Saltar al contenido

Oración poderosa al Espíritu Santo para la buena suerte ¡Provéeme!

7 julio 2020
Oración poderosa al Espíritu Santo para la buena suerte ¡Provéeme!

Las personas suelen hacer una oración poderosa al Espíritu Santo para la buena suerte. Esto es algo que se puede considerar muy efectivo. Ya que el Espíritu Santo es una fuerza muy poderosa y las personas pueden confiar, que con su ayuda podrán lograr todo lo que se propongan. Siempre y cuando lo que pidan, no esté reñido con las leyes divinas.

Es decir que cuando se le pide algo al Espíritu Santo, a Dios, o a cualquier santo o divinidad. Debemos ser bien conscientes, y no pedir cosas absurdas o que dañen la legítima felicidad de nuestros semejantes. Igualmente no debemos pedir algo que nos beneficie a nosotros de manera egoísta.

El Espíritu de Dios es omnipotente y se hace presente en nuestros corazones

Claro que el Espíritu Santo es omnipotente, y es por esto que las personas que se encomiendan a esta entidad Divina. Siempre logran la buena suerte.

Oh Espíritu Santo Divino y protector,

tú eres la fuerza que protege

a todos los seres humanos

y les infundes la sabiduría

para poder sentirse con suficientes ánimos

y poder luchar contra todas las adversidades de la vida.

 

Espíritu Santo Divino,

acompáñanos, protégenos y óyenos.

Espíritu Santo Divino, también danos entendimiento,

no nos dejes a merced del enemigo.

 

Oh Espíritu Santo,

nos aferramos a tu divina providencia

y te imploro que tengas a bien llevarnos de la mano

por el camino correcto, y no permitas que nos desviemos

por los anchos caminos llenos de flores

que conducen a la perdición.

 

Antes bien líbranos siempre de todo mal y peligro

y llévanos por el camino angosto,

aunque esté lleno de espinas,

pero este ha de conducirnos al cielo

para poder llegar a la divina presencia

de Dios Todopoderoso.

 

divino Espíritu Santo de Dios

nos embarga de nobleza, de perdón y de sabiduría.

Oh Espíritu Santo, por favor no nos desampares

en ningún momento aciago de nuestra vida.

 

Igualmente te pedimos

que en los momentos más difíciles

hagas acto de presencia para protegernos

y no permitas que el enemigo

tome posesión de nuestras almas.

Haznos fuertes y poderosos,

 cúbrenos con tu divina luz e irradia nuestros corazones

para que sean nobles y prestos a servir para la causa de Dios,

danos un corazón limpio y puro

para que sea digno de alabar al Señor.

 

Igualmente no permitas

que a la hora de tomar decisiones,

nos inclinemos hacia el mal,

por el contrario oh divino Espíritu Santo,

haznos dignos de ser hijos de Dios

y que siempre seamos los primeros en responder

a la hora de ayudar a nuestro prójimo.

 

Oh Glorioso y misericordioso

Espíritu Santo de Dios uno y Trino,

 tú que eres una de las tres Divinas personas

y que junto con el Padre y con el Hijo

siempre haces presencia en la Santísima Trinidad,

estás representado por una blanca paloma

y que significa la pureza que te caracteriza.

 

Por favor acércanos a la buena suerte,

haz que siempre me acompañe

y que no me desampare nunca para ser exitoso

en todas las cosas que yo emprenda en mi vida.

 

Espíritu Santo,embriáganos con tu luz divina

y señálanos siempre el mejor camino

que nos conducirá a la presencia de Dios.

 

A ti Espíritu Santo,

encomiendo además mi espíritu

y te pido que a la hora de mi muerte y siempre

te encuentres en mi vida para protegerme.

 

Finalmente báñame de buena suerte

y haz que se abran todos los caminos

que me conduzcan al mayor éxito.

 

Amén

Una oración poderosa al Espíritu santo nos mantendrá cerca de la buena suerte

Sí, esto es tan cierto como que la luz del sol, alumbra para todos. Las personas que se encomiendan con la oración poderosa al Espíritu Santo para la buena suerte, a la protección del Espíritu Santo. Siempre estarán bien protegidas y tendrán muy buena suerte en los negocios, como también en el amor y la salud.

De manera que no es desatinado en modo alguno. Hacer una oración piadosa y frecuente al Espíritu Santo para pedirle su divina protección y para que abra todos nuestros caminos. Y limpie todos los obstáculos que se atraviesen en nuestra vida para impedirnos que logremos la felicidad absoluta y suprema.