Saltar al contenido

Oración efectiva al Espíritu Santo por la salud de un hijo

2 agosto 2020
Oración efectiva al Espíritu Santo por la salud de un hijo

Como seres humanos de carne y hueso, somos débiles, no solo de espíritu, sino también físicamente. A través del tiempo la ciencia médica a avanzado a pasos agigantados, pero no obstante hay situaciones en las que con todo el avance que se ha obtenido hasta ahora, no logran explicar algunas cosas en las que la intervención divina es innegable, y muchas de esas cosas son gracias a la oración efectiva al Espíritu Santo por la salud de un hijo.

El mundo debe y es reclamado cada vez con más fuerza por Dios, y cuando nuestros hijos enferman, orar se convierte en una puerta directa a la intervención divina del salvador. Que se presenta ante nosotros bajo la forma del espíritu santo para la sanación de cualquier enfermedad.

La oración que otorgará el beneficio de la salud a tus hijos

Esta es sin duda una de las oraciones más bondadosas que se puede elevar al Espíritu Santo, no dejes de hacerla con fe, devoción y un sentimiento de calma inigualable. Pues, solo así, podrá ser escuchada por él, y tu hijo sanará.

Antes que nada, Espíritu Santo

ven oye mi clamor.

Escucha mi súplica,

siente mi temor

y libera a mi hijo de esta situación.

 

Por esta razón ¡Oh Dios padre todo poderoso!

te suplico que oigas mi llamado,

que la elevación de mi súplica

al Espíritu Santo me dé resultado.

 

Logrando así,

que todo mi dolor y preocupación sean liberados

y que mi hijo salga de esta

situación bien librado

Señor, al Espíritu Santo

elevó mi oración.

 

Para que me haga el milagro

de sacar a mi hijo

de esta situación de zozobra

y sufrimiento físico.

 

Por ello, pido exaltar las bondades que el

Espíritu Santo ha de otorgarnos,

para que así mi hijo salga bien librado.

 

Para que pueda sanar y caminar

hacia el futuro de tu mano,

y que en su destino

se encuentre la gloria y la salvación.

 

Espíritu Santo ven,

oye mi clamor.

Que con fervor elevó a ti.

 

Ruego que la sangre bendita

del corazón de Jesús

cubra por completo a mi hijo,

y que su sanación sea

realizada en tu nombre.

 

También, te ruego cuides

y protejas los pasos

que mi hijo ha de dar por el

camino de la sanación,

no lo desampares e iluminado

para que no haya la posibilidad de perderse.

 

Concédele fuerza

para soportar cualquier tipo de

dolor que pueda estar sintiendo.

 

Sobriedad Espiritual para que

no decaiga en esta lucha,

y confianza para que no dude que sanará.

 

Espíritu Santo ¡escúchame!

Oye Señor mis suplicas,

siente Señor el dolor en mi corazón,

aprecia la necesidad que en este

momento me aprisiona.

 

Libera en mi hijo tus bondades

y desvanece su dolor,

acógelo bajo tu brazo,

niégale el paso a la incertidumbre.

 

Rompe toda cadena que la enfermedad

haya atado a él,

y libéralo de todo mal existente.

Te pido señor me llenes de calma,

pero sobre todo de confianza.

Logrando así, permanecer fuerte en tu gloria.

 

En tu misericordia y en tu bondad

sé que nunca me has desamparado,

y tengo plena confianza que justo ahora

mi hijo y yo te necesitamos

tampoco lo harás.

 

Es por ello que requiero e imploro

la ayuda del Espíritu Santo,

para que así se pueda salvaguardar

la vida de mi hijo.

 

Que ahora, tanto lo necesita en este

mal momento del

cual sé que lo sacarás reinante.

 

Señor

finalmente, te pido de tomes

todo mi dolor y preocupación

y lo conviertas en gozo y alegría

 

Para que así, intercedas en la recuperación

y sanación de mi hijo,

en tus manos dejó correr esta realidad.

 

Amén.

Sanación y salud de los hijos por medio de la oración al Espíritu Santo

Recuerda, que el Espíritu Santo, es una de las tres divinidades de la santísima trinidad, y su poder es bendito e infinito. Convirtiéndolo en una opción milagrosa para obtener la salud para nuestros hijos y la gracia del señor.

Es muy importante que esta oración efectiva al Espíritu Santo por la salud de un hijo, se haga una vez a la semana con confianza absoluta en la fe que profesamos como devotos. Para así obtener del Espíritu Santo y del Padre creador el favor o petición que estamos elevando por la salud de nuestros hijos.