Saltar al contenido

Oración milagrosa por un hijo accidentado ¡Mantenlo a salvo!

31 julio 2020
Oración milagrosa por un hijo accidentado ¡Mantenlo a salvo!

En efecto, las constantes oraciones de los padres por los hijos son las que los mantienen a salvo. No obstante, la mayor demostración de amor, además de brindarles todo lo que necesitan como cariño, afecto y bienestar económico; es que cada día lo pongamos delante de la presencia de Dios y más cuando pasan por situaciones como accidentes. Por eso, hoy tenemos una oración milagrosa por un hijo accidentado, para que Dios lo mantenga a salvo.

Sin duda, los accidentes ocurren cuando menos lo esperamos. Todos pueden pasar en algún momento por un mal rato. Sin embargo, las oraciones pueden ayudar a que esos terribles momentos no sean peor. Normalmente en carretera o en viajes, los carros pueden fallar, por ende los vehículos se quedan accidentados.

Cuando un hijo llama para avisar que le ocurrió esto, lo primero que debemos hacer es levantar una oración para cubrirlo con la sangre de Cristo.

Oración milagrosa por un hijo accidentado

Claro que no cae una hoja de un árbol sin que Dios lo permita. Sin duda, cada situación que ocurre es voluntad de Dios. Hay cosas por las cuales pasamos y no nos damos cuenta de que Dios está obrando de alguna forma en nuestras vidas.

Por eso, cuando un hijo queda accidentado vía a un sitio, las oraciones de los padres lo podrán ayudar a que en este momento se encuentre a salvo. Así que vamos a orar:

Dios de milagros,

creador del cielo y tierra

no ocurre nada en el mundo

si no es tu voluntad.

 

Cada movimiento ya lo conoces y

sé que del mal

también nos guardarás.

 

En efecto, creo que todo lo que pasa

para los que aman a Dios

 les ayuda para bien.

 

Te amo Dios,

y mis hijos te aman,

así que tú los guardas

todo el tiempo.

 

Eres el Dios que hace de

las cosas imposibles, posibles,

además, tú voluntad es buena,

agradable y perfecta.

 

Por eso, confió en ella.

Clamo por mi hijo accidentado

en una fuerte circunstancia.

 

Sobre todo, te pido que

tomes el control

de ese vehículo o situación.

 

Que no empeore lo que ocurrió,

sino que haya un milagro.

 

El cielo es tu trono y la tierra

el estrado de tus pies,

tú tomas el control

hasta de los aires.

 

Del norte, sur,

este y oeste tú reinas Dios,

así que nada ni nadie

puede hacerle frente a mi hijo.

 

Aunque se encuentra accidentado,

tú Dios, estás con él.

 

Vendrá tu poder y

todos sabrán que fuiste tú.

 

En la carretera y en la vía

donde mi hijo se encuentra,

o donde el accidente que le haya ocurrido,

sea que se haya caído o cualquier otra cosa,

ahí estás tú.

 

Dios, si fue en la carretera

guárdalo de todo peligro,

de toda persona mala y

aun de un accidente mayor.

 

Todo ladrón, aprovechador,

no se acerca a mi hijo.

 

El tiempo en el que mi hijo

se encuentra accidentado es poco,

haz que, en medio de todo,

a mi hijo le salgan las cosas bien.

 

Asimismo, que las grúas den

 pronta respuesta y presten su apoyo

o que se pueda arreglar rápidamente

lo que haya causado la falla,

no hay nada que no puedas hacer.

Ni de día ni de noche

tendrá temor mi hijo,

ya que Dios,

tú estás con él.

 

Claro que nada podrá

hacerle frente, mantenlo a salvo

en cada momento

y permite que él

sea testimonio de tu misericordia.

 

Vida en abundancia para mi hijo

y las personas que lo acompañan

sean guardadas.

 

Sin duda, este accidente

 será solo un percance

y nada malo les pasará.

 

Pon personas dispuestas a

ayudar alrededor del accidente,

manda tus ángeles, Dios,

a cuidar a mi hijo donde está.

 

Ahora, que ninguna cosa mala

prevalezca en su vida.

Todo espíritu de muerte

 es echado fuera

en el nombre de Jesús.

 

Finalmente, la sangre de Cristo,

que es quien trae libertad,

la declaro sobre mi hijo.

 

En consecuencia, tengo fe y veré

la gloria de Dios

manifestarse en él.

 

Dios, obra de manera sobrenatural y

mantelo lejos de toda cosa mala,

En tu nombre Dios de milagros.

 

Amén.

Las oraciones nos mantienen a salvo

En efecto, los padres aman a sus hijos sea cual sea la edad que tengan, entregarlos a Dios es llevarlos a un lugar seguro, así que, en momentos difíciles, recuerda hacer la oración milagrosa por un hijo accidentado y la protección de Dios sobre él.