto sagrado para alabar y bendecir.

    1.       Jeremías 17: 7-8 de los mejores versículos de bendición de la Biblia

    El profeta Jeremías nos enseña que debemos confiar plenamente en Dios. Que en nuestros corazones no tiene espacio la duda, así el hombre será bendito.

    En sus palabras sobre la bendición nos ejemplifica que somos como un árbol sembrado cerca de la corriente del río. Allí plantados, no debemos temer por la escasez del agua, ya que siempre tendremos las hojas verdes y habrá frutos.

    Dios retribuye grandemente a quienes confían su vida y sus obras a él, sin estimar las vicisitudes por las que tenga que pasar.

    Acude a este versículo poderoso para protegerte del mal y sentirte bendecido.

    2.       Deuteronomio 30:16

    Cuando tengas un emprendimiento, un proyecto que poner en marcha o una tierra que conquistar, recuerda y fortalece tu amor a Dios, cumple sus mandamientos y procura andar por sus caminos, para que recibas las bendiciones, vivas en paz y se multipliquen tus hijos, los alimentos y los animales.

    Seguir el camino que el Padre celestial manda, es alabarlo en vida y obras, es agradecerle por los favores concedidos y es, al mismo tiempo, recibir de Dios sus bendiciones.

    3.       Mateo 5:44

    Para bendecir hay que tener fortaleza, pues se bendice no solo lo bueno o el camino cristiano, también se debe bendecir al que nos odia, pues estas palabras sagradas ungirán a quienes tienen su corazón poseído por el mal y nos han hecho daño.

    Cuando nos encontremos frente a la encrucijada de bendecir al enemigo, imploremos a Dios sabiduría para  que nos acompañe, y que sean las palabras de dios las que salgan por nuestra boca y acciones. Así lo pide el apóstol Mateo: amad, bendecir, hacer el bien y orar por quienes nos persiguen, nos odian, nos hacen mal.

    adora senor dios bendecira pan agua apartare enfermedades

    4.       Joel 3: 18

    Las bendiciones poderosas también recaen sobre nuestra naturaleza.

    Cuando creas que los frutos no se darán, o los alimentos escasean, recuerda que el apóstol Joel invocando la sabiduría de Dios, nos dice que de las montañas brotará vino dulce, leche y correrán por los ríos, pues de la casa del Señor han emanado.

    Dios es tan poderoso, que todas sus obras sobre la tierra le obedecen y se comportan leales a la palabra de él. Así la tierra responde al llamado bendito de Dios, para proveer de alimentos a los hombres en la tierra.

    Fortalece tu fe, pues no solo se bendice al hombre, sino a su morada.

    5.       Efesios 4:29

    El apóstol efesio nos pide que no salgan malas palabras de nuestras bocas cuando vayamos a levantar ciudades.

    Solo las palabras buenas encontrarán eco y se expandirán hacia todo el que las escucha y práctica en un pueblo, ciudad o país.

    Las bendiciones como buenas palabras también cubren a los pueblos y ciudades necesitados de paz, crecimiento y prosperidad, ya que han sido abatidos por el sufrimiento y la posesión de malas acciones.

    Acude a este proverbio cuando en tus oraciones tengas a tu país en el corazón.

    Versículos de bendición en la Biblia

    Bendecir y pedir bendiciones son un acto pleno de fervor y entrega confiada en las promesas de nuestro Señor, solo así son poderosas.

    De allí que, cuando oremos, no solo pidamos bendiciones para nosotros, sino para todo el mundo, para los seres naturales y los bienes materiales creados y obtenidos en vida cristiana; pues alaban a Dios las cosas que se hacen para bien.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más