Divina oración para agradecer a Jesús su amor y bendiciones otorgadas

Divina oracion para agradecer a Jesus su amor y bendiciones otorgadas

Todos los que creemos en Jesús, sabemos que es gracias a Él, que podemos disfrutar de cada pequeña bendición que la vida nos regala. En la biblia se encuentran, versículos de acción de gracias que lo comprueban. Asimismo, comprendemos que fue por medio de su sacrificio en la cruz que somos merecedores del amor de Jesucristo.

Índice()
  1. Oración de agradecimiento a Jesús por todas las bendiciones recibidas
  2. ¿Es Jesús nuestro camino al Padre?

Oración de agradecimiento a Jesús por todas las bendiciones recibidas

Es importante que como hijos de Dios y personas fieles a Jesucristo, seamos agradecidos por cada una de sus maravillas. Recuerda que aun sin merecerlo dio su vida por nosotros. Por ello es su amor, el que nos libera de toda la maldad que existe en la tierra.

Señor Jesús, en este momento vengo ante

ti. Para darte las gracias, por cada una de

las bendiciones que me has otorgado en el

transcurso de mi vida. Te agradezco, porque

ha sido tu amor y misericordia lo que me ha

permitido ser la persona que soy.

 

Gracias por mi familia, por mi pareja, mis

hijos, mis Padres y cada uno de los que me

rodean. Te agradezco, porque Tú les has

concedido salud y bienestar.

 

Perdona mis ofensas hacia ti, por las veces

que te he fallado y he sido egoísta e

inhumano con mi prójimo. Discúlpame, porque

solo he pensado en mí y me olvido de que

existen personas que esperan una voz de aliento.

 

Coloca en mí un corazón dispuesto a

servirte y a servir a todo aquel que lo

necesite. Que yo demuestre que Tú, vives

en mí, que yo pueda vencer mi humanidad

y mis malos pensamientos.

 

Concédeme un espíritu humilde que

se alegre en ayudar y servir a los demás.

Señor, que yo predique tu evangelio a

donde quiera que vaya. Que comparta

todas las maravillas que Tú has hecho

en mi vida y por amor a esta humanidad.

 

Porque aun siendo personas no merecedoras,

Tú te despojaste de tu gloria y majestad.

Viniste a la tierra a sufrir humillaciones

y maltratos por amor a cada uno de nosotros.

 

Es por eso que en esta hora yo te exalto y

glorifico tu ser. Porque no existe otro nombre

dado a los hombres, por medio del cual

nosotros podamos ser salvados.

Te agradezco, porque desde el principio me escogiste a mi y a toda mi familia

Es por eso que en yo te entrego a ti, mi vida

y mi corazón. Con el fin de que seas Tú,

tomando el control de todo mi ser. Úsame

como instrumento en tu obra y que yo pueda

ser luz en las tinieblas de este mundo.

 

Mira con ojos de misericordia a cada una de

las personas que han dudado de tu existencia,

y permíteles que reflexionen y salgan del

error del cual se encuentran.

 

Que entreguen sus corazones y que seas Tú,

mostrándoles el camino correcto para que

así formen parte de tu reino. Que reconozcan

que solo Tú, eres verdadero y que no existe

otro Dios como Tú.

 

Señor, ten piedad de este mundo que se ha

dejado engañar por las trampas del enemigo

y han llegado a blasfemar de ti. Que las personas

puedan comprender que es por medio de ti.

 

Que somos bendecidos y que fue gracias a tu

sacrificio en el madero de la cruz, que podemos

presentarnos ante nuestro Padre Celestial.

 

Te agradezco, porque desde el principio me

escogiste a mí y a toda mi familia, para que

pudiéramos conocerte y así formaras parte

del hogar. Porque reconocemos que Tú, eres

la roca fuerte que nos sustenta.

 

Sin tu presencia nuestras vidas no tendrían

ningún sentido. Te agradecemos por estar

presente en cada momento y escuchar las

oraciones.

 

En el bendito y sagrado nombre de tu hijo

Jesucristo. Quien vive y reina por los siglos

y por la eternidad.

 

Amén.

¿Es Jesús nuestro camino al Padre?

El único medio de que nosotros podamos llegar hasta el Creador, es a través de Jesús. Lo que significa que si deseas recuperar a seres queridos alejados de Dios, debes aceptar a Cristo como tu único Señor y Salvador. En la biblia se lee un pasaje que contempla que el que cree en el Hijo de Dios, no se condena más, todo aquel que no confíe en Él, se castiga.

Subir