Saltar al contenido

Oración a San Juan Pablo II para ayudar a sanar a los enfermos

8 mayo 2020
Oración a San Juan Pablo II para ayudar a sanar a los enfermos

Comenzar tu día rezando por la sanación de un tercero es una de las cosas que puedes realizar tranquilamente ahora mismo, ese acto de amor es una oportunidad para pedir y cuidar por el prójimo, en particular, te invito a que recites esta oración a San Juan Pablo II para ayudar a sanar a los enfermos.

Ahora bien, esto es necesario para toda persona que está pasando por un momento delicado de salud, es necesario y obligatorio encomendarte a este misionero que fue un fiel creyente lleno de seguidores que lo amaban y apreciaba por todas sus obras en vida.

Es un interceptor nato a Dios, Cristo y el Espíritu Santo, no requieres de otra persona para que tus palabras se escuchen en el Reino de los Cielos y la gloria de Dios Padre sea solo para ti y nadie más.

Otra plegaria sugerida: Oración de sanación a Jesús para ayudar a curar enfermedades graves

Oración a San Juan Pablo II por personas con enfermedades graves

Mantén siempre presente que la fe de Dios, es una de las bendiciones que todo ser humano puede disfrutar para ti y contigo, nuestro Padre quiere lo mejor para nosotros y el prójimo, así que si tienes algún conocido o familiar que está pasando por momentos de enfermedad esta oración a San Juan Pablo II para ayudar a sanar a los enfermos es de utilidad.

Debes tener en mente que eso, ligado con la ayuda de un profesional del sector, será la base para que tu situación o la de tus familiares se mejoren:

Santo Patrono de mi devoción,

por favor,

hoy vengo con la mente preocupada

tengo a una persona en especial

muy enferma y en estado de gravedad.

 

Esa persona es parte de los miembros de mis familiares,

 hemos ya realizado

 todo lo que humanamente podíamos realizar

y la situación no cambia para bien.

 

Me siento triste, ya no sé a quién acudir.

Te pido que escuches estas palabras

para que ayude a este familiar en particular mejore

 

 Sé mi intercepto,

con Dios para que todo cambie para bien.

Hoy me preocupo por su condición física

y mental de salud.

 

Esta plegaria solo quiero que la uses

como el redentor y curador supremo.

No pido un milagro imposible,

sé que Dios tiene el poder supremo

de superar y mejorar todo lo que sea.

 

Imploro que seas el líder y el Patrono

que cambie cada momento.

 

Solo a ti te pido,

la bendición tuya me respaldara

 hasta el último de mis días.

 

Cristo,

también quiero que me protejas

hoy soy la fortaleza y cabeza de familia,

no dejes que mi salud y energía disminuya.

 

Más bien permíteme tener mayor fortaleza

para poder alcanzar lo mejor de lo mejor.

 

Cuidare de mi familia como mejor pueda, San Juan.

Bríndame la luz,

dame la señal divina que estoy realizando lo correcto.

Tendré la fe y luchare en cada momento por mi familia.

 

Te pido que cuides a esa persona enferma de mi familia

que está en ese estado de gravedad

y también protege a todos los enfermos del mundo.

Con tu Santa Gloria, bendíceme siempre.

 

Por otra parte, no dejes que mis pensamientos me agobien.

Dame la fortaleza necesaria para combatir todo,

evitar cosas que no deberían pasar

y por supuesto, contar con tu confianza.

 

Fuiste un Guerrero y buen misionero en vida,

espero que ahora después de tu muerte,

sigas el buen juicio de cuidarnos y orientarnos.

 

Probablemente esa es la fortaleza que necesitemos.

Por favor, concluyo con mi corazón humilde,

pidiendo por todos los fieles que necesitan de ti.

 

Amén.

Enigma de una oración para los enfermos

Una oración a este Santo Patrono tiene la utilidad de cuidar y preservar tu tranquilidad, más aún si estas pasando por este momento delicado, San Juan Pablo será un fiel guía para que superes con total autoridad y la situación.

Preocuparte por los demás, será un símbolo grandioso de luz y amor. Porque no hay nada más hermoso que rezar por el prójimo, esa es la gloria y bendición que desea Dios Padre, que todos vivíamos en armonía, bajo su tutela y que nosotros como buenos hijos, seamos capaces de amar, dejando de lado todo lo material que realmente no importa en la vida.