Oración efectiva por un hijo angustiado ¡Entrégale calma!

Oración efectiva por un hijo angustiado ¡Entrégale calma!

Estamos en tiempos difíciles donde es fácil preocuparnos. No es fácil decirle a una persona que mantenga la calma y a un hijo mucho menos. Quizás se sienta incomprendido o que los padres no se encuentran en sus zapatos. Por eso, ante la angustia de un hijo, lo mejor es ponerlo en oración para que Dios le traiga paz con la oración efectiva por un hijo angustiado. Dios le dará calma.

La palabra de Dios nos dice que vendrán días malos y que en el mundo tendremos aflicción. Sin embargo, Dios nos pide que no nos preocupemos, puesto que él ya venció al mundo cuando murió y resucitó en la cruz del calvario. La angustia es normal en las personas y los hijos que creen que lo saben todo, cuando pasan un momento difícil suelen frustrarse. Lo importante es buscar acercarlos a Dios para que estén tranquilos ante cualquier adversidad.

Índice

    Oración por un hijo angustiado

    Los días de angustia son parte de todo, pero no se nos puede olvidar que nuestro Dios es el Dios de todos los colores y puede hacer de un día gris, a uno lleno de bellezas.

    Muchas veces viene el estrés y el desespero por algo, pero eso simplemente es la ausencia de paz. Así que oremos por la paz de nuestro hijo:

    Príncipe de paz eres Dios

    ¡Cuán bueno eres!

     

    Gracias, por tanto

    y por siempre oír mis súplicas.

     

    Vengo delante de ti,

    clamando por mi hijo

    que ha estado angustiado.

     

    Te pido, amado Dios,

    que tú traigas calma a su vida.

     

    Que cuando sienta estrés

    o se termine su paz,

    pueda escuchar tu dulce voz.

     

    Esas palabras que

    susurras a su oído.

     

    Eres tan bueno, mi Señor,

    que derramaste tu sangre por mí

    y por mi hijo amado.

     

    Por eso, aplico de tu sangre,

    Para que él sienta

    Identidad en ti.

     

    Sé Jesús, que hasta tú mismo

    estuviste angustiado

    cuando estabas por ir

    a la muerte en la cruz.

     

    A pesar de eso,

    aceptaste la

    voluntad del padre.

     

    Quiero que mi hijo

    tenga la fuerza, así como tú

    para que acepte

    la situación que pasa

    y salga victorioso de ella.

     

    También, así como le dijiste a Marta

    en un momento de angustia,

    que, si creía,

    vería la gloria de Dios.

     

    Así quiero que mi hijo

    a pesar de las dificultades

    entienda que tú

    eres soberano y poderoso

    para socorrerlo

    y que debe mantener calma.

    Quiero que mi hijo

    tenga esa paz

    que no da el mundo

    y que solo tú Dios,

    puedes brindar.

     

    Esa paz que trae calma

    en medio de la tormenta

    y que, ya que el mundo no la da,

    no se la podrá quitar.

     

    Que se cumpla en

     la vida de mi hijo.

     

    Que puede estar atribulado,

    mas no angustiado,

    abatido mas no desesperado,

    perseguido mas no desamparado,

    derribado mas no destruido.

     

    Porque tú Dios,

    vas delante de él.

     

    Victoria tiene mi hijo en ti, Dios.

    Derrotado no está

    por tu Espíritu Santo.

     

    Sé tú trayendo esos

     frutos sobre su vida.

     

    Que las personas lo vean

    y deseen estar con él,

    porque es un hombre lleno de fe

    que confía en ti, Señor.

     

    El día que no tenga fuerza mi hijo,

    sé tú, Dios, su fortaleza.

     

    Que su esperanza este en ti

    y si se siente débil, tú puedas

    fortalecerlo y lo sustentes cuando

    ya no pueda más.

     

    Dios, trae sobre mi hijo entendimiento,

    para que así cuando pase por el día malo,

    esté preparado y recuerde que Dios

    es su amparo, su pronto auxilio

    en cualquier tribulación.

     

    Clamo por mi hijo

    porque sé que tú, Dios,

    lo socorres.

     

    A ti sea toda la gloria padre.

    No hay otro como tú.

     

    Te pido todo esto en tu nombre Jesús,

     

    Amén.

    Todo pasa, menos la palabra de Dios

    Es importante hacerle ver a los hijos que todo absolutamente todo tiene su fin, menos la palabra de Dios y sus promesas. Es importante que se aferre a lo que Dios tiene preparado para su vida. Con la oración efectiva por un hijo angustiado, verás que todo va a mejorar y tu hijo notará que lo que le preocupa no es nada. Levantamos una oración porque la angustia no es algo que provenga de Dios. Él quiere que estemos tranquilos, en calma y en paz.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más