Saltar al contenido

Mateo 5:14 – «Vosotros sois la luz del mundo» En medio de tinieblas

24 abril 2020

Vivimos en un mundo terrenal donde se batalla una lucha constante entre el bien y el mal. Muchas veces no podemos ver que todas aquellas cosas malas que se aparecen en nuestro camino son tentaciones que Satanás nos atraviesa para que nos volvamos pecadores y nos alejemos de Dios. Jesucristo es la luz del mundo y en la Biblia dice Mateo 5:14 “Vosotros sois la luz del mundo” en medio de tinieblas.

La fuente única y verdadera de luz tanto en la tierra como en el cielo es Jesucristo. Cuando Jesús culmino de hablarle a sus discípulos sobre las cualidades reales de un servidor de Dios a través de sus bienaventuranzas. Culminó todo aquel diálogo de sabiduría diciéndoles lo reflejado en (Mateo 5:14)

Vosotros sois la luz del mundo”.

Por ello, si queremos ser luz como Cristo, debemos vivir con él.

Podemos ser la luz del mundo

Jesús, reunido con sus discípulos quiso mostrarles el camino para ser luz de la Palabra de Dios. Les dio a entender que si eran humildes de corazón para buscar de él, si se arrepentían con sinceridad de sus pecados y pedían perdón. Si tenían hambre y sed de conocimiento de su palabra sagrada, si eran misericordiosos ante los demás. Si limpiaban su corazón de maldad y estaban dispuestos a profesar su palabra ante todo. Serían Luz para el mundo. Por ello exclamó aquel día Vosotros sois la luz del mundo.

En estos diálogos donde Jesús reunía a sus discípulos y les guiaba. Les hablaba de su padre, claramente les mostraba como estar al lado de Dios Santo. Les hacía entender que ellos serían quienes llevarían su legado por mundo a través de los años y que esa misión debía ser acompañada de buenas acciones y pureza de espíritu.

También les dijo, que no podían ocultar o callar la verdad del evangelio. Y que a través del testimonio debían hacer llegar la palabra de Dios a cada una de las personas del mundo. Marcando la diferencia entre la oscuridad de las tinieblas y la luz brillante de Dios. Se convertirían en la luz del mundo, así como lo fue Jesucristo.

Jesús al ver las multitudes del pueblo subió a lo alto de las montañas. Y luego de sentarse, sus discípulos se acercaron a él y lo rodearon esperando de escuchar sus sabias palabras. Acto al que posteriormente se le llamo el Sermón del Monte, entonces Cristo les dijo:

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5:14-16).

La mejor manera de permitir que la luz del evangelio brille en nuestras vidas, es a través de nuestras acciones. Es con la obra diaria de los actos que en el día a día llevamos a cabo. La influencia del Evangelio debe extenderse hacia toda persona y debe ser como un rayo de luz que disipe la oscuridad de la vida de los que nos rodean.

Nadie se salva solo y exclusivamente por sí mismo. Así como tampoco se enciende una lámpara para que se ilumine a sí misma. Debe haber la chisma que encienda la llama y esa llama que alumbre a quienes les rodean. Que con la luz del evangelio se extienda el brillo de pureza y amor que Dios quiere para nosotros.

Busca ser Luz en Cristo Jesús

Dios te hará bienaventurado si eres humilde de corazón. Si tienes hambre y sed de justicia, si tu corazón está limpio y eres misericordioso. Si en el nombre de Dios procuras que la paz sea del mundo y si aun siendo perseguido y señalado por hablar de la palabra Divina, sigues en batalla hacia la vida eterna.

Brillarás delante de los hombres con buenas acciones glorificadas en Cristo. Evangelizarás su palabra basado en los relatos de la Biblia, con los testimonios de sus discípulos y los tuyos propios. Entonces podrás ser luz del cielo aquí en la tierra y tu recompensa será grande.