Saltar al contenido

Oración poderosa al Espíritu Santo para pedir el don de consejo ¡Ilumíname!

8 julio 2020
Oración poderosa al Espíritu Santo para pedir el don de consejo ¡Ilumíname!

La vida a la larga de todo, se define con las múltiples acciones que nosotros como seres humanos siempre buscamos la forma de mejorar y superarnos, asumiendo este detalle tan alentador y esperanzador. Aprender la forma de realizar una oración sin ningún tipo de pena o timidez dirigida al Espíritu Santo para pedir por el gran favor o la misericordia del don del consejo es maravilloso.

El Espíritu Santo aunque no lo creas él viene a ayudarte, si sabes orar con devoción y mucha fe. Ese lazo que se crea mediante el rezo, provoca un impulso verdaderamente alentador.

Oración al Espíritu Santo por la bendición y recibimiento del don del consejo

Al contrario de otras plegarias esta tiene su finalidad, cuando te arrodillas y empiezas a decir tus palabras con humildad algo más grande que tú, intercedes con un poder enorme, que te garantiza vida, eso es lo que aprenderás acá:

Milagroso y bendecido Espíritu Santo,

que hermoso día en el cual

aprovecho para dirigirme a ti.

 

Lo aprovecho porque me siento lleno de fe,

luego de pasar por tantas cosas,

mi corazón palpita de energía y felicidad.

 

Esta alegría tenía tiempo que no

sentía tal sentimiento,

me siento lleno

y con entusiasmo para poner

mi vida en tus manos.

 

En vez de ponerme a quejarme

por lo que no tengo,

 hoy quiero es más bien dar gracias.

 

No solo a ti,

sin duda a Dios Padre.

 Él a tu lado, me han vuelto más fuerte.

Por otra parte, siempre protege

a mis familiares y amigos.

 

Bendigo hoy mi vida,

con el entusiasmo

y la gratitud de poder honrar,

 con sabiduría esa enorme

fe que pones sobre mí.

 

A diferencia de otras cosas,

la gratitud que siento me supera.

Querido Espíritu Protector,

 imploro con devoción que me

brindes el don del consejo.

 

A veces, siento que muchas personas,

me toman como ejemplo

y aunque no me siento mal por eso,

quiero dejarlo mejor de como

llegan en mi camino.

 

Es mi forma de ayudar al prójimo,

soy bueno para escuchar,

 durante toda la charla analizo

y doy lo mejor de mí,

por eso muchos confían sus penas a mí.

 

Sinceramente, algunas veces evado hacerlo,

porque cada quien tiene que vivir su vida.

 

No obstante, si ese es mi camino.

 Deseo tener el don supremo,

para poder hacerlo sabiamente.

En consecuencia, recito este rezo,

para que me cubras con el manto,

claro que acepto el mensaje,

además de todo tipo de

sugerencia por parte tuya.

 

Confió en que este siempre a mi lado,

es decir, no me desampares nunca.

 

Tú eres mi escudo

y con eso poder realizar

todo tipo de acciones,

bajo tu manto protector.

 

De cualquier manera, no pido más.

 Sé que, en la actualidad,

tengo todo lo necesario

y me siento muy feliz por eso.

 

Dios fue bueno conmigo,

por el contrario, no deseo

ser como otras personas,

el cual viven su vida

mediante quejas y quejas.

 

El Padre Supremo,

nos mandó a la tierra con un objetivo

y yo particularmente deseo cumplirlo.

 

Con relación a esta petición,

acude e intercede cuando tú

sepas que esté listo.

 

La gloria divina,

así como tu bendición solo la

quiero con esa condición.

Sobre todo, debido a que deseo

portador de un mensaje poderoso.

 

Un mensaje que cambie vida,

sin embargo, no quiero ir por

la vida con este sello

y esa gloria sin antes ganarlo.

 

De todos modos, seguiré orando día a día.

Finalmente, ya sé que todo con oración

y plegaria se puede lograr.

 

Por consiguiente,

jamás me voy a desviar en la vida,

ya que una vez conocerte,

 es una vez ya estar empoderado.

 

Y bajo tu manto protector para siempre.

Desde acá abajo en la tierra,

 te dedico esta plegaria.

 

Amén.

¿Qué necesitas para aconsejar?

A la hora de aconsejar a otra persona, debes ser inteligente, pero a la vez tonto. Debes convertirte en esa persona que escuchas y luego con claridad proporcionas tu punto de vista, la verdad esta es la forma de usar el don de consejo, mediante la protección y resguardo del Espíritu Santo para pedir en oración.

Aunque claramente lograr esa personalidad es complicado, en contraste con esto, si lo haces bien, tarde o temprano serás un baluarte para las personas y ellos sentirán que eres un guía para que los aconsejes.