Saltar al contenido

Oración a San Antonio de Padua para casos difíciles y urgentes

15 marzo 2020

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Este texto lo encontramos en Filipenses 4:6-7.  En cuanto a su significado, lo que nos quiere decir es que no importa qué estemos pasando, siempre la oración estará disponible para quitar todo agobio. De hecho, con una oración para casos difíciles, ten fe de que todo se solucionará en nombre de Dios.

En Lisboa, Portugal, nació Fernando de Bulhões, mejor conocido como San Antonio de Padua. Para este Santo será dirigida la oración, puesto que en su juventud, afrontó muchos problemas, sobre todo relacionados a sus estudios, pero logró superarlos, nunca se dio por vencido. Debemos tomarlo como ejemplo y de igual manera, pedirle que nos ayude, no debes poner en duda su milagroso poder, verás cómo poco a poco todo mejora y se arregla.

Oración para pedir ayuda en casos difíciles

La mejor ayuda que podremos obtener, es la iluminación y la bendición que se nos pueda conceder respecto a la evolución de nuestro pensamiento. Veremos que esta oración para casos difíciles se orientará de manera tal que pidamos que se nos dé la fuerza necesaria para  a travesar toda dificultad, ya que no podemos pedir que se nos solucionen los problemas sin más, no aprenderíamos nada de cara al futuro.

Ilumíname Señor,

 lléname de tu gracia,

dame la bendición que le diste

a San Antonio de Padua.

Provéeme de sabiduría

y hazme portador de tu divinidad.

Envía ante mi presencia a este magnífico Santo,

 ponlo en mi camino

para que sea mi maestro.

Él conoce lo que es pasar por dificultades,

por ello confío en que responderá a mi llamado.

Bendito y alabado seas, San Antonio.

 Dios te proveyó de fortaleza

y voluntad sagrada,

con estas dos herramientas,

lograste tus propósitos.

Pido arrodillado ante ti y ante el Todopoderoso,

que se me ayude en esta urgente situación.

Me encuentro desesperado aguardando

por una mano que me saque de este hoyo.

Sé que para mi Dios

no hay nada imposible,

no hay caso que sea difícil,

su omnipotencia permite que lo complicado,

 resulte en algo sencillo.

Así mismo sucede con los que le acompañan,

los que cuentan con su ayuda.

Déjame ser muestra de tus milagrosos dotes,

mi Santo de Padua.

Permíteme dar testimonio de tu misericordia.

 Hazme tu seguidor,

quiero ser como tú.

No habrá mal que me aflija,

ni tampoco problema que me exaspere,

y no desistiré en esta lucha,

 lucha en la que me acompañas.

¡Oh, que alivio!

Que tranquilidad siento al poner mi ser

en tus gloriosas manos.

Al congregarme con el cielo,

ya no me encuentro urgido,

ya no me preocupa mi situación.

Con tu intercesión en mi voluntad,

 me darás lo que necesito.

Y eso que me hace falta para salir adelante,

es la fuerza para levantarme cada vez que caiga.

 Como resultado,

no habrá instante de desasosiego en mi vida.

Seré un caminante tranquilo,

en esta vida llena de aprietos.

Todo estará bien,

ya que todo lo puedo en Cristo, en Dios y en ti,

Doctor Evangélico.

Amén.

Óyeme mi Santo Amado.

Escucha con atención, te necesito mas de lo que imaginas.

Estoy pasando por un momento delicado de mi vida.

Se que todo lo malo es pasajero, pero ya deseo salir de esta mala situación.

 

En efecto, no sé cómo empezar.

Estoy con el corazón roto y lágrimas en mis ojos.

Porque en mi entorno están pasando cosas urgentes y muy triste.

La verdad no se porque estoy pasando por este momento tan difícil, si me he comportado de la mejor manera.

 

Santo Patrón.

Envíame una señal para saber que me estas escuchado.

Aclárame mis pensamientos de una forma positiva.

Borra de mi mente todo lo negativo.

 

Quizás estoy esperando mucho de ti y capaz piensa que de esta situación debo salir yo solo.

No cometí el error, el favor que te pido es para un ser querido.

Esta situación a nublado nuestro bien juicio y ha llevado a que la familia tenga disputas familiares.

Algo que no me gusta que suceda.

 

Yo quiero que mi familia este feliz, disfrutando del momento y la situación.

Por algo, somos familia.

Pero honestamente no se por donde inicial y siento que tu solo me entenderás.

Se que no tengo que gritarte a grito lo que deseo.

 

Cada día voy a orar para que tu y Dios Padre, escuchen mis plegarias.

Pienso que debo tomar acción y poner mi fe en tus manos.

Hasta ahora no conozco a una persona que tenga tanto poder como tú.

Por ende, mi oración va dirigida a ti.

 

Te admiro como ni te imaginas.

Así que cumple con mi pedido especial y dame la virtud de salir de esta situación tan problemática.

Deseando ser uno de tus hijos predilectos,

Escúchame con atención.

Amén.

Casos difíciles en la familia

Cuando somos el sostén de una familia, todas las crisis y problemas recaen sobre nosotros, nos desempeñamos como esa base que debe ser sólida constantemente. Es muy ardua esta labor y más aún si no tenemos apoyo, si estamos solos con este peso en nuestros hombros. Pero no hay por qué abrumarnos, tenemos amplio conocimiento del milagroso poder de nuestro Creador, así que pidámosle por esperanza, en una oración para la familia en momentos difíciles, no estamos solos, nunca lo olvides.