Hermosa letanía a nuestra Señora la Virgen María

hermosa letania a nuestra senora

En principio, debemos saber que la letanía es un diálogo en el cual se hacen súplicas por algún motivo en específico, también son invocaciones breves dedicadas a Dios o un santo. La preciosa letanía a nuestra Señora la Virgen María nos muestra que la Santa Virgen María puede responder cada una de nuestras súplicas, ya que es nuestra intercesora.

Las letanías a la Santísima Virgen María solo se recitan cuando se llega al final del Santo Rosario, puede ser al final de los 5 misterios o al final de los 15 misterios. Si no se pueden hacer a los 15 entonces es válido a los 5,  pero la Santa Virgen hace énfasis en que se hagan todos.

Índice

    Santísima Virgen María recibe esta hermosa letanía

    Por lo cual, las letanías se recitan en cualquier lugar y momento, pero son más que todo dedicadas al Santo Rosario de nuestra Virgen María. La inigualable letanía a nuestra Señora la Virgen María puede llevarnos a un nivel espiritual muy elevado dando como resultado una respuesta de parte de la Santa Virgen María.

    Señor ten piedad,

    de nosotros,

    quienes hoy te invocamos

    esperando solo en ti.

     

    Cristo Jesús Señor nuestro,

    de todas formas padre de todo lo que existe,

    hijo por excelencia,

    misericordioso.

     

    Oh Cristo óyenos,

    no apartes tu oído,

    resulta que en este momento te necesitamos

    de nuestro lado Señor Dios.

     

    Durante mi letanía escucha nuestras súplicas,

    presta tu oído Santísima Virgen,

    para escuchar cada súplica

    que se hace con devoción.

     

    Ahora escucha Santísima Virgen

    el clamor de tus fieles,

    aquí estamos prestos a tu servicio.

     

    Entonces Dios, Padre Celestial,

    imploramos ¡apiádate de nosotros!

    todos los días ten misericordia.

     

    Hijo redentor del mundo,

    asimismo escucha nuestras oraciones,

    no permitas que a nosotros

    llegue la maldad.

     

    Del mismo modo protégenos cada día,

    cada momento y lugar,

    estemos donde estemos

    guárdanos del mal.

     

    Durante este tiempo santísima trinidad

    los cuales son solo uno,

    Poderoso y Glorioso Señor,

    Dios de todos y todo.

     

    Gracias por concederme

    cada día en victoria,

    el cual tengo a medida

    que puedo caminar para ti.

     

    Santa María

    ruega por nosotros,

    igualmente por los desvalidos

    todos los humildes de corazón

    a ti clamamos por tus milagros.

     

    Desde ya espero tu respuesta,

    mantengo esta palabra,

    no desmayaré hasta obtenerlo,

    sé que me oyes.

     

    Por consiguiente, eres Santa Madre de Dios,

    Virgen de las Vírgenes,

    pura y santa ante todas,

    tú eres la madre del hijo de Dios.

    asi que la fe viene del oir

    Eres la madre de Jesús,

    de ese hombre que murió,

    asimismo en aquella dolorosa cruz

    para poder darnos perdón.

     

    Tu hijo dio su vida

    por obedecer al padre,

    igualmente para así no condenarnos,

    y a través de Jesús

    obtenemos misericordia.

     

    Madre pura y Santa,

    por lo tanto Santa Madre de la gracia

    purísima, ante todo,

    Madre Santa de Jesús.

     

    Asimismo eres santa y pura,

    todos te veneran

    porque eres

    la madre de nuestro

    salvador Jesús.

     

    En ti no hay mancha,

    asimismo por tu pureza

    Dios te escogió para llevar

    en tu vientre a nuestro Señor.

     

    Gracias por tus milagros,

    igualmente por la manera de escucharnos

    todos los días presta para nuestras súplicas.

     

    Por tanto, eres nuestra intercesora

    ante Dios para limpiarnos

    de todo pecado que nos aleje

    de la sagrada presencia de Dios.

     

    Asimismo, sufriste el dolor más grande

    el cual es ver morir un hijo

    de la peor manera, sin poder

    hacer nada para ayudar.

     

    Nunca abandonaste a tu hijo

    así como nunca nos abandonas,

    de tal manera siempre nos acompañas,

    para guiar nuestros pasos.

     

    Permite podamos siempre

    estar íntegros ante Dios,

    asimismo que nunca nos falte

    de tu gracia y amor.

     

    De igual forma queremos seguir tus pisadas

    para llegar donde esté Jesús,

    por tanto verle cara a cara tal como es,

    puro sin manchas ni pecado.

     

    En su trono al lado de Dios

    lleno de majestad y gloria,

    recompensa del padre

    por haber cumplido aquí en la tierra.

     

    Además Madre Santa de Jesús,

    llena de gloria eres sobre ti está el poder

    el cual Dios te da para responder

    nuestras oraciones.

     

    Para finalizar, gracias por estar siempre

    acompañándonos para lograr llegar

    ante nuestro Dios, puros y en santidad.

     

    Amén.

    ¿Cómo pedir grandes milagros a la Santa Virgen María?

    Finalmente, cada diálogo o suplica que se quiera hacer a la Santa Virgen María por perdón, purificación o sanidad, se encuentran en esta hermosa letanía a nuestra Señora la Virgen María la madre de nuestro Señor Jesús el hijo de Dios hecho carne. Las letanías son muy frecuentemente usadas para los Santos Rosarios de nuestra Santa Virgen María.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más