Saltar al contenido

Poderosa oración para que los hijos e hijas no peleen ¡Nunca más!

18 septiembre 2020
Poderosa oración para que los hijos e hijas no peleen ¡Nunca más!

Siempre sabemos que es normal que los hermanos se peleen por cualquier cosa, pero muchas veces, vemos que nuestros hijos pueden llegar al límite de las peleas entre ellos. Lo mejor que podemos hacer es levantar una oración para que los hijos e hijas no peleen. Cuando oramos por ellos, Dios les habla y les guía para que haya siempre una reconciliación entre ellos.

Nunca des por sentada la unión entre tus hijos, aunque las peleas siempre van a venir, es mejor que con amor fomentes la unión entre ellos., al final cuando ustedes como padres no estén, ellos sé tendrás los unos a los otros, por eso siempre es importante que hagas una oración para que los hijos e hijas no peleen.

Oración para que los hijos e hijas no peleen, por su unión

Siempre que desees que tus hijos permanezcan unidos, nada mejor que puedas hacer una oración para que los hijos e hijas no peleen. La unión familiar es sumamente importante, pero la unión entre hermanos mucho más. Por eso, lo mejor que podemos hacer es orar por ellos en todo momento para que Dios entre en sus vidas y transforme el rencor en amor. Puedes hacer con nosotros esta poderosa oración.

Querido Padre celestial,

gracias por la bendición

de la paternidad

y la alegría que conlleva

tener hijos.

 

Estamos agradecidos

por el crecimiento

y el aprendizaje que viene

con la disciplina

y las enseñanzas de Dios.

 

Perdónanos, Señor, cuando

estamos agotados.

 

Y tenemos ganas de renunciar

al mal comportamiento

en nuestros hijos

y lo mucho que ellos se pelean.

 

A veces llegamos al final

de nuestra cordura

y soltamos la ira.

 

Y la falta de paciencia

que lamentablemente

hace que sus malas actitudes

los unos con los otros

sobresalga aún más.

 

Padre, cuando Satanás intenta robar

nuestra relación con nuestros hijos

a través de un comportamiento

rebelde o rebelión.

 

Equípanos para intervenir

de inmediato

con una mano firme

pero amorosa.

 

Solo Tú puedes darnos la guía

para disciplinar a nuestros hijos

de acuerdo con sus enseñanzas.

 

Señor no permitas que entre ellos

se sigan peleando y que

puedan aprender

a vivir en paz y armonía.

 

Ya que un día nosotros no estaremos

y solo les quedara el amor

del uno con el otro.

Ruego que nos ayudes

a mirar más allá

del comportamiento y ver la razón

o la causa del mismo.

 

Revelarnos si hay algo

que podamos mejorar

o mejorar como sus padres.

 

Confiamos en ti, Padre,

para lograr un cambio

en nuestros hijos.

 

Te pedimos que pongas ternura

en ellos para que siempre se amen.

 

Ayúdalos a prosperar a pesar

de que se peleen siempre.

 

Por favor, coloca influencias

divinas en sus vidas

y permíteles que también sean

una influencia divina para

quienes los rodean.

 

Por favor, baña sus corazones,

cuerpos y mentes en tu paz relajante.

Ayúdalos a reaccionar y actuar

de una manera que sea aceptable

y no irritante para los demás.

 

Perdónalos cuando

actúen y ayúdalos

a tener la fuerza para

resistir el impulso

o el deseo de desobedecer

o portarse mal.

 

Muéstrales la conexión

que hay entre ellos

como hermanos para que siempre

se puedan apoyar los

unos a los otros.

 

Yo sé que los hermanos

siempre pelean,

pero sus discusiones no

son normales Señor.

 

Por ello, ayúdalos a amarse y a tolerarse,

sobre todo cuando nosotros

no estamos.

 

Finalmente muéstrales el amor que

tienes hacia ellos,

te lo pido Señor.

 

Amén.

Por qué debemos orar por la unión de nuestros hijos

Una de las razones principales por las cuales debemos levantar una oración para que los hijos e hijas no peleen, es porque los padres no somos eternos en la vida. Siempre llegará el momento en donde no estaremos para ellos, y lo único que tienen es el amor que se tienen entre ellos. Si no intervenimos y ayudamos a que se unan, cuando no estemos, lamentablemente se van a separar y a pelear más.

Por esta razón, siempre debemos hacer una oración para que los hijos e hijas no peleen, así Dios meterá su mano en sus vidas y quitara del corazón todo rencor y así ellos podrán amarse y protegerse siempre. Con ese amor respectivo que es característico de los hermanos.