Saltar al contenido

Salmo 91, Salmo 71 y Salmo 23, los mejores Salmos para la Protección

15 julio 2020
Salmo 91, Salmo 71 y Salmo 23, los mejores Salmos para la Protección

El libro de los Salmos que la Sagrada Biblia nos presenta, contiene las más especiales y poderosas oraciones que podamos ofrecerle a Dios. Y está colmada de 150 Salmos que incluyen lo que puede llamarse poesía religiosa, alabanzas o como comúnmente le llamamos oraciones. Conoce los Salmos 91, Salmo 71 y Salmo 23, los mejores salmos para la protección.

Siempre es necesario contar con la presencia de un ser supremo en nuestras vidas. Para que nos ayude a mantener la fe en aquello sobrenatural del mundo. Ya que nosotros como católicos entregamos nuestra devoción al Padre Celestial: Dios Todopoderoso. Y a través de las oraciones logramos conectarnos con Él, profesarle nuestro amor y a su vez pedirle reguardo.

Protección de Dios en los Salmos 91, 71 y 23

Buscar la perfecta protección de Dios, es afianzar nuestra fe como verdaderos católicos y permitir que nos regale sus bendiciones divinas. Esas que guarda para nosotros por ser sus hijos queridos y por obrar siempre el bien.

Aprendamos un poco más de la Biblia y oremos con estos salmos: Salmo 91, Salmo 71 y Salmo 23, los mejores Salmos para la Protección cuyo poder no tienen límites.

Morando bajo la sombra del Omnipotente.

El que habita al abrigo del Altísimo,

morará bajo la sombra del Omnipotente.

Que placer siente mi alma al saber que tu 

sombra me acobija y protege de todo mal.

 

Por eso mi Amado Dios, eres mi esperanza y 

mi apoyo en quien siempre confiaré. 

 

Por favor líbrame oh Señor, del lazo del cazador, de la 

peste destructora, del terror de la noche,

de la saeta que vuela de día, también de la pestilencia 

que ande en la oscuridad, de la mortandad 

que en medio del día destruya, por eso ningún mal 

sobrevendrá ni plaga me tocará.

 

Junto a ti nada temeré. Además cúbreme con tus 

plumas y resguárdame bajo tus alas,

porque allí estaré siempre seguro como un escudo 

protector.

 

Asimismo envía tus ángeles a guardar mis caminos,

para que me tomen en sus brazos y ninguna 

piedra me tropiece.

 

Te entrego mi amor y así también recibo el 

tuyo. También invoco tu protección y sé que 

responderás, porque en tiempos de angustia 

me librarás y glorificarás. Sacia mi vida y 

muéstrame la Salvación.

 

Oh Señor mío, socórreme y líbrame,

sé mi roca y mi fortaleza, eres mi esperanza y 

mi seguridad, desde hace tantos años, desde 

mi juventud.

 

Del vientre de mi madre, fuiste tú quien me 

sacó y para ti siempre serán mis alabanzas.

No me dejes en mis tiempos de vejez,

no te alejes de mí, acude a mi socorro.

Mi boca publicará tu justicia y tus hechos de 

salvación, en ti creo y en ti confío.

 

En mi Juventud me enseñaste y aún hoy 

manifiesto tus maravillas ante el mundo.

 

Anuncia tu poder hasta la prosperidad,

aumenta mi grandeza y aunque muchas 

angustias y males haya visto, tu siempre me 

vuelves a consolar.

 

Te alabaré, tu verdad cantaré, mi lengua 

hablará de ti y de tu justicia. Aun en mi vejes, 

no me desampares.

 

Eres mi pastor y nada me faltará, en 

delicados pastos me harás descansar,

junto a aguas de reposo me pastorearás.

 

Confortarás mi alma y por senderos de 

justicia me guiarás.

 

No temeré a mal alguno, porque siempre 

estás conmigo, tu vara y tu cayado aliento me 

regalarán, en frente de mis angustiadores 

aderezas mesa, unges con aceite mi cabeza y 

rebosas mi copa de prosperidad.

 

El bien y la misericordia me seguirán todos 

los días de mi vida y en tu casa Amado 

Padre, moraré por largos días.

 

Amén.

Oraciones cargadas de protección y mucho amor

Si interiorizamos correctamente el contenido de estas oraciones, podemos sentir lo profundo de su mensaje. Ya que es la esencia misma de nuestro creador quien nos dice que no debemos temer a nada. Porque siempre estará de nuestro lado y que su misericordia guarda como regalo a nuestras vidas.

Amados y protegidos por Dios, así debemos sentirnos siempre y agradecer a las bondades que guarda para nosotros en muestra viva de ese profundo amor. Por eso permite que estas alabanzas te conecten más con Él. También siente su espíritu y obedece a las leyes de Dios para conseguir salvación y vida eterna en sus manos.