Saltar al contenido

Oración por un hijo hiperactivo ¡Cúralo de su déficit de atención!

1 agosto 2020
Oración efectiva por un hijo en problemas de prisión ¡Dale libertad!

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Es una afección crónica que afecta a millones de niños en el mundo y que a menudo continúa en la edad adulta. Las personas que la padecen, muestran dificultad para mantener la atención, hiperactividad y comportamiento compulsivo. Implora a Dios la Oración por un hijo Hiperactivo ¡Cúralo de su déficit de atención!

Dios bajo su infinito amor y su inmensa misericordia nos ofrece la esperanza de hacernos sanos y libres de enfermedades. No hay imposibles ante su maravilloso poder milagroso que cura cualquier tipo de males y dolencias. Permite que su gracia divina arrope a tu hijo y lo llene de sanidad.

Oración para sanar la Hiperactividad de un hijo

Como padres en oportunidades nos toca enfrentar terribles situaciones con los hijos, en este caso es por padecer hiperactividad. Afección que altera el comportamiento y los hace niños difíciles de controlar. Por ello, confía en la oración por un hijo hiperactivo.

En primer lugar,

Dios Misericordioso

Oh mi Padre Eterno, Dios del Universo,

ser Supremo creador del mundo,

bendita tu grandeza y tu poder

que nos hizo tus hijos.

 

Además como todo buen padre

nos protege y defiende de todo mal.

Que sea bendita tu misericordia divina

que permite hacernos salvos

y puros bajo tu gracia.

 

Que siempre,

quien sigue tus pasos y cumple

sus deberes en tu nombre,

el camino

será de fácil andar.

 

Porque no hay en este mundo nada

que se compare a tu poder

y por eso,

siempre te amamos infinitamente.

 

De esta manera,

Mi amor y mi devoción te dedico

hoy y todos los días de mi vida,

porque eres el más puro sentimiento que

yace en mi corazón.

 

Por ello no hay momento

en el no sienta

tu presencia en mí

y en las cosas que hago.

 

Además me has dado la bendición

de ser padre o madre,

de un hermoso y maravilloso hijo

que llenó de alegrías mi vida.

 

Un pequeño ser que he cuidado

desde el momento de su formación,

ese mismo momento en el que empecé

a amarlo sin medida.

 

Porque mi hijo ha sido el mejor regalo

que me has dado

y por él agradezco de todo corazón.

 

Porque sé que no sucede en este mundo

nada que tú no apruebes

y que mis principios hacia a ti me

han enseñado a aceptar tu voluntad.

 

Asimismo entrego esta oración

para implorar que mi adorado hijo

pueda obtener sanación.

 

Ya que es un ser hiperactivo

que no logra conseguir establecer

fija concentración.

 

Además se mueve constantemente,

se le hace difícil

cumplir normas

y seguir instrucciones.

 

Por ello pido por él mi Dios Poderoso,

por que puedas colocar

tu mano milagrosa sobre él

y permitirle llevar una vida tranquila

con toda normalidad.

 

Para que su diagnóstico

sea borrado, cancelado,

cerrado y eliminado

en toda su extensión.

 

Que su mente y su

entendimiento se vean cubiertos

con la gracia de tu bondad y tu misericordia

y se haga cada vez más apacible y sereno.

Además encuentre

reposo y consiga atención

en las cosas que ve a su alrededor.

 

Y así, Dios Mío, rey poderoso de

los cielos y de la tierra.

No hay imposibles bajo tu mandato.

 

También sé que mis plegarias

llegan a ti como la luz del sol

a mi ventana, como el aire

que respiro a cada momento y

como el amor sincero que siento hacia ti.

 

Porque eres mi realidad y tu

presencia en mi vida

me llena de fuerzas y esperanzas.

 

De esta forma,

concédeme la gracia de ver a mi hijo libre,

cúralo de su déficit de atención,

aleja este mal perturbador que impide

su desarrollo y limita su crecimiento.

 

Por último mi vida

la pongo a tus pies como muestra

de la devoción y finalmente,

mi confianza la deposito en ti.

 

Amén.

El poder de la oración ofrece bendiciones

La mejor manera de hablar con Dios es dedicar una Oración por un hijo Hiperactivo ¡Cúralo de su déficit de atención! A través de ella, podemos expresar lo que sentimos y demostrarle que somos sus hijos y nos apegamos a su voluntad. Entrega en sus manos aquellos casos de salud que no consiguen solución en la tierra.

Dios es grande, fuerte, poderoso y milagroso y atiende a nuestro llamado cuando acudimos a él. Obedécele y ámale por encima de todas las cosas y sus milagros llegarán a tu vida como muestra del inmenso amor que nos tiene.