Saltar al contenido

Oración al Espíritu Santo, Dios de infinita caridad ¡Sé nuestra luz!

6 julio 2020
Oración al Espíritu Santo, Dios de infinita caridad ¡Sé nuestra luz!

Oración al Espíritu Santo, Dios de infinita caridad ¡Sé nuestra luz! Cuando necesitamos iluminación en nuestras vidas, Dios, en su infinita caridad nos la concederá. Solo debemos elevar la oración al Espíritu Santo, Dios de infinita caridad para que sea nuestra luz en momentos que el panorama no lo tenemos claro.

Sin duda, una de las cualidades del Espíritu Santo es que ilumina el pensamiento para que conozcamos la verdad y se puedan tomar las mejores decisiones con claridad de pensamiento. Con todo, esta es una guía infalible.

Adicionalmente, la vida nos enfrenta a situaciones donde requerimos esa luz proveniente del Espíritu Santo, como por ejemplo hablar, enseñar, entender, interpretar. No obstante, apropiarse de ella es una sabia decisión.

Oración Dios de infinita caridad

Permite que el Espíritu Santo entre a tu vida y obtén la ayuda que necesitas de este ser divino, esencia de Dios, que en su bondad nos proporciona. En efecto, Él no entrará sin una invitación. Con ese fin, te dejamos esta oración. Ten fe.

Santo Espíritu,

Dios creador de todas las cosas,

te bendecimos y agradecemos

las dádivas que nos otorgas.

¡Gracias de todo corazón al Padre,

el Hijo y el Espíritu Santo!

 

Sobre todo, conocemos de tu

amor infinito hacia tus hijos,

deseando que se mantengan

en el camino del bien.

 

Te pedimos nos concedas la claridad

que necesitamos en nuestra vida.

 

Sé lámpara que ilumine la mente,

el corazón y, también, la senda;

que tu luz no se aparte nunca de nuestra vida,

¡en el nombre de Jesús te lo pedimos!

 

Haz de nuestro cuerpo tu templo

para que irradiemos tu luz,

siendo guía para otros que lo necesitan.

 

En consecuencia, permite que seamos

el testimonio viviente de tu amor.

 

Sobre todo, necesito conocer tus verdades,

alumbra mis tinieblas,

ayúdame a perseverar en la fe y

que aumente día a día

para tu gloria, Santo Padre celestial.

 

Como David, te pido nos restaures

y hagas resplandecer tu rostro sobre nosotros.

En efecto, todas las tinieblas sean

eliminadas con tu luz divina.

 

Tú eres luz y amor, amado Padre celestial,

permite reflejemos la

luz que de ti emana

con nuestros actos,

palabras y pensamientos.

 

Además, guíanos, así como guiaste a

tu pueblo en el desierto,

gran Consolador que Dios nos envió

que no erremos en la carrera

de nuestra salvación.

Ahora, llénanos de tu caridad para

auxiliar a los afligidos,

bálsamo para sus heridas,

apoyo incondicional

y vean tu rostro y amor reflejados en nosotros.

 

Con nuestras manos tomadas

firmemente, guía nuestros pasos.

Sin duda, caminemos por la senda de la luz

trazada de acuerdo a tu plan divino.

 

Con todo, purifica con tu fuego mente,

corazón y cuerpo,

para que habites en él, haznos tu templo.

 

Nunca abandones esa morada

para que seamos ejemplo.

 

Otórganos el don de la ciencia

para que con claridad

entendamos la verdad

y desechemos las mentiras

que nos llevan a las tinieblas.

 

Santo Espíritu, te suplicamos

nos llenes de fortaleza,

para no decaer ante adversidades

que se hagan presentes

que venzamos nuestras debilidades por y para ti.

 

Del mismo modo, ayúdanos a desechar de nuestra mente

todo mal pensamiento que inserte el enemigo

que nuestras ideas y obras

sean edificantes siempre.

 

Asimismo, concédenos la paz,

la humildad y la piedad

para que con sosiego, serenidad y bondad

enseñemos tu palabra

de consuelo y salvación.

 

Además, permite que mostremos tus frutos,

amante Espíritu de Dios,

con diáfana claridad que

a tus fieles otorgarás

porque con tu luz divina siempre iluminarás.

 

Con la certeza que emana de la fe

confiamos tendremos tu guía

y andaremos el camino

inmaculado que nos lleve a ti.

 

¡Amén!

El Espíritu Santo

El Espíritu Santo es una de las personas que conforman la trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Tres personas unidas en un solo Dios verdadero. En todos los libros de la Biblia se le pueden encontrar referencias a él. En consecuencia, lograrás muchas cosas con la oración al Dios de infinita caridad.

Asimismo, se le llama indistintamente Espíritu de Dios, dedo de Dios, Consolador, Paráclito, Espíritu de Gloria, el Hálito de Dios, entre otros. Además, algunos de estos nombres o títulos hacen alusión a alguna característica de él.

No obstante, constituye un apoyo para el creyente, brindando sus dones a quienes creen en Dios y aceptan a su hijo, Jesús, como su salvador, es decir, al que acepta que Cristo vino a la tierra a ofrecer su vida para que se alcanzara la vida eterna. Finalmente, esperamos que hayas disfrutado de esta oración al Espíritu Santo, Dios de infinita caridad ¡Sé nuestra luz!