Saltar al contenido

Hermosa oración “Dios te Salve María” para que oren los niños

12 septiembre 2020
Hermosa oración “Dios te Salve María” para que oren los niños

La mejor manera de formar hombres y mujeres de buena voluntad es enseñar a los niños a amar y a respetar a Dios. A dedicar un tiempo de sus días a dar en oración gracias y elevar sus peticiones. La Virgen María como madre de Jesús, también merece nuestro amor y devoción, enseña esta Hermosa oración “Dios te Salve María” para que oren los niños.

Permitamos que los niños aprendan a pedir a la Virgen María como intercesora ante Dios de los deseos que quieran elevarle. Existen oraciones como el Ave María o el Dios Te Salve que nos permite adorarla y glorificarla rindiendo honor a Dios Todopoderoso.

Oración de la salve a la Virgen María para niños

Dejar que los niños se acerquen a Dios es una de las cosas que Jesús nos ha enseñado. Por ello te presentamos esta Hermosa oración “Dios te Salve María” para que oren los niños.

Dios Te Salve María

Oh mi Virgen Querida, Dios te salve,

mi reina y mi madre, eres mi vida,

mi dulzura, mi esperanza,

nuestra salvadora.

 

Dios Te Salve bella Madre.

Aquí estoy, pequeño y humilde,

pero con mucho amor,

a ti llamamos los desterrados hijos

de Eva y suspiramos en tu nombre.

 

Lloramos en el valle de lágrimas

las tristezas que nos toca enfrentar.

 

Con la esperanza viva de

que atenderás nuestras súplicas

y también las llevarás a nuestro

Amado y Poderoso Padre.

 

Porque es quien me cuida

y me protege en todo momento

y lugar, quien además me entiende

en mis berrinches y comprende los

errores que a veces hasta desconozco.

 

Oh Mi Señora y Abogada nuestra,

ante Dios haz de interceder

por mi y por las personas que quiero.

 

Para que por favor nos perdone

los pecados y las faltas cometidas.

 

Porque soy pecador madre,

por eso ten piedad.

 

Mírame Señora mía, con esos

dulces ojos de misericordia

que me vigilan desde el cielo,

ven a mí, a nosotros, y al mundo

entero que tanto necesita

de tu amor y también de tu bondad.

 

Asimismo libera mi alma

y destierra mi corazón de las

penumbras que atacan en nombre

del maligno.

 

Igualmente ilumina mi camino

y guía mis pasos, por favor no permitas

que me desvíe ni que caiga en tentación.

 

Muéstranos a Jesús, tu sagrado hijo,

concebido por obra y gracia

del Espíritu Santo y quien liberó

nuestras vidas del pecado

con la sangre poderosa de Cristo.

 

Llévanos al lado de Jesús,

fruto bendito de tu vientre,

hijo único de nuestro Padre

Dios Todopoderoso.

 

Y ámame Madrecita, así como

amas a tu hijo Jesús.

 

Mientras tanto cuídame y protégeme

siempre y aléjame de todo mal.

 

Por favor ruega por mí,

por mis padres, por mi familia

y también por todos los que

aclamamos a ti para

amarte y adorarte.

 

Santa Madre de Dios, Madre mía,

Madre Santa, Madre Pura,

Madre Bondadosa, Madre

Amorosa y Madre de todos,

cúbrenos con tu Santo Manto

y no nos dejes caer en tentación.

Pide por mí e intercede por

nosotros ante Dios, para que

seamos todos dignos de gozar

y alcanzar las bondades.

 

También los regalos y las

promesas que nuestro

Señor Jesucristo

guarda para nosotros.

 

Bendita eres entre todas

las mujeres y bendita tu fortaleza

que te hizo grande ante el dolor.

 

Por eso derrama sobre mis padres

la gracia de tu sabiduría

para que puedan ser tan buenos

conmigo como lo fuiste con Jesús.

 

Soy tu hijo Virgen María

y por eso quiero sentirme protegido

por ti, amado por ti y bendecido por ti.

 

No me dejes solo

ni de noche ni de día,

Soy débil y temeroso

ante las cosas del mundo.

Dios te salve Reina y Madre.

 

Amén.

La Virgen María es muy buena intercesora ante Dios

Pedir a la Virgen, nos concede el beneficio de saber que Dios atenderá a nuestro llamado y nos concederá lo que pidamos. Pues Dios tiene a la Virgen María muy cerca de Él, la ama y valora sus virtudes, por eso la hizo madre de su hijo Jesús.

Que los niños oren desde muy chicos a la Virgen, que le vean como una santa madre que los protege y los ama como su propia mamá. Que aprendan a leer la palabra de Dios y analizar sus enseñanzas, a actuar con buena voluntad apegados a los mandatos de Dios.