Saltar al contenido

Oración poderosa por los hijos frente al santísimo para su protección

30 julio 2020
Oración poderosa por los hijos frente al santísimo para su protección

Cada día debemos entrar en profunda comunión con Dios, por eso hoy haremos una oración poderosa por los hijos frente al santísimo para su protección. Entregar a nuestros hijos a los pies de Cristo es la mejor decisión. Y es muy importante que también escuchen la voz del Espíritu Santo, pues él es su guía, su mejor amigo y les mostrará los caminos en los que debe andar.

Lo pasos que los hijos den deben estar dirigidos por la mano de nuestro amado Dios. Nuestro santísimo señor Jesucristo entregó su cuerpo y sangre por nosotros, pero al tercer día resucitó, por lo que todavía hay poder en su sangre porque él está vivo en nuestros corazones. Oremos para que nuestros hijos vengan a él y sean protegidos de todo mal, que nada les haga daño.

Oración por los hijos frente al santísimo para su protección

Esta poderosa oración hará que todos estén a los pies del santísimo Jesucristo, siendo guiados por el Espíritu Santo, para llegar al padre celestial, recibiendo protección integral. En especial, aplicaremos la sangre de Cristo, de ese cordero inmolado en la Cruz que les da la protección a los hijos.

¡Oh, amado y santísimo Jesucristo!

Vengo delante de ti

porque eres nuestro redentor.

 

Sé que ofrendaste tu vida

 por amor y protección a nosotros.

 

Eres real y tu sangre hoy limpia

a cada persona que vive en mi hogar.

 

Te siento dentro de mí cada día y

quiero traer frente a ti a cada uno de mis hijos

 para que los llenes de

tu inmensa y más gloriosa protección.

 

Te doy gracias por entregar tu cuerpo y

derramar tu sangre por nosotros,

pues es por ese sacrificio en la cruz

que hoy podemos proteger a nuestros hijos. 

 

Hoy declaro que ningún mal

sobrevendrá sobre ellos y los traigo a ti,

santísimo señor.

 

Toma el control sobre sus vidas,

dales la libertad si el mal quiere acecharlos.

 

Que ni la enfermedad

ni la muerte los toque,

seas tú con ellos siempre.

 

Señor, te pido que llenes a mis hijos

de nuevas fuerzas,

protégelos para que no haya debilidad

en sus vidas ni física ni mental.

 

Porque sabemos que el mal

quiere atacarlos

 en primer lugar, en sus pensamientos,

protege su mente amado Dios,

que no lleguen los dardos del enemigo a ellos.

Padre, si la mente de nuestros hijos

está protegida,

sabrán controlar sus emociones y acciones.

 

Confiamos en ti,

de que no habrá ningún mal que los toque y

necesitamos que los protejas

de manera integral.

 

Porque sabemos que también

al salir del hogar o incluso

 en nuestra propia casa,

querrá venir la maldad a dañarlos.

 

Envía ángeles a su alrededor,

que sus pies se mantengan firmes

 y no tropiecen, que sea toda

 la determinación sobre ellos y que

ninguna persecución prevalezca,

sino tu poder.

 

Tu mano sobre ellos hará que

a su lado permanezcan las personas indicadas,

es mi anhelo verlos entender que

habrá falsas amistades y bajo tu protección,

serán guardados.

 

No quiero ser yo quien se los muestre,

quiero que seas tú

quien se los haga notar.

 

 Por eso los traigo a ti,

santísimo Jesús.

 

 Cumple el propósito en ellos

a pesar de las adversidades,

que nada los contamine ni los dañe.

 

Que en los momentos más difíciles

ellos puedan glorificarte y

ser testimonios de tus milagros.

 

Para que así todos vean que

aplicar en fe tu sangre,

santísimo señor Jesucristo,

protegerá las manos de nuestros hijos,

sus pies, sus ojos, sus oídos, sus labios.

 

Que lo que ellos vean, oigan y digan

vaya más allá de lo superficial,

para que el entendimiento que tú le des,

los libere de todo mal.

 

Todo esto te lo pido en el nombre de Jesús,

 

Amén.

Los hijos protegidos frente al santísimo

Dios nos amó tanto que envió a su único hijo para salvarnos, al confiar en él la protección y la libertad vendrá sobre cada persona y los hijos la recibirán por gracia.

Por eso, recuerda que la sangre de Cristo es tan poderosa que mantendrá a tus seres queridos a salvo. Jesucristo es el santísimo del que habla la Biblia, pues él no cometió pecado alguno. Cuando vengas a sus pies, haz esta oración poderosa por los hijos frente al santísimo para su protección. ¡Verás el milagro en ellos!