Divina oración a Dios para pedir la felicidad y bienestar de mis hijos

Divina oracion a Dios para pedir la felicidad y bienestar de mis hijos

Es muy normal que cada Padre eleve una oración para pedir por un favor por los hijos. Es decir, en sus estudios, en algún acto laboral, y por supuesto, por su felicidad y bienestar, recuerda que nuestros hijos son la bendición más grande que Dios nos puede regalar.

Índice()
  1. Oración por el bienestar y felicidad de nuestros amados hijos
  2. Dios vela por el bienestar de nuestros hijos

Oración por el bienestar y felicidad de nuestros amados hijos

En la palabra de Dios, se lee un pasaje muy hermoso que nos dice, que los hijos son herencia de Jehová. Es por ello que siempre debemos colocarlos en las manos del Señor. Para que Él, en su inmensa misericordia, los guíe por el camino correcto.

Señor Jesús, en este momento vengo ante

ti. Para agradecerte por cada una de las

bendiciones que Tú me has concedido. Te

agradezco, pues reconozco que todo lo que

tengo es porque Tú me lo has otorgado.

 

Gracias, por mi hermosa familia, por mi pareja

y por mis hijos, ya que ellos son el regalo más

grande que Tú, me pudiste haber dado. Las

bendiciones de mi vida son proporcionadas por ti.

 

Perdona mis ofensas hacia ti, perdóname

las veces que en mi terquedad, he querido

hacer mi voluntad y no he escuchado tu voz.

 

Ayúdame a tener un corazón humilde y dispuesto

a obedecerte en todo momento. Tú, mejor que

nadie me conoce y sabes que mi mayor deseo

es servirte nada más a ti.

 

Padre de la gloria, en esta hora me postro a

tus pies y te doy mi corazón, a ti te entrego

mis angustias y preocupaciones. Porque

tengo la certeza de que Tú, obraras en mi

vida y en la de mi familia.

 

Amado Dios, en este momento quiero

entregarte a mis hijos, sé Tú, guiando mis

pasos. Que así todo en su vida sea de bendición.

 

Fuiste Tú, quien nos los entregó y nos

escogiste a nosotros como Padres, para

guiarlos en esta travesía llamada vida. Pero

más que nuestros, son tuyos.

 

Es por eso que te pido que seas Tú,

guardándolos y protegiéndolos en todo

momento. Derrama tu bendición sobre ellos,

que puedan entregar sus corazones.

Ayudame a tener un corazon humilde y dispuesto a obedecerte en todo momento

Que logren comprender que nada más en ti,

podemos encontrar la salvación, y que en ti,

tenemos vida eterna. Que sean jóvenes

dedicados a ti.

 

Concédenos a nosotros el entendimiento y

la sabiduría, para orientarlos en el sendero

correcto. Que les enseñemos, amarte y

honrarte en todo tiempo.

 

No permitas que se alejen de ti y si en algún

momento ceden, ante las tentaciones de este

mundo. Sé Tú, mostrándoles el camino de regreso a ti.

 

Que tus ángeles protectores los guarden de

toda asechanza del enemigo. Y que disciernan

el bien del mal, porque así podrán alejarse

del camino equivocado.

 

Que sean luz en medio de tantas tinieblas y

que sus acciones puedan ser testimonio de ti.

Derrama una lluvia de bendiciones sobre ellos.

Permíteles que sean excelentes en todo lo

que emprendan, porque Tú, eres perfecto y nuestro

diario vivir y proceder debe honrarte a ti.

 

Que sus vidas sean bendecidas por ti, abre las

puertas, para que así ellos puedan lograr todo

lo que se propongan. Bendice sus estudios,

sus amigos y cada una de sus actividades diarias.

 

Padre, si ellos han tomado el camino equivocado,

concédenos a nosotros la sabiduría de darnos

cuenta y aceptarlo. Sobre todo que podamos

actuar y mostrarles con amor sus fallas y errores.

 

Yo te los presento y los entrego en tus manos,

nada más Tú, puedes obrar en sus vidas

y hacer de ellos hombres y mujeres de bien.

 

Gracias, porque sé, que Tú, velarás por su felicidad

y bienestar, y siempre los llevarás de la mano.

En el bendito nombre de Jesús.

 

Amén.

Dios vela por el bienestar de nuestros hijos

Dios vela por todo aquel que le busca en espíritu y en verdad. Es por ello que si nosotros como Padres hacemos una oración para pedir por los hijos y entregárselos a Él. Ellos siempre contarán con la protección de Dios.

Subir