Saltar al contenido

Oración milagrosa para los hijos que toman ¡Aléjalos del alcoholismo!

31 julio 2020
Oración milagrosa para los hijos que toman ¡Aléjalos del alcoholismo!

Todo en exceso es malo y más los vicios. En los jóvenes se ha desarrollado estos últimos años una cultura etílica y nos hace darnos cuenta de que no es lo mejor para ellos. Cuando beben en exceso están haciendo algo que no les hace bien en su organismo. Por eso, hoy traemos una oración milagrosa para los hijos que toman ¡Aléjalos del alcoholismo!

La bebida se ha vuelto esencial en las fiestas. Tal parece que si no hay alcohol en ellas, los jóvenes no sienten la atracción de ir. Los padres y representantes deben estar pendientes de qué hacen o dejan de hacer los hijos. Esto implica que si ven que los hijos están comenzando a salir muy seguido a tomar, deben hacer lo posible por instruirlos y decirles las consecuencias de esta acción.

Oración milagrosa para los hijos que toman ¡Aléjalos del alcoholismo!

La oración rompe todo tipo de cadenas, la Biblia dice que si clamamos a Dios, él es misericordioso para responder nuestros ruegos y súplicas. En este caso, todo padre preocupado por su hijo puede hacer esta oración para traer libertad sobre sus hijos, del vicio del alcoholismo:

Padre bueno y eterno,

gracias por tu misericordia

cada día.

 

Gracias por bendecirme con mis hijos,

por darme el regalo de ser padre

y por darme el privilegio de

venir a orar por ellos.

 

Sé que desde que mis hijos estuvieron

en mi vientre, tú los escogiste

Creo que mis hijos tienen

un propósito en ti Dios,

y que lo van a cumplir.

 

Pero en este momento

vengo delante de ti,

clamando por ellos.

 

Quiero que los guardes

 de toda cosa mala,

que quiera venir sobre ellos,

aun lo que ellos no saben que

no les conviene y tal vez lo hacen.

 

Cuídalos, Dios, de sus malos deseos,

las malas compañías y de todos los vicios,

pues no les hacen nada bien,

en especial el alcoholismo,

que, aunque parece normal, no lo es.

 

Dales a nuestros hijos entendimiento,

para no hacer su voluntad

 o cumplir sus deseos,

 sino más bien deseen siempre

hacer tu voluntad, Dios.

 

Dales también dominio propio,

para que puedan decir que no,

 cuando sea necesario.

 

Que aprendan a controlarse

y no caigan en la necesidad

de beber sin parar.

 

Examina el camino de nuestros hijos

y si hay camino de perversidad en ellos,

apártalos.

 

Pon en nuestra boca

las palabras correctas,

para aconsejar a nuestros hijos

y así ellos puedan entender que

queremos lo mejor para ellos.

Que ellos puedan pensar

 en todo lo bueno, justo,

lo que es de buen nombre en ti, Dios,

que eres digno de alabanza y adoración.

 

Guíalos Jesús, por tu camino

y que entiendan que tú

eres la única verdad que necesitan.

 

Si tienen debilidad por la bebida,

tú, Dios, les des fuerzas

para que no caigan en ella.

 

Si están pasando por ansiedad,

depresión o un mal momento,

no sea la excusa para caer en la bebida,

tampoco que por festejar algo bueno

vayan a beber, como si no hubiese mañana.

 

Dios, que nuestros hijos puedan

huir de las pasiones juveniles

y rendir sus vidas a ti,

que como padres podamos

ser buen ejemplo.

 

Para que ellos entiendan

qué deben y qué no deben hacer.

 

Hazlos libres del enemigo,

que viene con mentira a engañarlos,

llamando a lo bueno malo

 y a lo malo bueno.

 

Que ellos puedan

 cuidar su templo y sus vidas,

 de todo aquello que

les puede hacer daño.

 

Gracias por tu inmenso amor

para con nuestros hijos.

Te pedimos todo esto,

en el nombre de Jesús.

 

Amén.

Ningún vicio en nuestros hijos

No es un secreto que los jóvenes hacen lo que sus amigos hacen o lo que la televisión les muestra que hagan. Existen muchos vicios como las drogas, el cigarro y el alcohol. El último mencionado parece que no hace mucho daño, pero realmente está afectando a nuestros hijos. Su salud y aun su mente, están siendo perjudicadas.

Por eso, tenemos que declarar la sangre de Jesús, para que sean libres de estos engaños. Para que nuestros hijos no caigan en esto, nosotros como padres debemos estar en constante oración por ellos. Sobre todo, ser un ejemplo bueno para con ellos y así ellos sean en un futuro, hombres y mujeres de bien.