Saltar al contenido

Oración milagrosa contra robos y asaltos ¡Mantente a salvo!

15 septiembre 2020
Oración milagrosa contra robos y asaltos ¡Mantente a salvo!

Todas las oraciones son buenas y poderosas. La palabra de Dios habla acerca de que nosotros “podemos hacer todo en Jesucristo, ya que él nos da fuerza”  Filipenses 4:13. Declarada esta promesa, logramos cualquier objetivo confiando que Jesucristo siempre está con nosotros en todo momento que nos encontramos en una dificultad o aprieto. Por ello, te traemos una oración milagrosa contra robos y asaltos ¡Mantente a Salvo!

Ciertamente, esta oración es de mucha utilidad para que nuestro Padre Todopoderoso nos proteja de todos los hurtos, robos y asaltos. Él escuchará nuestra petición para cuidarnos de los opresores y de personas malvadas, pero debemos estar confiados de que Dios obrará.

Oración milagrosa contra robos y asaltos

El poder de la oración está en creer y tener fe en nuestro Juez justo, su gran bondad no tiene comparación. Hagamos esta oración de protección para que nos mantenga a salvo Nuestro Rey Altísimo, ya que nos librará de todo mal.

En primer lugar,

Dios Todopoderoso

creador de todas las obras

gran Señor de misericordia,

hoy postrado ante ti te doy

gracias por estar conmigo.

 

Sea tu nombre bendito,

necesito agradecerte

 sobre todo por haberte

sacrificado en esa cruz,

por todos nuestros pecados.

 

Ciertamente, te pido Dios de amor

que nos guardes del altivo de corazón,

que adonde sea que vayamos

seas tú guiando nuestros pasos,

ten piedad de todos nosotros.

 

Asimismo,

ten misericordia de las personas

malas, de los ladrones y del avaricioso.

 

Aun así, dales el juicio que se merecen,

apiádate del mentiroso,

porque tú eres Juez Justo.

 

eres mi defensor y protector,

nadie es tan bondadoso

y tan majestuoso

como lo eres tú.

 

Envía Ángeles y mensajeros,

Querubines y Serafines

para que sean seguros y correctos

alrededor de nosotros para

que guíen nuestros pasos.

 

Claro está, que inclinas

tu oído para escuchar

mis peticiones. Además,

sé también que miras

la belleza de nuestro corazón.

 

Dios mío, te favorezco

en el nombre santísimo

de tu adorado hijo Jesucristo.

Asimismo, gracias por todo

el amor que de mí demandas.

 

Te pido que nos guardes

de todo malévolo

plan del enemigo,

sobre todo, del adversario que

intenta hurtar nuestros bienes.

 

He puesto la vida de mi familia

y mi vida en tus hermosas manos,

por esto, no permitas que los criminales

roben lo que con tanto esfuerzo

hemos conseguido.

 

Asimismo, Gran Dios.

Reprende el Espíritu

de latrocinio en sus vidas,

libera sus mentes cautivas 

y cambia su forma de vivir.

Claramente, ellos no

lo pueden hacer solos.

 

Haz en ellos un cambio

porque sabes que no lo hacen 

consientes de las consecuencias 

que pudieran ocasionar 

en sus vidas.

 

Dales discernimiento a todo aquel

que anda en malos caminos 

y librarlos de los malos pasos; 

los cuales los llevan a la muerte.

 

Igualmente, limpia sus corazones,

permite que te conozcan

para que se liberen 

de las sendas del mal

y que puedan seguir

tu sendero de paz.

 

 Además, provee el sustento diario

ya que muchos practican estos

actos por necesidad;

no permitas que sus generaciones

hereden esas maldiciones.

 

Por ello, es de gran necesidad 

Padre mío, que te reveles a

sus vidas para que destruyas

las obras del maligno.

 

Mientras tanto, te pido que coloques

a una persona que le predique 

sobre tu palabra para que sus vidas

sean transformadas.

 

Debido a que ellos

necesitan más de ti,

necesitan conocer al

Dios Todopoderoso

a nuestro gran Padre celestial.

 

Claro está, que tú eres

Dios de Milagros,

ciertamente en ti

podemos encontrar la salvación;

también, eres quien todo lo puede.

 

Oh Padre mío

ten devoción de estas almas

que perdidas están, sin saber

a donde pertenecen.

 

No obstante, enséñales

qué tú eres el camino, la verdad

y la vida.

 

Asimismo,

pesa el corazón de cada

individuo y mira su alma,

refleja en ellos tu inigualable

amor y misericordia.

 

A pesar, de que han hecho

mucho mal por tanto tiempo,

ten compasión de cada uno,

De esta manera, muestra

tu clemencia en sus vidas.

 

Sobre todo,

no dejes que su espíritu regrese

a las sendas del enemigo,

de esta forma que cada día

se deleiten más en tu

hermosa presencia.

 

En el nombre de tu santísimo

hijo Jesucristo,

 

Amén.

La oración para no ser asaltado

Por consiguiente, las oraciones son muy importantes; al orar, estás hablando con nuestro Dios Todopoderoso. Cuando hablamos con El Rey Celestial, no lo hacemos por torcerle el brazo, ni para que haga lo que nosotros deseamos, sino porque esperamos que se cumpla su voluntad y que su propósito habite en nuestro corazón. Igualmente, hicimos esta oración para protegernos de todo daño y malicia que quiera llegar a destruir nuestra invaluable vida. Cuando oramos reconocemos que sin él no somos nada, pero al mismo tiempo confiamos en su palabra.